Estafas por Tinder: la situación en la Argentina y las claves para no caer en la trampa

Por Sección Sociedad

 El reciente documental de Netflix que narra la experiencia de tres mujeres que fueron estafadas por un hombre a través de Tinder, visibilizó una situación que también se da en el país, y se potenció en pandemia.

Si bien Simon Leviev opera en el exterior, también hay delincuentes que utilizan modalidades similares en la Argentina. Cómo operan y qué recaudos se pueden tomar para no ser víctimas.

Claves para no ser víctima de estafas en aplicaciones

Los delitos informáticos y los engaños digitales se potenciaron  desde que inició la pandemia y la tendencia no se detiene. Incluso en los últimos meses se registró un récord histórico: 400% fue el incremento en los ataques una vez declarada la pandemia e iniciadas las cuarentenas. Además, aumentaron un 80% los delitos y estafas online con impacto económico.

En este contexto, la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI) brindó una serie de recomendaciones para que los usuarios de las aplicaciones tengan en cuenta al momento de entrar en contacto. En primer lugar, priorizaron revisar y configurar adecuadamente las opciones de privacidad en las redes sociales para evitar exposiciones involuntarias:

  • Investigar las fotos y el perfil de la persona utilizando buscadores como Google, para comprobar si ese material fue utilizado con anterioridad, o si las fotos pertenecen a otras personas.
  • Ser cautos con la información que se brinda o el contacto que se expone y realizar muchas preguntas.
  • Sospechar si de inmediato se recibe una invitación para mantener encuentros sexuales virtuales.
  • Desconfiar si la persona intenta aislarlo o pide fotos inapropiadas e información financiera, este material luego podría ser utilizado para una extorsión.
  • Dudar siempre ante reiteradas promesas de conocerse en persona que finalmente son frustradas con diferentes excusas.
  • No enviar nunca plata a una persona sin conocerla personalmente.

En caso de haber sido víctima de algún engaño, se debe realizar la denuncia en cualquier comisaría o fiscalía, o en la UFECI, telefónicamente al 5071-0040, por correo electrónico a [email protected] , o dirigirse a la sede ubicada en Sarmiento 663, 6° Piso, Ciudad de Buenos Aires.

Cuáles son las estafas más comunes en aplicaciones de citas

Una de las herramientas que utilizan los estafadores desde hace pocos años es Tinder y otras aplicaciones de citas. Si bien, de acuerdo con la información de la UFECI, la tasa de denuncias realizadas por las víctimas es baja en comparación con los casos concretos, identificaron dos modalidades que se repiten.

"La gente tiene vergüenza de denunciar estas cosas. Los casos seguro aumentaron por la pandemia, pero las denuncias siguen siendo pocas", explicó a TN el fiscal Horacio Azzolin, a cargo de la unidad fiscal.

Según los casos con los que se toparon, las modalidades utilizadas por los delincuentes son la que se conocen como "sextorsión"y la "estafa romántica" propiamente dicha. "No es algo nuevo para nada. Recibimos casos pero son pocos porque la tasa de denuncias es baja", insistió Azzolin.

En el primer caso, según indicaron en la fiscalía, las víctimas suelen ser hombres que reciben solicitudes de amistad de supuestas mujeres jóvenes. "Una vez que aceptan, con el tiempo son alentados a participar en encuentros sexuales virtuales, a través de videollamadas de Facebook o Zoom, que finalmente son grabados", señalaron.

El material luego lo utilizan para extorsionar a las víctimas, a las que amenazan con divulgar las imágenes, a menos de que paguen una determinada suma de dinero. "La deben transferir a través del sistema Western Union a individuos situados en Costa de Marfil", detallaron.

Según los casos con los que se toparon, las modalidades utilizadas por los delincuentes son la que se conocen como "sextorsión"y la "estafa romántica" propiamente dicha. "No es algo nuevo para nada. Recibimos casos pero son pocos porque la tasa de denuncias es baja", insistió Azzolin.

En el primer caso, según indicaron en la fiscalía, las víctimas suelen ser hombres que reciben solicitudes de amistad de supuestas mujeres jóvenes. "Una vez que aceptan, con el tiempo son alentados a participar en encuentros sexuales virtuales, a través de videollamadas de Facebook o Zoom, que finalmente son grabados", señalaron.

El material luego lo utilizan para extorsionar a las víctimas, a las que amenazan con divulgar las imágenes, a menos de que paguen una determinada suma de dinero. "La deben transferir a través del sistema Western Union a individuos situados en Costa de Marfil", detallaron.

En el caso de la estafa romántica, según las denuncias, las víctimas son habitualmente mujeres de alrededor de cincuenta años de edad, solteras, separadas o viudas, que suelen compartir en redes sociales detalles sobre su personalidad, vida privada y gustos.

"El mecanismo consiste en ilusionar a la víctima, con la promesa de obtener una fortuna inexistente, a cambio del adelanto de una pequeña suma de dinero como condición para acceder a ella", explicaron. "Las personas son contactadas a través de aplicaciones de citas como Tinder y, una vez que se ganan su confianza, los falsos usuarios dicen haberle hecho un regalo a la víctima. El envío supuestamente ‘se traba' y les piden dinero para liberarlos", apuntaron.

Así, la estafa puede prolongarse mucho tiempo, hasta que la víctima le pone un fin.

Te Puede Interesar