Mendoza

11 años sin Johana Chacón: "Es sumamente importante no perder la memoria"

Johana Chacón desapareció el 4 de septiembre del 2012. Once años después, la lucha es la misma: mantener la memoria y trabajar en erradicar las violencias.

El 4 de septiembre del 2012, Johana Chacón salió de la escuela y tomó el colectivo que la llevaba hasta la finca donde vivía en Tres de Mayo, Lavalle. Antes de bajar, saludó a sus compañeros y compañeras y nunca más pudieron volver a verla. Han pasado 11 años desde aquel día, ¿avanzó Mendoza en la educación y protección de derechos de niños, niñas y adolescentes? ¿Y en la erradicación de violencia género y prevención de femicidio?

Al pensar en Johana Chacón es imposible no pensar en Soledad Olivera, la mamá de tres niños a quien también buscaban en Lavalle desde el 2011. Otro nombre viene a la cabeza, pero este es uno que se relaciona directamente con la lucha incansable por la memoria y en contra de la violencia de género: Silvina Minoli.

Minoli, docente ya jubilada, era la directora de la escuela Virgen del Rosario a la que asistía Johana Chacón y desde su desaparición, encabezó un grupo de búsqueda y persiguió justicia durante años hasta la condena de Mariano Luque en el 2017 y 2018 por los asesinatos de Soledad Olivera (con quien mantuvo una relación) y de Johana Chacón ya que al momento de su desaparición, estaba en pareja con su hermana, Beatriz Chacón.

4 años sin Johana Chacon

Todo está guardado en la memoria

Otro 4 de septiembre sin Johana Chacón y para Silvia Minoli no son días sencillos pero, antes que nada, resalta sin dudar: Es sumamente importante no perder la memoria. No perder la memoria en ningún aspecto de la vida y no es para generar odios, todo lo contrario, es para generar conciencia y para que no pasen más todas estas situaciones de violencia que sufrimos las mujeres, en especial, en manos de varones porque a los femicidios los ejecuta el patriarcado”.

desaparicion-johana-escuela-directora-colegio.webp
Silvia Minoli.

Silvia Minoli.

“Johana es un símbolo de la injusticia, de una justicia que no investigó bien y en profundidad desde un principio y ahí sumo el caso de Soledad Olivera quien desapareció nueves meses antes. Si se hubiese hecho bien el trabajo que debían, si se hubiera investigado como debían, hoy Johana estaría con nosotros/as, tendría 23 años pero no, nos falta Johana, nos falta Soledad y nos faltan tantas otras mujeres víctimas de la violencia sexista”, agregó.

Para esquivar el olvido, Minoli presentó en la Legislatura un proyecto que luego se sancionó y estableció al 4 de septiembre como el “Día provincial de la construcción colectiva de ciudadanía” en memoria de la desaparición de Johana Chacón.

Homenaje, cinco años sin Johana Chacón

“Esta ley provincial que logramos desde la escuela nos tiene que servir y se tiene que trabajar acompañada por la ESI, donde se habla de las violencias, de las infancias protegidas. Tiene tres pilares fundamentales: la trata de personas, la protección de derechos de niños y adolescentes y la de protección y prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres. Es tan amplio el tratamiento que se puede dar en esta ley a distintos temas que nos aquejan cotidianamente que no debemos olvidar que existe”, dijo Minoli.

“Aquí, el gobierno escolar y los equipos directivos tienen que ser eje fundamental para motivar, para incentivar, para involucrar a las comunidades educativas completas y cuando hablo de comunidades educativas me refiero a las familias, los/as estudiantes, docentes y celadores/as. Es fundamental, todo esto que se logró es para prevenir, para que las niñas y los niños no sufran abusos, no sufran violencia y/o puedan denunciar y contarle a un familiar, a su maestra, a quien sea que lo pueda escuchar y ayudarle”, apuntó.

Según explicó, el memo sobre esta ley provincial (la n° 8723) llegó a las escuelas sin mencionar que se sancionó en memoria a la desaparición de Johana Chacón “y me parece imprescindible que lo indique porque lo que sucedió hace 11 años es la base, el punto de partida para trabajar porque después de lo que pasó con Soledad y con Johana, surgieron cientos y cientos de casos en los que niños, niñas, adolescentes y mujeres se animaron a denunciar y aunque siguen desapareciendo o seguimos contando víctimas de la violencia machista por día, sirve para tomar conciencia, para tener memoria, no dejemos que eso pierda, no olvidemos, trabajemos para avanzar para que deje de haber mujeres que pierden su vida en manos de un femicida”.

Te Puede Interesar