Opinión

Javier Milei y el desafío del Parlamento

Javier Milei tendrá una dura prueba en su relación con el Congreso que es la verdadera foto de la representación política de la sociedad.

Por Marcelo López Álvarez

Entramos en una semana decisiva, Javier Milei apura el trámite de las designaciones y algunos de los designados hablan de más como lo hizo esta semana Diana Mondino en la reunión de la UIA.

Un dato que quedó picando en esa reunión, que no tuvo recorrido en los medios, fue el lado B de las declaraciones de la próxima canciller sobre el tema energético.

Mondino se preguntó por qué el gasoducto o las inversiones en infraestructura las tiene que hacer el Estado y mandó a los privados a invertir después de recomendarles que compren generadores.

Lástima que a sus partenaires sobre el escenario o alguno de los empresarios presentes no se les ocurrió decirle “Cuéntenos usted Diana, que es directora de Pampa Energía, por qué o invierten ustedes en vez del Estado o por qué no invirtieron nada en estos años que nos manda a comprar generadores”, oportunidad perdida.

Aunque no parezca son infinitos los casilleros que faltan llenar en la administración del Ejecutivo Nacional. En las últimas horas varios técnicos de Unión por la Patria (incluso algunos en funciones) recibieron llamados para conversar acerca de su posible continuidad sobre todo en las terceras líneas y algunas segundas también.

Los armadores de LLA dan por descontado que por debajo de esas terceras líneas donde hay muchos funcionarios y funcionarias con poder de decisión y firma de este gobierno se quedaran largo (o larguísimo) tiempo. “No nos alcanza la gente” es lo más escuchado, situación que aún empeoró después de los chispazos con Mauricio Macri.

Mondino también amenazó con gobernar por decreto, si el Parlamento no aprueba la ley ómnibus que Javier Milei aseguró enviará el mismo 10 o el 11 de diciembre.

Una vez más Mondino, al igual que el presidente, parecen no tener noción de las leyes y la Constitución del Estado Argentino. Menudo trabajo le espera a Rodolfo Barra. Una cosa era lidiar con Menem un varadero artesano de la política y otra con un personaje mediático que llegó a presidente por la incapacidad de la política.

Mondino debería saber que si quieren gobernar por decreto deben hacerlo antes de enviar las leyes al parlamento y después enviar el DNU para la aprobación parlamentaria. Una vez enviada la ley si el Congreso la rechaza aparece la imposibilidad de plantear un DNU.

La escena en el Congreso es extremadamente difícil para Milei, no porque sea imposible lograr consensos sino porque LLA parece no estar dispuesta a lograrlos, ni siquiera buscarlos.

image.png
Javier Milei deberá mostrar una muñeca política que hasta ahora no se le conoce para manejar la relación con el Congreso.

Javier Milei deberá mostrar una muñeca política que hasta ahora no se le conoce para manejar la relación con el Congreso.

La lectura que hace la LLA y sus seguidores tiene una raíz anticonstitucional y de escaso conocimiento del funcionamiento del sistema. Evidentemente la Instrucción Cívica y los libros de Astolfi e Ibañez no fueron nunca sus preferidos.

El ballotage lo que busca es que el presidente tenga una fortaleza mayor para encarar su mandato , pero el sistema y los constituyentes dejaron la elección de los legisladores en la primera vuelta electoral para que funcionaran como fiel reflejo de la sociedad.

Por tanto el discurso de que la propuesta de Javier Milei tiene apoyo mayoritario no sólo es incorrecta, sino que es peligrosa. Es más, la propuesta que mayor apoyo tiene en la sociedad es la llevó a delante Sergio Massa, luego la de Milei y luego la de Bullrich y así sucesivamente.

Creer que el cambio que propone Milei es igual al de Bullrich o al de Schiaretti es por lo menos erróneo o una falacia mayúscula. Pero no es algo que los funcionarios y seguidores de LLA entiendan, ya lo dijo el Ministro del Interior, Guillermo Francos; El PRO no alquiló espacios, pero se olvidó que, sin el pase casi perfecto de los votos de Bullrich a Milei, hoy el anarco libertario no sería presidente.

Creer que eso es apoyo irrestricto a las propuestas libertarias, será un error importante. Los trabajos realizados post balotaje muestran a Milei con una importante imagen positiva (como es usual con todos los presidentes recién electos) pero no cambia el mayoritario rechazo de esos mismos encuestados a las principales propuestas de Milei.

