Precaución

Tres niños murieron en Córdoba debido al Síndrome Urémico Hemolítico

La Provincia de Córdoba confirmó el fallecimiento de tres niños que tenían el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH).

El Departamento de Zoonosis del Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba confirmó el fallecimiento de tres niños que tenían el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH). Las víctimas se sumaron a la alarmante lista de nueve pacientes menores de edad que contrajeron la enfermedad desde el 1° de enero de este año.

Todos los niños eran menores de 7 años. Cuatro bebés de un año, dos pacientes de 10 meses, uno de 2 años, otro de 5 y el último de 7 años. En cuanto a dos de los últimos casos confirmados, uno tuvo lugar en la localidad de Monte de los Gauchos, con una niña de 1 año oriunda de Buenos Aires que había ido a pasar las vacaciones a la ciudad cordobesa y terminó internada en el Hospital de Río Cuarto; y el otro ocurrió en la localidad de El Tío, con una niña de 10 meses que recibió atención en el Hospital de Niños.

El tema volvió a poner en el centro de debate los cuidados y controles a los que deben ser sometidos los alimentos, a la hora de ser puestos para el consumo.

¿Qué es el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH)?

Se trata de una afección grave, causada por la toxina de la bacteria, la Escherichia Coli productora de toxina Shiga (STEC) que afecta sobre todo a los más pequeños de entre 6 meses y 5 años. La misma ataca fundamentalmente "los vasos sanguíneos pequeños, que son los que llevan la sangre".

Al dañar los vasos sanguíneos, "se produce mucha inflamación, y eso genera que al oxígeno le cueste llegar a los tejidos, que como consecuencia estos dejan de funcionar", agregó. De tal manera, damnifica distintos órganos, sobre todo los riñones, que suelen ser los más perjudicados.

La principal vía de transmisión de esta enfermedad se da como consecuencia de la contaminación de los alimentos. La causa más común, es por el consumo de carne mal cocida que porta la bacteria. Los especialistas recomiendan no darle carne picada a menores de cinco años, porque no se sabe si se alcanzó la temperatura adecuada en toda la carne para matar la bacteria.

Entre sus principales síntomas, este síndrome provoca diarrea, que puede estar o no acompañada por la presencia de sangre, dolor abdominal y vómitos. Además, estas bacterias también pueden producir palidez, disminución en la eliminación de orina, decaimiento o irritabilidad y, en bebes y niños, se puede presentar un rechazo al alimento.

Aunque la carne vacuna resulta la principal fuente de contagio, el consumo de lácteos y jugos de fruta no pasteurizados o de verduras y agua contaminada (que hayan estado en contacto con las heces de los animales), también puede desencadenar la enfermedad. Asimismo, también hay una forma de transmisión de persona a persona, "aunque es la menos común".

Cómo puede prevenirse el Síndrome Urémico Hemolítico

El SUH se reproduce entonces en alimentos mal cocidos y/o la materia fecal de los animales y las personas. Para una mejor prevención, la ANMAT recomienda:

  • Lavarse bien las manos con agua potable y jabón, después de ir al baño o cambiar pañales y antes de preparar o comer alimentos. También después de tener contacto con animales o su entorno.
  • Evitar el consumo de leche cruda, productos lácteos y jugos sin pasteurizar.
  • Cocinar muy bien las carnes, especialmente la picada, y sus preparaciones derivadas (hamburguesas, albóndigas, empanadas, pastel de carne) a una temperatura mínima de 71°C o más, por al menos un segundo.
  • Prevenir la contaminación cruzada en las áreas de preparación de alimentos lavando bien las manos y desinfectando los mostradores, las tablas de cortar y utensilios después de manipular carne cruda.
  • En las heladeras, mantener los alimentos crudos separados de los cocidos y los listos para consumir
  • Lavar cuidadosamente frutas y verduras especialmente si se consumen crudas.
  • Utilizar agua potable para la higiene de utensilios y recipientes utilizados en la preparación de alimentos. Cuando existan dudas sobre la inocuidad del agua para beber, hervirla 5 minutos, o agregar dos gotas de lavandina por cada litro de agua.
  • Eliminar los pañales y excrementos humanos de manera que su disposición final no genere una fuente de contaminación.
  • Al llegar al hogar separar y desinfectar la ropa y el calzado que se hayan utilizado en tareas con animales y que pudieran estar contaminados con materia fecal.

Fuente: Crónica

Te Puede Interesar