Juicio por el crimen de Báez Sosa

El abogado defensor negó que los rugbiers se rieran durante el debate

"Es imposible que en un debate un acusado se pueda reír", dijo el defensor de los rugbiers, luego de que varios testigos denunciaran esa situación.

"Es imposible, muy raro, que en un debate se pueda un acusado reír", expresó el letrado Hugo Tomei al ser consultado al respecto por la prensa cuando ingresaba al edificio judicial para participar de la quinta audiencia del juico que lleva adelante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores.

Además, aclaró que en las primeras jornadas todos ellos tenían colocado barbijos y que ahora comenzaron a quitárselos ya que "cuando las cosas van avanzando y se puede presumir que no va a haber contagio de riego, se puede prescindir".

Hugo Tomei, rugbiers, Fernando Báez Sosa, juicio
Hugo Tomei, abogado defensor de los rugbiers en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

Hugo Tomei, abogado defensor de los rugbiers en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

Ante una pregunta sobre si en esta nueva ronda de testigos más técnicos, que incluye peritos, comienza el juego de la defensa, Tomei fue categórico: "El juego empezó hace tres años y ahora estamos en la etapa final del proceso, se están dando ciertas cosas que estamos presuponiendo y ahora escucharemos a los peritos".

Sobre el desarrollo del debate hasta ahora el defensor agregó: "Es un juicio que el tribunal está llevando muy bien adelante, las partes estamos cómodas en la litigación, hay un ámbito en el que se puede discutir, es muy importante".

Cuál fue el móvil del crimen, según el abogado de la familia

El abogado Fernando Burlando, quien representa en el juicio a los padres de Fernando Báez Sosa como particulares damnificados, aseguró que no tiene dudas de que el móvil de los rugbiers imputados por el crimen tuvo que ver con el hecho de "ganar" y de llevarse como "trofeo" la vida del joven asesinado.

"Yo creo que el móvil tiene que ver con esto de ganar, no tengo duda. El llevarse el trofeo que lo repitió ayer Tatiana (Caro, una de las testigos). Tal vez la locura de ellos pasaba por ahí y la violencia crecía precisamente por tratar de ganar un trofeo que en este caso era sin duda la vida de Fernando", dijo el letrado.

El penalista consideró que es "excelente" el balance de los testigos que ya declararon y resaltó sobre todo el hecho de que los testigos "siguen sorprendiendo" con datos que son "de mucho valor".

Fernando Burlando, juicio Fernando Báez Sosa, rugbiers, quinta jornada
Burlando, abogado de la familia de Fernando Báez Sosa

Burlando, abogado de la familia de Fernando Báez Sosa

En ese sentido, destacó "la revelación" que hizo el policía Mariano Rolando Vivas, al declarar que fue Máximo Thomsen el imputado que en el momento de las detenciones involucró al inocente Pablo Ventura en el crimen de Fernando, y también el testimonio de Andrea Ranno, la empleada de un hotel que vio la huida de los rugbiers.

Burlando dijo que fue "brutal la descripción" de la testigo sobre el momento en el que los escuchó festejar el crimen de Fernando.

"Un festejo, increíble, y ahí ya estaban al tanto del fallecimiento de Fernando. Es muy loco que se abracen, que se arenguen, y por otro lado la actitud de Thomsen que estaba sacado. El resto del grupo que venía hablaba de cómo le había roto la cara a Fernando", comentó.

Cuando le preguntaron qué opinaba de que un policía declaró que los acusados también se rieron cuando se labraban las actas de sus detenciones, Burlando respondió: "No quiero expresarme más, quiero que todo esto se termine, que haya una respuesta para la familia y la sociedad que está tan preocupada".

Te Puede Interesar