Alerta entre vecinos

Arbolado Público en Valle de Uco: ¿quién se hace cargo?

La reciente caída de árboles con motivo del viento Zonda dejó al descubierto el deficiente estado de conservación del arbolado público en la región.

Por Ricardo Guinsburg

En cada ocasión que desde Contingencias Climáticas de Mendoza o el Servicio Meteorológico Nacional advierten la posibilidad que corra viento Zonda en el Valle de Uco, la mirada de todos los vecinos se dirige hacia el arbolado público. Es que esa riqueza forestal y parte ineludible de la belleza de nuestra provincia, en demasiadas ocasiones parece estar liberada a la buena de Dios.

La información oficial suministrada por Prensa de Policía de Mendoza, Valle de Uco, luego de la ocurrencia de un muy fuerte viento zonda durante el fin de semana del 23 y 24 de junio, daba cuenta que en San Carlos hubo 43 árboles caídos, 92 en Tunuyán y 54 en Tupungato; lo que hace un total de 189 árboles derribados en dos días de intenso viento.

Noticiero Andino Valle de Uco dialogó con Hernán Ponce, quien es el delegado de Recursos Naturales Renovables en la región, autoridad de aplicación en relación al arbolado público. El funcionario comentó lo siguiente :

Valle de Uco – Arbolado Público

Además, fue consultado el arquitecto Gastón Barcenilla, jefe Zona Centro de Vialidad Provincial, quien se refirió a las tareas que se desarrollaron y continúa realizando la repartición, a efectos de liberar todos los caminos afectados por la caída de árboles.

Valle de Uco - Gastón Barcenilla - Arbolado Público

Es una gran verdad que la crisis hídrica golpea seriamente a toda la región y ello, sin lugar a dudas, impide que el arbolado público reciba un riego adecuado. También es verdad que se trata de arboledas que en muchos casos superan los 40 o 50 años de antigüedad. Se debería estudiar seriamente el estado vegetativo de cada planta para erradicar aquellas que no estén en condiciones o reducir la altura de algunas de ellas.

Todas estas son verdades de perogrullo y objeto de varias charlas. Lo concreto es que, cada vez que corre viento Zonda, los vecinos temen porque saben que el estado de conservación del arbolado público deja mucho que desear.

Te Puede Interesar