Entrevista

La ciencia y la necesidad de convocar a la participación de más mujeres

En el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, dos investigadoras de Mendoza resaltaron la importancia de atraer a más mujeres a este campo.

En el 2015, la UNESCO y la ONU establecieron al 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La fecha fue establecida con el objetivo de reconocer el rol crítico que juegan en el sector y para promover el acceso y participación tanto en la ciencia como en la tecnología.

Beatriz García y Clara Rubio, son científicas e investigadores del Conicet. Desde su lugar y con un extenso curriculum, ambas reflexionaron sobre la importancia de mostrar las posibilidades que da la ciencia para que las jóvenes la elijan como su camino de vida.

“Pienso que lo que está faltando es mayor participación, porque creo que el compromiso de niñas y jóvenes en actividades científicas y tecnológicas probablemente está presente desde temprana edad. El ser humano nace con una curiosidad natural y todas las niñas (también los niños) son científicas en potencia, porque son curiosas, porque quieren saber cómo funciona la naturaleza. Después, con el tiempo, podría decir que eso se va atenuando y las chicas empiezan a hacerse a un lado de las actividades netamente científicas, experimentales en la escuela y lamentablemente se nota mucho más en el nivel secundario ”, expresó García.

La licenciada y doctora en Astronomía e investigadora del Conicet señaló que, en ese contexto, la idea es convocar para mostrar que “las mujeres no tienen por qué hacerse a un lado, todo lo contrario. Las ciencias muestran un camino súper interesante para todos/as, pero debemos desarrollar las capacidades en general asociadas con el gusto por el descubrimiento del funcionamiento de la naturaleza desde temprana edad. Hay que convocar a más chicas a participar, mostrarle a los docentes que en un laboratorio, no sólo porque el varón se pare primero para hacer un experimento, se debe dejar de lado a las chicas, que es lo que sucede normalmente. Entonces, es un día particular que no recuerda a ningún nacimiento ni fallecimiento ni nada, pero que tiene que ver con este llamado de atención frente a que necesitamos que más mujeres elijan a la ciencia y a la tecnología como un camino para su vida, para lo que después será su desarrollo profesional”.

Clara Rubio Beatriz García, doctora en ordenamiento territorial, astrónoma
Beatriz García y Clara Rubio, dos mujeres de la ciencia.

Beatriz García y Clara Rubio, dos mujeres de la ciencia.

“La ciencia es una actividad de cooperación. La idea es que este tipo de actividad no se puede hacer en soledad sino en comunidad y necesitamos que todo el mundo participe. No se pueden dejar áreas desprotegidas o gente afuera, aquí salimos adelante con todos/as”, indicó la astrónoma.

Por su parte, Clara Rubio, licenciada en Geografía, doctora en Ordenamiento Territorial y Desarrollo Sostenible, también diplomada en Manejo y Conservación de Recursos Naturales y Áreas Protegidas, señaló que el mensaje más importante, más allá de la efeméride es que las mujeres “no nos auto excluyamos”.

“Rompamos con los estereotipos de que la mujer está alejada del mundo científico a raíz de que tiene un trabajo quizás doméstico que triplica al del varón, un trabajo no remunerado que demanda muchas horas diarias y que las lleva muchas veces a decir ‘no voy a poder con llevar esto adelante’. No, porque si es lo que realmente desean, no se tienen que alejar de eso, se puede. En ese sentido, es muy importante la red de contención que permita de algún modo compatibilizar las actividades del hogar y familia con las aspiraciones a nivel personal y con el mundo científico para poder ver que todo es posible y que estas pequeñas preguntas nos permitan construir una diversidad y recordar que es necesario que esta diversidad tenga la mirada de la mujer y de la niña en esas preguntas que intenta responder el mundo científico”, sumó la también investigadora del Conicet.

Clara Rubio Beatriz García, doctora en ordenamiento territorial, astrónoma
Beatriz y Clara también son investigadoras del Conicet.

Beatriz y Clara también son investigadoras del Conicet.

Sobre cómo vive y siente su profesión, la científica expresó: “Desde nuestra perspectiva nos sentimos muy contentas cuando vemos que nuestro trabajo sirvió para modificar aunque sea mínimamente la calidad de vida de las personas, de los habitantes, de las tierras secas, de las áreas no irrigadas de Mendoza. Ese es nuestro objetivo final, y en general también nos sentimos muy satisfechos/as cuando logramos aportar puntualmente hacia alguna política pública que tiene un beneficio, un alcance mayor a nivel provincial y/o nacional. Por ejemplo, trabajamos activamente para la Ley de Humedales”.

“Te lleva a momentos quizás exultantes cuando ves que con nuestro pequeño granito de arena logramos proteger hectáreas de bosque nativo de la provincia. Son momentos en los que realmente te sentís satisfecha, pero eso también tiene una contraparte cuando las cosas no ocurren, a pesar del esfuerzo que una le pone pero siempre en conjunto y con el objetivo de mejorar algo en nuestro hábitat”, cerró.

Embed - DE NIÑAS CURIOSAS A CIENTÍFICAS EXITOSAS

Te Puede Interesar