Pequeños grande secretos

Jardinería: cómo mantener en su máximo esplendor la sansevieria o lengua de tigre

Descubrí los secretos para que tu sansevieria luzca siempre radiante. Conocé los cuidados básicos y avanzados para mantener esta planta en su mejor estado.

La sansevieria, también conocida como lengua de tigre, es una planta de interior muy popular en la jardinería. Es una suculenta originaria de África Occidental, conocida por su resistencia y su capacidad de adaptarse a diversas condiciones. Sus hojas son rígidas y verticales, y pueden variar en color desde el verde intenso hasta el verde oscuro con bordes amarillos.

La sansevieria es una semisuculenta de fácil mantenimiento, lo cual la convierte en la planta perfecta para aquellos que no logran amigarse con el jardín pero que asimismo pretenden mantener un poco de verde en su hogar. Se trata de una especie que no requiere demasiada atención, por lo que se convierte en la especie perfecta si te estás iniciando en el cultivo de plantas.

Los mejores cuidados para esta planta noble y resistente

La sansevieria prospera en una variedad de condiciones de luz, pero se desarrolla mejor en luz indirecta brillante. Puede tolerar luz baja, lo que la convierte en una excelente opción para interiores con poca iluminación natural. Sin embargo, para que alcance su máximo esplendor, es preferible ubicarla cerca de una ventana donde reciba luz filtrada. Evitá la exposición directa al sol, ya que puede quemar sus hojas y causar decoloración.

El sustrato es un factor clave para el crecimiento saludable de la sansevieria. Esta planta necesita un sustrato bien drenado para evitar el encharcamiento y la pudrición de las raíces. Una mezcla ideal incluye tierra para cactus o suculentas, que se caracteriza por ser ligera y permitir un buen drenaje. Podés mejorar la mezcla añadiendo perlita o arena gruesa. Evitá utilizar tierra de jardín común, ya que retiene demasiada humedad y puede ser perjudicial.

Uno de los errores más comunes al cuidar una sansevieria es el riego excesivo. Esta planta prefiere un ambiente seco y puede soportar periodos prolongados sin agua. Durante los meses cálidos, es suficiente regarla cada dos semanas, mientras que en invierno, el riego puede reducirse a una vez al mes. Siempre asegurate de que el sustrato esté completamente seco antes de volver a regar. Utilizá macetas con orificios de drenaje para evitar el agua estancada.

Además de la luz, el sustrato y el riego, hay otros factores que contribuyen al bienestar de la sansevieria. Es recomendable limpiar las hojas con un paño húmedo de vez en cuando para eliminar el polvo acumulado, lo cual mejora la fotosíntesis. Durante la primavera y el verano, podés fertilizar la planta una vez al mes con un fertilizante líquido diluido para suculentas. También es importante revisar periódicamente las hojas y las raíces para detectar signos de plagas o enfermedades.

Con estos cuidados, tu sansevieria no solo se mantendrá en su máximo esplendor en tu jardín, sino que también contribuirá a purificar el aire de tu hogar, siendo una de las plantas más beneficiosas y fáciles de mantener en cualquier ambiente./Verdecora.

Te Puede Interesar