Para tener en cuenta

Sueño: ¿Por qué roncamos y cómo evitarlo?

Se estima que aproximadamente la mitad de la población adulta del mundo ronca y tiene problemas de sueño.

El ronquido es el sonido que produce la vibración de los tejidos faríngeos propiciada por el estrechamiento de los músculos de las vías respiratorias, y puede producirse por diferentes causas. Por ejemplo, hay personas que roncan cuando duermen boca arriba o después de beber alcohol. Pero también están los que roncan por cambios anatómicos (como amígdalas grandes y paladar estrecho) o por factores como la obesidad, el tabaquismo, el embarazo. Y esto perturba el sueño.

Edilson Zancanella, el presidente de la Asociación Brasileña de Medicina del Sueño explica que «El cambio de posición para dormir, la relajación de los músculos durante el sueño y los posibles puntos de estrechamiento determinan un cambio en el flujo de aire, dando lugar a diferentes ruidos -ronquidos- e incluso momentos en los que hay un bloqueo total de la entrada de aire, las apneas. El ronquido es una señal de advertencia, un síntoma. Por lo general, el ronquido es una señal de que la vía aérea está obstruida, reducida de tamaño»

Generalmente los hombres tienden a roncar más que las mujeres. «Esto se debe a que su faringe es más grande y tiene mayor capacidad para colapsar. Las mujeres comienzan a roncar más después de la menopausia, en la fase climatérica, debido a la reducción de hormonas como los estrógenos y la progesterona», explica Danilo Sguillar, otorrinolaringólogo coordinador del Departamento de Medicina del Sueño de la Asociación Brasileña de Otorrinolaringología y Cirugía Cervicofacial.

Los ronquidos también pueden afectar la salud física, mental y social de quienes roncan, porque están asociados a una noche inquieta, y la mala calidad del sueño está relacionada con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, trastornos depresivos y otros problemas relacionados con la salud.

«Los ronquidos no son más que aire que pasa en forma de torbellino por un lugar donde se estrecha la vía aérea superior», explica Sguillar. Con este estrechamiento se produce una reducción del flujo de aire que perjudica la oxigenación durante el sueño, llegando en algunos casos al bloqueo total (la denominada apnea).

ronquidos_como_evitar_que_tu_pareja_lo_haga_6.jpg

Causas de los ronquidos:

Las causas de los ronquidos pueden ser muy distintas. Puede estar relacionado con la anatomía del cuello, con una garganta estrecha o muy larga, con las amígdalas agrandadas o con enfermedades alérgicas como la bronquitis, la rinitis o sinusitis. Las enfermedades respiratorias que dificultan la respiración por la nariz, adenoides, tabique desviado e incluso imperfecciones anatómicas en la arcada dentaria también pueden generar los ronquidos.

Dormir bien es un factor esencial para la salud y la calidad de vida, ya que es durante el sueño que los músculos se relajan, se liberan hormonas y se fortalece la memoria. Pero los efectos de una mala noche de sueño pueden relacionarse con fallas en la memoria, en la concentración, en el razonamiento o en la coordinación motora.

Diagnóstico de la causa de los ronquidos:

Solo un profesional de la salud especializado debe diagnosticar y tratar la causa de los ronquidos, por eso se recomienda visitar un otorrinolaringólogo o un médico que se especialice en medicina del sueño.

El diagnóstico se realiza en consulta con el especialista que analizará los síntomas y la historia clínica detallada del paciente. Si es posible, es recomendable que vaya acompañado de un familiar o pareja ya que puede ayudar mucho a identificar las causas. «Preguntamos si eventualmente, junto a este ronquido, la pareja observa un paro respiratorio asociado», explica Mello, del Instituto del Sueño.

Dependiendo de la consulta, el médico puede ordenar una laringoscopia o pruebas para diagnosticar trastornos respiratorios del sueño (DBS), cuando hay un patrón anormal al respirar dormido, que puede provocar ronquidos e incluso pausas en la respiración durante la noche. La evaluación del sueño se realiza mediante un examen llamado polisomnografía, que se hace mientras el paciente está durmiendo con sensores que ayudan a monitorear los ronquidos. En el estudio se observa el sueño del paciente roncador y se evalúa el comportamiento, si el paciente se agita, tiene despertares nocturnos o dificultad para respirar. Además se analiza el patrón de ronquido, la intensidad y la posición del cuerpo.

