Obra pública

Mendoza y las provincias en alerta: Javier Milei se apropia de fondos internacionales

Javier Milei y Caputo pretenden apoderarse de fondos directos de organismos internacionales para obras. En Mendoza entran en zona de riesgo varias obras.

Por Marcelo López Álvarez

Con la obra de la variante Palmira en la ruta nacional 7 prácticamente paralizada por la paleolítica decisión de Javier Milei de destruir la obra pública que considera innecesaria, ahora en la Provincia de Mendoza entra también en zona de riesgo la terminación de la Ruta Provincial 82 y muchas obras más chicas a lo largo y ancho de la provincia.

La novedad de la zona de riesgo surgió ayer después que varios panoramas dominicales dejaron trascender versiones coincidentes en torno a que el ministro de Economía Luis Bono Caputo, está dispuesto a pisar los fondos de organismo internacionales que llegan con destino directo a las provincias para seguir dibujando su contabilidad creativa de reservas y superávit fiscal que el propio Presidente desmintió ayer en sus diversas apariciones radiales y televisivas.

Alguien le hizo la cuenta a Caputo y descubrieron que la cantidad de préstamos y financiamiento activo para obras y programas B2B entre organismos internacionales y provincias supera los 15 mil millones de dólares. Bocatto di cardinale habrá pensado el Ministro que, según las versiones, planea sentarse sobre los giros.

Las provincias que tienen ese financiamiento directo sin participación de la Nación confían (o confiaban) en esos fondos para mantener cierta actividad de la obra pública y las economías en sus distritos.

image.png
La ruta provincial 82 en la provincia de Mendoza una de las obras financiadas por organismos internacionales cuyos fondos pretende estudia apropiarse el gobierno de Javier Milei.

La ruta provincial 82 en la provincia de Mendoza una de las obras financiadas por organismos internacionales cuyos fondos pretende estudia apropiarse el gobierno de Javier Milei.

Luis Caputo junta para la caja

Las planillas de excel que manejan el Ministro de Economía y el presidente del BCRA ante la negativa rotunda del FMI para habilitar fondos extra y lo que consideran la casi segura caída del Swap con China extreman la ingeniería financiera para juntar una cifra que va entre los 5 mil y 8 mil millones para no entrar en crisis.

A la situación crítica por la negativa del Fondo y el enojo Chino hay que sumar la caída en los pronósticos de la cosecha gruesa y la negativa de los productores y exportadores a liquidar con este nivel de tipo de cambio que consideran atrasado a pesar de la súper devaluación fundacional del gobierno de Javier Milei.

Los pronósticos de la Bolsa de Comercio de Rosario ubican la producción de la cosecha gruesa en unos 9000 millones de dólares contra los 15 mil que se auguraban al comienzo de la siembra.

La chicharrita, el exceso de agua en algunas zonas y la caída de los precios internacionales complican de más las cuentas del Gobierno.

La maniobra de Luis Caputo

Luis Caputo piensa en un par de alternativas, según los trascendidos, en dos caminos. Uno, una estructura por fuera de los mercados por el cual los préstamos para las obras con la Corporación Andina de Fomento, el BID y el Banco Mundial pasen a fondos de libre disponibilidad para el Ejecutivo Nacional y después éste decida a qué obra se los otorga o no. Osea en políticas de Javier Milei a ninguna.

Otro camino sería la especialidad de Bono Caputo, utilizar esa masa de poco más de 15 mil millones de dólares de préstamos de multilaterales con asignaciones específicas para planes sociales u obras de infraestructura para armar un fondo de garantía para conseguir créditos de bancos privados o emitir bonos nominados en dólares para tener divisa extranjera fresca, para completar el círculo del carry trade del que ya hemos contado en reiteradas oportunidades.

El problema que enfrenta Caputo para completar su idea no es solo político, justo en el momento que se discuten los apoyos a Ley ómnibus sino también legal ya que la maniobra está al borde de las leyes argentinas y de los estatutos de los organismos internacionales que podrían poner a la Argentina en un status de país con quíen no hacer negocios.

Te Puede Interesar