miércoles 22 jun 2022
conmoción en los campamentos

El femicida de Rivadavia esperó que pasara el rondín policial para atacar a la mujer

Por Pablo Segura.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Policiales 11 de junio de 2022 - 18:30

El brutal femicidio de Alicia Angélica Galetto (68) conmocionó a todo el distrito Los Campamentos, en Rivadavia y también a las propias autoridades policiales y judiciales.

Es que la mujer ya había sido víctima de violencia de género el pasado sábado, hecho en el que hubo amenazas y maltrato verbal. Esto provocó que la mujer denunciara a Daniel Rocamora (60), quien desde ese entonces tenía una prohibición de acercamiento.

Femicidio en Rivadavia: aún con custodia policial, fue asesinada por su marido.

Pero eso no era todo. Las autoridades judiciales mostraron su preocupación por el hecho y pusieron un rondín policial para que Galetto estuviera protegida

De esta forma, un policía pasaba al menos cuatro veces por día por la casa de la víctima, ubicada en Lencinas y Florida de ese distrito de Rivadavia.

Este sábado y de acuerdo al acta policial, un efectivo policial había visitado la casa de Galetto a las 13. La mujer aseguró que todo estaba en orden y minutos después, el uniformado se retiró.

Al parecer, Rocamora sabía esto y aprovechó el momento en el que la mujer quedó sola para atacarla.

Según una reconstrucción de los hechos, el sujeto llegó al lugar en una camioneta. "Llegó manejando muy fuerte", relató un testigo.

Otro vecino aseguró que frenó de golpe frente al domicilio y luego irrumpió en el hogar por el portón de chapa de la casa. Acto seguido fue a buscar a la mujer, quien intentó escapar pero sin lograrlo.

Ya en el interior del hogar, el sujeto le disparó al menos tres veces a la mujer en el tórax y cabeza. Luego de esto intentó salir de la vivienda pero cuando lo hacía llegó un móvil policial, cuyos efectivos ya habían sido alertados por vecinos.

"Hubo vecinos que observaron el ingreso del sospechoso y advirtieron que algo raro ocurría. Luego escucharon los disparos", relató una alta fuente policial.

Al ver la presencia policial, Rocamora ingresó de nuevo a la casa y se encerró en una habitación. Allí, con un cuchillo, comenzó a autolesionarse. Se cortó las venas y también se lesionó en el abdomen.

Como si esto fuera poco, luego abrió una garrafa amenazando con prender fuego la casa.

Ante esta situación, los efectivos decidieron irrumpir en el hogar y lograron detenerlo. También apagaron la garrafa y evitaron una explosión.

El sospechoso fue trasladado a un centro asistencial donde recibió las curaciones correspondientes. En las próximas horas será llevado a la Oficina Fiscal de Rivadavia, donde será imputado por "femicidio". Quien investiga el caso es el fiscal Carlos Giuliani.

Según las primeras averiguaciones, la custodia de Galetto no habría fallado. Es que la protección implicaba un rondín periódico y no fijo. "Es difícil establecer una custodia fija, debería estar dentro de la casa y hay que pensar en la intimidad de la víctima", dijo uno de los detectives. 

También trascendió que cuando la mujer denunció a su marido la semana pasada, no pudo precisar que este tenía armas de fuego. Por lo tanto, ahora se investiga dónde consiguió la pistola con la que ultimó a la víctima.

Además, Giuliani ordenó el secuestro de los celulares, tanto de la mujer como del acusado, con la intención de verificar si hubo una conversación previa al hecho o bien algún tipo de amenazas. 

Te Puede Interesar