Tragedia

La historia de Ignacio Lucero, el andinista mendocino que murió en Chile

Tras un infarto y un ACV, el andinista hizo cumbre en el Himalaya. Además fue entrevistado por figuras de renombre como Mirtha Legrand.

Ignacio Lucero fue uno de los tres andinistas desaparecidos y luego hallados sin vida en el cerro Marmolejo, Chile, durante las últimas horas. Si bien ahora se intentan establecer las causas de muerte, el hombre tuvo un pasado de superación: un infarto y un ACV lo dejaron sin habla e incluso tuvo que aprender a caminar.

Lucero era instructor nacional de andinismo, guía de trekking en cordillera y guía de montaña. Con vasta experiencia subiendo el cerro Aconcagua y otras cumbres como el Himalaya, el hombre era hábil conocedor de la Cordillera de los Andes, al menos del lado argentino.

Sin embargo, en una entrevista brindada en la Mesa de Mirtha Legrand, Lucero contó sobre su vida y cómo un infarto y un accidente cerebro vascular lo pusieron al límite.

"Vengo del Himalaya, de subir una montaña muy grande. Pero me motivó superar un ACV y un infarto, porque quedé muy mal", dijo Lucero en la mesa de Legrand, quien aseguró que "no podía hablar ni caminar". "Vengo del Himalaya, de subir una montaña muy grande. Pero me motivó superar un ACV y un infarto, porque quedé muy mal", dijo Lucero en la mesa de Legrand, quien aseguró que "no podía hablar ni caminar".

El andinista sufrió un ACV y un doble infarto mientras subía el Himalaya en 2011 y tras un largo trabajo logró recuperar gran parte de sus facultades físicas y motrices. En esa rehabilitación tuvo un papel fundamental Oro, su perro, con quien desarrolló una relación simbiótica.

ignacio lucero, andinistas
Avistaron tres cuerpos cerca del cerro Marmolejo: tratan de determinar si son los andinistas perdidos.

Avistaron tres cuerpos cerca del cerro Marmolejo: tratan de determinar si son los andinistas perdidos.

"Se me habían cortado las alas. Yo soy profe de Literatura y no podía leer ni hablar, perdí el lenguaje. Pero empecé a esforzarme y a planificar mi rehabilitación. En esa rehabilitación tuve un ángel, que es Oro, un perro guía", expresó.

Según relató en el programa, Oro "le daba la potencia que le faltaba a su corazón". Según relató en el programa, Oro "le daba la potencia que le faltaba a su corazón".

Tras recuperarse, Ignacio decidió una vez más subir la montaña más alta del mundo, el Himalaya, y le sumó un reto: no llevó oxígeno. "Si hubiese llevado oxígeno habría sido más fácil, pero quería conocerme más. Había estado cinco veces en los Himalayas y había llegado a los 7.740 metros", dijo.

Ante la pregunta de Legrand, sobre el nivel de peligrosidad en los ascensos y descensos en la montaña, Lucero explicó: "Es más difícil el ascenso pero la bajada es más riesgosa. El 90% de los accidentes suceden en la bajada".

Legrand expresó "que nunca entendió a los montañistas porque ponen su vida en peligro" y Lucero le respondió: " Todos ponemos la vida en algo, en el escenario, cantando. Es superarte en relación a uno mismo. El placer de un libro no está solamente en la última palabra, es en el tránsito. Lo mismo pasa en una montaña, se lee, se construye y se planifica".

Una historia de superación: Ignacio Lucero escaló el Himalaya después un infarto y un ACV

También puede interesarte leer: Suspenden la extracción de los cuerpos de los andinistas argentinos hallados en el cerro Marmolejo

Te Puede Interesar