El problema con el que se deberá enfrentar en breve Javier Milei es algo que ya tratamos en este espacio. No es cierto que Javier Milei haya expresado en la campaña lo que iba a hacer. Al igual Mauricio Macri mintió ostensiblemente, Milei le expresó a los argentinos que le creyeron que el ajuste lo iba a pagar la casta política y hasta aquí en lo que se ve el ajuste lo pagarán los laburantes, los comerciantes, las pymes… El ajuste neoliberal tradicional que ya hemos atravesado en la Argentina más de una vez y del cual sobran ejemplos en el mundo. De novedoso y de que el ajuste lo pague la casta del poder político-económico nada de nada.

El desafío parlamentario de Javier Milei solo podrá ser afrontado si hay un cambio fuerte en las formas de ver la dinámica política y parlamentaria en la que el presidente electo no tiene ninguna experiencia ya que su participación en la Cámara y las Comisiones ha sido nula.

Los trascendidos hablan que el paquete que enviara al Congreso incluirá la modificación, derogación y nuevas normas que afectaron a unas 3000 leyes.

Siguiendo esos trascendidos y rumores se descarta que habrá leyes que solo necesitan mayoría simple, otras mayoría especial o dos tercios y otras que directamente son intocables como ese rumor de eliminar las elecciones de medio término cosa que solo se puede hacer mediante una reforma constitucional. La novedad institucional es que por primera vez en 40 años la fuerza del Presidente de la Nación no tendrá ni siquiera los legisladores para aprobar las leyes que necesitan mayoría simple.

Los auto percibidos seguidores de Juan Bautista Alberdi (ya escribimos de ello durante la semana) deberían saber que desde aquellos años en los que el ilustre tucumano redactó las Bases de nuestras Constitución la misma prevé una frecuencia diferente en la renovación de los mandatos del Poder Ejecutivo y Legislativo tendientes al equilibrio de fuerzas.

Cuando desde LLA aseguran que los legisladores deben votar y aprobar lo que al Presidente le plazca no sólo desconocen la Constitución sino también el mandato popular que prevé el texto.

La Cámara de Diputados se renueva por mitades y la de Senadores por tercios, no por casualidad o porque se le ocurrió alegremente a alguien sino porque se sigue el mandato Constitucional de aquellos próceres del 53 del equilibrio de poderes y de que una elección no le dé el poder absoluto a ningún gobernante.

La sabiduría de aquellos constituyentes promueve así que para que alguien tenga cierta mayoría parlamentaria no solo deba ganar la elección presidencial sino también la primera de medio término. Quien gobierna entonces estará escaso de voluntades parlamentarias por lo que deberá negociar con el resto de las fuerzas politicas logrando así los equilibrios, ese es el concepto. Los primeros dos años de Mauricio Macri fueron un claro ejemplo de ello.

El interrogante es cómo se rearmarán los bloques a partir de los realineamientos y peleas internas que atraviesan tanto al nuevo oficialismo como a las diversas oposiciones.

Otro dato innovador del ciclo que comienza el próximo domingo es que el oficialismo es débil parlamentariamente, pero la oposición aparece fragmentada, como nunca, en bloques de matices políticos e ideológicos bien distintos y diferenciados.

¿El justicialismo podrá mantener cierta unidad y representar el casi 40 por ciento de votos que obtuvo en octubre? o ¿Caerá en la tentación de fragmentarse atendiendo intereses propios de los legisladores más que del colectivo de votantes?

Juntos por el Cambio sí ya se puede decir que no existe más. ¿Qué pasará con el radicalismo? ¿Cómo se rearmará y cuál será el marco de alianzas que tejerá? ¿Los legisladores de la Coalición Cívica confirmarán que serán un bloque independiente?

El PRO parece ya dividido entre macristas, bullrichistas y los que se reagrupan más cerca de Rodríguez Larreta y el radicalismo, complejizando aún más el escenario. En el Senado, en tanto, hoy parecen prevalecer más los intereses regionales que partidarios.

En ese escenario de fragmentación múltiple deberá moverse LLA y Javier Milei para lograr la aprobación de las leyes con las que pretende gobernar y ajustar a la Argentina. ¿Será una tarea posible?

Te Puede Interesar