Análisis

Javier Milei; una semana para el olvido y el retorno de una vieja verdad del poder

La semana no cierra bien para Javier Milei, el paro se hizo sentir, los números no ayudan, los empresarios empiezan a mirar con resquemor y crece la interna.

Por Marcelo López Álvarez

La semana del paro general contra el gobierno de Javier Milei puede haber sido una de las peores para el excéntrico presidente y el pequeño entorno que encabeza su hermana Karina Milei cuando se cumplen cinco meses desde su asunción el 10 de diciembre.

Las internas dentro del Gobierno parecen crecer, le fue muy mal en la entrevista con la periodista de la BBC, los senadores suben fuerte el precio político de la Ley Bases y el paquete fiscal y los empresarios y grandes jugadores empiezan a oler lo que venimos advirtiendo hace tiempo. Javier Milei es un bluf.

Los libertarios y amigos de Javier Milei descubrieron la Plusvalía.

El paro general convocado por la CGT, que tuvo un éxito mayor del esperado en las grandes ciudades del país, a nivel político sólo reforzó las distancias y enfrentamientos entre el mundo sindical y los hermanos Milei y su mesa cada vez más chica. Ni siquiera los buenos oficios de Guillermo Francos con algunos sindicalistas siempre oficialistas como Gerardo Martínez pueden aplacar el momento.

Los sindicalistas históricos siempre más cercanos a acordar que confrontar están ante un nuevo escenario, presionados por arriba y por abajo. Milei y los suyos están dispuestos a todo y por abajo las bases presionan ante una situación que se hace insostenible entre salarios magros y despidos en masa.

El paro coincidió en tiempo y espacio con la difusión, por parte del INDEC, del índice de salarios que confirma que el Presidente vive en un mundo paralelo. Los salarios pierden por goleada escandalosa contra la inflación

Sin embargo, uno de los datos interesantes que dejó el paro es que la escuela austriaca descubrió la plusvalía.

En una misma frase el vocero presidencial, varios funcionarios del gobierno y el ejército de trolls fueron capaces de afirmar que el paro fue un fracaso y que la economía argentina por el paro había perdido un billón y medio de pesos, según un gráfico que difundió la cuenta oficial de la vocería presidencial. Maravillas del mundo libertario.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/Voceria_Ar/status/1788603300079714583&partner=&hide_thread=false

Notable del sindicalismo que logró que los fanáticos de la vetusta e inaplicable escuela austriaca descubrieran que los trabajadores y el trabajo generan un valor extra, por sobre el salario, que engrandece el producto bruto.

El capital va descubriendo que Javier Milei en un bluf

Mientras la interna crece (más abajo comentaremos el tema) el empresariado serio va tomando nota de dos situaciones fundamentales. Javier Milei no gobierna sino a través de su hermana y varias de sus afirmaciones quedan muy lejos de la realidad. Así ya feneeció la dolarización, la baja de impuestos no aparece, practican kirchnerismo feroz tratando de dibujar los números de la inflación pateando los precios regulados, el superávit fiscal no existe y los dólares no aparecen.

Precisamente el dibujo del superávit fiscal es lo que le trae un dolor de cabeza severo a Javier Milei y su mesa chica.

La decisión de Luis Bono Caputo de intentar pagar con un bono a más de 10 años la deuda acumulada en estos meses con el sistema energético de más de mil millones de dólares desató la ira empresarial y escaló a niveles internacionales.

Bono Caputo le vendió a Karina y Javier Milei, y a su pariente Santiago Caputo, que estaba “todo bien” con las empresas. Sin embargo, cuando les oficializó la idea todas saltaron a la yugular del ministro y del modelo. Pero no se quedaron en la protesta o el off the record, directamente comunicaron a la CNV que el Gobierno les había informado que no les pagaría y lo mismo hicieron con sus casas matrices lo que motivó además una reacción en los bonos y acciones argentinas en el exterior.

image.png
Una semana de las peores para el gobierno de Javier Milei y Karina Milei. No solo los números de la economía son lapidarios sino que la interna crece y los empresarios empiezan a dar señales de alerta.

Una semana de las peores para el gobierno de Javier Milei y Karina Milei. No solo los números de la economía son lapidarios sino que la interna crece y los empresarios empiezan a dar señales de alerta.

La interna del entrono de Javier Milei empieza a tomar vuelo

Una máxima inalterable del poder y la política es que cuando las cosas andan mal las internas florecen como hongos después de la lluvia. El gobierno de libertario no es la excepción.

La pelea entre los tándems Karina Milei-Santiago Caputo y Nicolas Posse-Luis Caputo no solo ya es inocultable, sino que crece fuerte. El presidente se muestra más cerca del primer tándem por razones obvias; está su jefe, pero además el jefe de gabinete y el ministro de Economía son fusibles. Su hermana y su amigo y armador de relato libertario no.

El enojo crece día a día. Al jefe de Gabinete Karina Milei le achaca lentitud en la aplicación de la revolución libertaria y una preferencia por la vieja política y algunos empresarios. A Luis Bono Caputo le reclaman que deje de una vez de emitir bonos y traiga los dólares que prometió de los cuales no solo no aportó ni uno. Solo sigue acumulando deudas y pateando para adelante compromisos. Alguien (¿Jose Luis Espert? ¿Domingo Cavallo? ¿Juan Carlos De Pablo?) ya le advirtió a Javier y Karina, que está presente en todas las reuniones, que la fantasía de Caputo no le explotará al próximo gobierno sino a Javier Milei mismo.

Desde el entorno de Karina también acusan a Posse y su gente de estar detrás de la difusión de las inversiones en Miami de la familia Milei, aunque para ser sinceros ya se lo había dicho Sergio Massa en un pasaje del debate presidencial que pasó desapercibido y Milei lo desmintió (otra mentira más del ahora presidente).

El relato nunca tapa la realidad y si el gobierno con una caída histórica de la actividad industrial, desocupación que comienza a multiplicarse sin techo, parálisis absoluta de la obra pública, salarios que pierden 25 o 30 puntos en un mes, aumento de impuestos y tarifas siderales, cree que no hay razones para el paro, el destino libertario parece, por lo menos, complicado.

Te Puede Interesar