Imágenes sensibles

Dramático: los animales que se mueren por la sequía en Lavalle

Los productores de Lavalle advierten que la situación viene desde hace unos años pero se agudizó en las últimas semanas.

Por Cecilia Zabala

"Cuando salimos de la casa al corral, en el camino nos vamos encontrando animales muertos todos los días", esa es la cruda realidad que atraviesan los puesteros del secano lavallino. Gran parte de su producción ganadera se perdió por la sequía que afecta a buena parte del país. Los productores de Lavalle piden que el Gobierno los ayude.

Si bien advierten que la situación "viene desde antes de la pandemia", el problema se agudizó en las últimas semanas. "Se nos ha muerto casi toda la producción de chivos, cabras, terneros, vacas y hasta toros", señaló Luis Sosa, uno de los productores ganaderos a pequeña escala que se encuentran en el departamento norteño.

El panorama es complicado en otras zonas de la Provincia, como el Este, desde donde advierten que se está registrando mortandad de animales producto del calor y la sequía; un fenómeno que afecta a más de la mitad del territorio nacional, causando pérdidas millonarias en la agricultura y ganadería.

En esta zona del secano lavallino que comprende San Miguel, San José y Laguna del Rosario, el panorama es desolador. "La sequía es tremenda. No hay pasto, no llueve. El pasto se quema con los calores y los animales se mueren de hambre", relató Sosa.

"Somos productores chicos. En el caso de la producción caprina se perdió casi el 100% desde el 2021. Ahora se perdió lo poco que quedaba. No tenemos forma de vivir así", lamenta el productor y agrega que a pesar de que "en estos días cayó la chaucha del algarrobo, no alcanzó porque cuando está muy avanzado el hambre no se pueden salvar los animales". "La chaucha en 15 días se termina. A esta altura, si hubiese pastura tendríamos animales gordos, pero no alcanzó para nada", señaló.

Embed

Las imágenes dan cuenta de la situación: una ausencia absoluta de pasturas que puedan alimentar al ganado. La falta de lluvia y las intensas temperaturas que queman el pasto forman un combo que a esta altura se convirtió en letal, afectando seriamente la actividad a baja escala de los casi 700 puesteros de la zona lavallina.

0f3d1104-040c-4b68-b66e-88c5370ca563.jpg
17987107-8843-432c-a23b-504608bd50c6.jpg

e2d943b3-4cde-48dc-bb61-0cbe0060beb1.jpg

Pedido de ayuda

Los productores crianceros de Lavalle enviaron su pedido de auxilio a la Dirección de Ganadería en noviembre del año pasado. En ese escrito, advirtieron: "Tenemos cuantiosas pérdidas de animales bovinos, caprinos, ovinos y equinos", y de las crías, que llegan a un 90%.

"Estamos salvando los pocos animales malvendiéndolos, se perdió casi todo lo producido", señaló Sosa.

Y advirtieron en esa nota que se corría el riesgo de perderse "todas las plantas productivas de todas las especies nombradas del lugar".

Si bien el Gobierno de Mendoza declaró el estado de Emergencia Agropecuaria para la actividad ganadera a raíz de la pérdida de pasturas por la sequía en distintas zonas productoras de la provincia, la consideran insuficiente ya que no contempla facilidades impositivas y de compromisos crediticios durante 24 meses, desde abril de 2022 año a marzo de 2024.

"Para el año 2023 quedan los daños colaterales de producción: vientres muertos, vientres sin fecundar, posible producción al finalizar el próximo invierno sin suplementar, imposible cosechar animales afectados en su crecimiento y estructura, sin asistencia técnica", señalaron productores firmantes de la nota.

Además, advierten una consecuencia -no estudiada- de la lucha antigranizo "que destruye las tormentas y no permite la caída normal de agua: "Si bien estas intervenciones llevaron a cierto modo solución a otras actividades de la agricultura, ¿pero quién realizó un estudio serio del impacto ambiental que produce a nuestra zona? Se desvío el curso natural de las lluvias, afectando al lugar y a los productores de sobremanera", dicen desde el secano lavallino.

En concreto, denuncian un "abandono político" del lugar y señalan que no se da a conocer "la desesperante situación de los puesteros".

Así, piden que las autoridades "auditen los daños, así como hacen con los daños en la agricultura luego de cada tormenta". Según sostienen, "no se hacen relevamientos por las pérdidas de la ganadería".

"No sabemos qué hacer, pedimos ayuda para el forraje porque no tenemos para comprar. Estamos en la ruina total. No se está atendiendo a la ganadería", lamentó Sosa.

Por eso, solicitan además que "se entregue alimento en forma gratuita y se otorgue una compensación económica a los productores víctimas de las contingencias" y que "se activen todos los mecanismos de ayuda socio-económica a los damnificados mediante subsidios, compensaciones y crediticias que ayuden a mitigar la crisis", entre otras cosas.

Te Puede Interesar