miércoles 22 jun 2022

En el Cementerio de los Elefantes River Plate tropezó y sigue sin levantar cabeza

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Andino Sports 15 de junio de 2022 - 20:55

Con un gol polémico de Wanchope Ábila (convalidado por el VAR) a los 30´del segundo tiempo Colón de Santa Fe superó en su estadio a River Plate por la mínima diferencia y logró su primera victoria en el torneo de Primera División del fútbol argentino en el marco de la tercera fecha. 

El Millonario desplegó desde el inicio su intensa presión extendida, ante un Colón que intentó salir de abajo de todos modos. Así, en cinco minutos contó con dos chances de gol en los pies de Julián Álvarez. Primero, a los 2 Enzo Fernández lo dejó cara a cara con Burián, que llegó a anticiparse. Y a los 5 se hizo cargo de un tiro libre que el arquero envió al córner.

Con un De la Cruz participativo y mucha movilidad, la Banda mostró mayor fluidez que ante Atlético Tucumán, aunque le faltó sintonía fina en los últimos metros. Al Sabalero le costó iniciar las acciones, se acomodó cuando Bernardi y Aliendro lograron hacerse del balón y lastimó sobre todo de pelota parada. A los 29, tras cesión del citado Berardi, Wanchope Ábila rozó el balón, pero estuvo atento Armani para extinguir el riesgo dando un paso al frente.

Cuando los de arriba lograron conectar, River amenazó. A los 37, De la Cruz exigió a Cachorro Burián con un intento potente y bien direccionado. Y a los 44 elaboró la mejor acción de la etapa, con la combinación del uruguayo, Álvarez, Barco y otra vez el Araña, que extrañamente definió mal de frente a la valla.

La segunda parte se inició con una primera gran polémica. Al minuto, Wanchope Ábila convirtió haciendo una diagonal de izquierda al centro, pero fue anulado por offside. El VAR revisó la acción por más de tres minutos y Loustau terminó anulando, pero la jugada dejó dudas.

River siguió mostrándose más ambicioso en el pleito, más allá de los amagues de Farías, las pincelada de Bernardi o la luz de alarma que representa Wanchope. Lo tuvo Simón con un tiro cruzado, pero tapó Burián.

A los 26 minutos regresó la controversia: Pierotti cambió de frente de derecha a izquierda, Farías controló la pelota, amagó y habilitó a Ábila, que resolvió con sapiencia. Pero otra vez el juez asistente levantó la bandera. Y comenzó el show del VAR. Pareció estar levemente adelantado, pero con claridad. Recién a los 32 minutos llegó la resolución desde la sala VOR en Ezeiza: gol. El trazado de las líneas del fuera de juego a través de la tecnología dejó pocas certezas.

River sintió el golpe. En el medio de los devaneos por el VAR Gallardo pergeñó cambios en busca de "frescura", tal como se escuchó en la transmisión de TV. Pero los movimientos (ingresaron Romero, Paradela y Herrera) no le reportaron profundidad. Al contrario, fue el local el que tomó el control del desarrollo, sobre todo desde lo anímico.


Te Puede Interesar