Sospechas

Caso Johana Chacón:  allanan la casa del hombre que cuidaba a la joven desaparecida

Un gran despliegue policial hubo esta mañana en la finca donde vivía la chica. Los efectivos se llevaron ropa con manchas de óxido y salsa de tomate. El sospechoso denunció que su hijo fue golpeado durante un interrogatorio.

Por Gabriela Guilló

La búsqueda de Johana Chacón continúa y esta mañana luego de una orden de la fiscal especial Claudia Ríos se allanó la propiedad de Luis Curallanca, el hombre que cuidaba a la menor.

Con un amplio operativo, decenas de policías allanaron la propiedad de la localidad lavallina de Tres de Mayo y según trascendió, se llevaron ropa del hombre con algunas manchas de óxido y hasta de salsa de tomate.

Luis, sorprendido por los allanamientos.
“Me dijeron que son elementos que sirven para la investigación, pero se llevaron unas zapatillas nuevas”, contó a SITIO ANDINO Luis momentos después de que los policías dejaran la vivienda.

Los hombres de Inteligencia buscaron en el interior de la vivienda, en la finca con olivos y hasta en el descampado enfrente. Al parecer, no encontraron elementos que llevaran hasta Johana.

“Anoche declaramos frente a la fiscal hasta la 1, que nos volvió a preguntar lo que sabíamos y me preguntó por qué estaba nervioso, si la nena despareció ¿cómo cree que puedo estar?”, sostuvo Luis, quien realizó una importante denuncia al decir que durante el interrogatorio al que fue sometido junto a dos de sus hijos, a “uno de los chicos lo golpearon y le lastimaron el labio mientras le decía que confesara que había matado a Johana y la había enterrado en la finca. No entiendo por qué nos tratan así, si nosotros no ocultamos nada”.

En tanto, Luis, que fue llevado a declarar a Delitos Complejos en un auto policial, pero debió regresar por sus medios, se pregunta “¿por qué la Justicia no investigó al chofer del colectivo cuando yo hice la denuncia el miércoles y recién el viernes lo interrogaron?”.

Mientras tanto, Luis vuelve a relatar los últimos momentos en los que vieron a Johana: “llegó de la escuela, abrió el portón de la casa y después se volvió a ir. Un vecino dijo que estaba a un costado, apoyada en el alambrado esperando a alguien. Desde ese momento no la volvimos a ver”.

Te Puede Interesar