¿Qué es la apnea obstructiva del sueño?

Muchas veces el ronquido está asociado con la apnea obstructiva del sueño, «una patología preocupante que puede tener consecuencias cardiovasculares graves, como infarto agudo de miocardio, arritmia, accidente cerebrovascular e hipertensión de difícil control», según Sguillar, de la Asociación Brasileña de Otorrinolaringología y Cirugía Cervicofacial.

La apnea ocurre cuando hay una interrupción completa del aire: cuando el flujo de aire a los pulmones disminuye se reducen los niveles de oxígeno en el torrente sanguíneo y el paciente se despierta.

Según un estudio publicado en la revista científica The Lancet, se estima que casi 1.000 millones de personas en el mundo padecen apnea obstructiva del sueño (AOS). Lo peligroso de la AOS es que es una enfermedad que suele ser ignorada por los pacientes e incluso por algunos médicos que no prestan atención al sueño del paciente.

La AOS es la obstrucción de las vías respiratorias en el nivel de la garganta, y provoca que la persona deje de respirar. Es uno de los trastornos respiratorios del sueño y está muchas veces asociado con los ronquidos, pero esto no significa que todas las personas que roncan tienen apnea obstructiva del sueño.

Hay tres tipos de apnea: apnea central, que es cuando no hay esfuerzo inspiratorio, apnea obstructiva, que es cuando hay esfuerzo inspiratorio asociado al cese del flujo de aire, y apnea mixta, que es cuando ambos ocurren al mismo tiempo.

Los más afectados por la apnea obstructiva del sueño son los hombres, y el 30% de estos tienen más de 50 años. Sin embargo, los niños también pueden ser afectados por los ronquidos, y se estima que alrededor del 1% al 4% de los niños tienen apnea obstructiva del sueño.

Algunos estudios afirman que alrededor del 15% de las mujeres embarazadas con sobrepeso sufren de apnea obstructiva del sueño. Y en casos en que el embarazo es de alto riesgo, el número puede aumentar hasta un 60%, y hasta puede tener impactos incluso para el bebé.

¿Cómo tratar los ronquidos?

El tratamiento de los ronquidos depende de la causa y puede involucrar múltiples departamentos clínicos y profesionales de la salud.

Para los que roncan poco, bajo y en ocasiones puntuales, (como puede ser el caso de una obstrucción nasal por gripe), es suficiente con cambiar de posición al momento de dormir. Es posible que se requiera una almohada elevadora para ayudar a dormir de lado e inclinar la parte superior del cuerpo. Lo importante es que ayude a mantener abiertas las vías respiratorias superiores .

Otro tratamiento también puede incluir dilatadores nasales, esteroides intranasales y adenoamigdalectomía, pero sólo puede definirse luego del diagnóstico realizado por un profesional.

En casos moderados y severos, los expertos recomiendan el uso de una máquina de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP), ya que ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias a través de una corriente de aire. Se usa con una máscara conectada a un tubo, como los que se usan para la inhalación, de donde sale una corriente de aire que va a la garganta y mantiene abierta la vía durante la noche. El tipo de máquina y la presión del aire deben ser indicados por el especialista que trata al paciente.

Si ninguno de estos tratamientos resuelve el problema, es probable que el especialista evalúe la posibilidad de una cirugía (llamada uvulopalatofaringoplastia). “En el caso de los niños también pueden tener apnea obstructiva del sueño, y en esos casos es necesaria la indicación de extracción de amígdalas y adenoides por parte del otorrinolaringólogo», dice Sguillar.

«Si hay una obstrucción nasal, a menudo operamos a estos pacientes para mejorar esta condición nasal. La obstrucción nasal con rinitis a veces causa ronquidos nocturnos y si logramos tratar la rinitis, mejoraremos el ronquido. Muchas veces tratamos la vía aérea con fonoterapia, con fonoaudiología específica para fortalecer la musculatura, que ayuda en ese perfil de ronquido. Pero todo depende de la causa. Analizamos a cada paciente y evaluamos cuál es la mejor estrategia», concluye Mello, del Instituto del Sueño. Fuente: Ámbito

Te Puede Interesar