¿homicidio agravado o legítima defensa?
Juicio por jurado: juzgan a una mujer maltratada que mató a su marido
Lunes, 13 de mayo de 2019
Por: Pablo Segura

En uno de los juicios por jurado más atractivos hasta el momento, juzgan a una mujer que era víctima de violencia de género por matar de una puñalada a su marido, en una casa de Godoy Cruz, en junio del 2018.

Quien está sentada en el banquillo de los acusados es Claudia Jaquelina Cortez (49), acusada de un "homicidio agravado por el vínculo" y cumple la detención con prisión domiciliaria.

La mujer es juzgada por el homicidio de su marido y padre de sus hijos, Carlos Ernesto Pelayes (48), quien falleció al recibir un puntazo en el pecho, a la altura del corazón.

Para la fiscalía, representada por Fernando Guzzo, la mujer mató al hombre, nunca avisó que apuñaló, fingió un infarto y hasta lavó la escena del crimen. Por el contrario, la defensa sostiene que Cortez se defendió y por lo tanto pide la figura de "legítima defensa".

Este lunes se inició el debate en la Sala de Actos del Poder Judicial, con la presencia del tribunal formado por 6 hombres y 6 mujeres, que deberán decidir, por unanimidad, si la mujer es culpable o no del delito de homicidio.

Jaquelina Cortez -primera de izquierda a derecha- junto a sus abogados defensores. 

La imputada hizo su derecho de declarar y contó lo sucedido el 28 de junio en su casa, ubicada en la calle México al 2200 de Godoy Cruz.

Cortez explicó que estaba durmiendo cuando su marido llegó a la vivienda, ebrio y tras haber consumido drogas. Agregó que este quiso tener relaciones sexuales pero que la mujer se negó.

A partir de allí, siguiendo con el relato de la acusada, el hombre comenzó a agredirla verbalmente y físicamente. Contó que le dijo que era "un bofe mal nacido", que la trató de "bigotuda" y que luego, tras tirarle una jarra de vino en la cara, la agarró de los pelos.

La mujer explicó que agarró un cuchillo e intentó defenderse. Agregó que "no vio en el lugar que hirió" y juró que pensaba que el hombre se había desvanecido por un infarto.

Ahora bien, cuando la policía llegó al lugar encontró el piso mojado, por lo que la fiscalía entiende que se alteró la escena del crimen. Acerca de esto, la mujer aseguró que Pelayes orinaba en un balde y que el piso estaba mojado, por el agua de ese recipiente.

El testimonio de sus hijos

En la primera jornada de debate declararon también dos de los hijos de la pareja, quienes aseguraron que en ningún momento supieron que a su padre lo habían apuñalado. Incuso, el menor de estos aseguró que se enteró de la causa de muerte una semana después del hecho.

El fiscal de Cámara, Fernando Guzzo. 

Franco, el más grande, explicó que ese día escuchó gritos pidiendo ayuda y que al llegar a la habitación encontró a su padre tirado en el piso.

Agregó que "como mi papá consumía cocaína, pensé que le había dado un infarto". El joven ratificó que Pelayes agredía verbalmente a su madre y que ellos -junto a sus hermanos- convencían a la mujer para que no hiciera la denuncia. Esto porque el hombre ya había estado preso, por lo que si recibía otra acusación iba a volver a la cárcel.

"Discutían siempre. Mi papá le decía puta, lesbiana, rata, travesti, bigotuda. Era violento, se enojada y era malo. A mí me agarró a palazos un día", explicó Franco, quien aseguró que no lo denunciaba porque no quería que su padre estuviera preso.

Tomás, el menor de los hijos que declaró, adhirió a lo relatado por su hermano y hasta aseguró que se enteró "una semana después" que su padre había sido asesinado.

Sostuvo que su papá era celoso y que cuando entró a la habitación su madre le dijo "que no sabía lo que había pasado", refiriéndose a un posible infarto.

El médico del SEC: "Nunca me dijeron que había un puntazo"

También declaró el médico del Servicio de Emergencias Coordinado que llegó a la escena para intentar reanimar al hombre.

El profesional explicó que "nunca se enteró que el hombre tenía una puñalada" y que él fue derivado a ese lugar por un posible puntazo.

Agregó que "le sorprendió" que el piso estuviera mojado y que recién al otro día fue llamado a declarar cuando se había confirmado la causa de muerte.

En tanto que sostuvo que el cuerpo de Pelayes estaba "frío y pálido", como si llevara "una hora de fallecido".

Últimos testimonios, alegatos y veredicto

Este miércoles declararán los últimos testigos, entre ellos, los médicos forenses que atendieron a la acusada. El objetivo de la defensa, a cargo de Carlos Moyano, es demostrar que Cortez fue agredida y que por eso reaccionó, con el objetivo de defenderse.

Luego de esto llegarán los alegatos de las partes y el jueves el tribunal deberá deliberar para dar el veredicto. Tras esto, el juez técnico, Aníbal Crivelli dará a conocer la sentencia.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario