Conmovedor

Bullying escolar: el padecimiento de un niño en Alvear

Una madre denuncia un grave caso de bullying en una escuela del departamento del Sur provincial. (Imágenes sensibles).

Por María José Aguas

“Mi hijo de 12 años, tiene TEA (Trastorno del Espectro Autista) y le hacen bullying, sufre el vacío de sus pares y no se siente integrado”, así describe Marcela, la situación que padece día a día un niño en una escuela de General Alvear. Lo que muchas veces vemos en los medios nacionales también se replica en comunidades más pequeñas, con la misma gravedad y con el mismo sufrimiento.

Con la angustia de una madre que no encuentra respuestas y que necesita ayuda urgente para su hijo, Marcela decidió hacer público un video en Noticiero Andino General Alvear, que muestra una de las tantas crisis que sufre Sami cuando llega del colegio. “Emocionalmente no está bien, no quiere ir a la escuela me lo ha manifestado a mí, a su psicóloga, convivimos todos los días con este tipo de situaciones, en las que llega pateando todo", relató.

EL PADECIMIENTO DE UN NIÑO ALVEARENSE - BULLYNG ESCOLAR

Sami es un nene que tiene intereses restringidos, que está ingresando en la adolescencia y que por allí habla de otras cuestiones distintas al común de los jóvenes de su edad, pero busca integrarse, compartir con sus compañeros. La mamá asegura que “la comunicación social con él es difícil, que cuente lo que le pasa es complicado, pero ahora que está más grande y va entendiendo algunas reglas sociales, manifiesta cosas que ha ido sufriendo.”

“Uno deja a su hijo en el colegio y ahí se encargan los docentes tengan herramientas o no, la escuela es la segunda casa, pero muchas veces sucedió que lo llevé a la mañana y a las ocho y media, nueve, me llamaban y me decían ¿mamá lo puede retirar a su hijo? y yo sabía lo que pasaba”, describió angustiada.

Pero la desazón no queda sólo en el llanto, sino que muchas veces se transforma en impotencia. Es así que producto de la última crisis (que se refleja en el video), Sami tiene todo su cuerpo marcado ya que tiende a auto agredirse. "He planteado la situación a las autoridades, el año pasado la respuesta fue… son niños, están jugando, pero hay situaciones que no corresponden, una vez me dijeron… mamá hace años que la vengo escuchando”, recuerda Marcela con cierta frustración.

Ya no sé dónde recurrir, el sistema no está preparado y también sé que hay docentes que no quieren y están bien porque no están preparadas, no las juzgo Ya no sé dónde recurrir, el sistema no está preparado y también sé que hay docentes que no quieren y están bien porque no están preparadas, no las juzgo

Una historia que refleja la lucha de una madre, un sistema en el que algo evidentemente está fallando y el padecimiento de un niño que sólo desea que lo dejen de ver diferente para ser sólo uno más.

Te Puede Interesar