Consejos simples pero efectivos

Cuidado de la piel: los 10 secretos mejor guardados

Consejos simples pero efectivos que transformarán tu rutina de cuidado facial y que te ayudarán a lucir una piel envidiable.

El cuidado de la piel para lucir radiante y saludable puede ser frustrante o muy costosa económicamente. Sin embargo, hay un abanico amplio de alternativas para cuidar tu piel sin invertir un dineral. Si bien es cierto que existen productos de alta gama e incluso tratamientos de spa, también hay pequeños “secretos” que sólo requieren constancia.

image.png
Cuidado de la piel: los 10 secretos mejor guardados

Cuidado de la piel: los 10 secretos mejor guardados

  • Hidratación, la clave: mantené tu piel bien hidratada bebiendo suficiente agua durante el día y utilizando productos hidratantes adecuados para tu tipo de piel. Si sos de pieles grasas, con algún humectante será suficiente, y si por el contrario tenés la piel seca, cualquier crema con aceite de almendras es una buena elección.
  • Limpieza profunda: limpiá tu rostro en profundidad todas las noches para eliminar impurezas y residuos acumulados durante el día. Nada como acostarse con la cara fresca y lista para descansar.
  • Protección solar: no subestimes el poder del protector solar. Usalo diariamente para proteger tu piel de los dañinos rayos UV, incluso si está nublado o hace frío.
  • Dieta balanceada: una alimentación equilibrada, rica en frutas, verduras y alimentos ricos en antioxidantes, contribuye en gran medida a una piel radiante. Es común que los problemas digestivos se manifiesten en la piel.
  • Descanso reparador: asegurate de dormir lo suficiente todas las noches para permitir que tu piel se recupere y regenere. Al igual que tu cerebro, la piel necesita descansar.
  • Ejercicio regular: el ejercicio aumenta la circulación sanguínea, lo que beneficia a tu piel, dándole un aspecto radiante.
  • Reducción del estrés: el estrés puede afectar a tu piel negativamente. Practica técnicas de relajación como yoga o meditación para mantener el estrés a raya.
  • Exfoliación suave: realiza exfoliaciones suaves para eliminar células muertas y promover la renovación celular. Podés recurrir a guantes exfoliantes que son fáciles de conseguir en cualquier farmacia.
  • Sueño de belleza: los días que dispongas de un poco más de tiempo, aplicá productos de cuidado facial antes de acostarte para aprovechar el período de regeneración durante la noche.
  • Consultar a un dermatólogo: siempre que tengas dudas sobre tu piel o necesites un cuidado más especializado, consulta a un dermatólogo. especialmente si hay algún lunar que te preocupa.

Siguiendo estos secretos y adaptándolos a tu rutina diaria, podrás ver una mejora significativa en la salud y apariencia de tu piel. La clave está en la constancia y el cuidado adecuado./Mayo Clinic.

Te Puede Interesar