Buscan que se pague 75% más que en 2021

Pese a una vendimia más pobre, el precio de la uva no supera los $30 y el Gobierno sale a comprar

Por Miguel Ángel Flores

Era el dato más esperado, como cada año para esta época. El llamado pronóstico o estimación de cosecha deja planteado el escenario productivo para la vitivinicultura, que en este 2022 promete 14% menos uva. Y si bien una menor oferta tiende a elevar los precios, la realidad en Mendoza muestra lo contrario: por eso, mientras los productores empujan por una mejora sustancial apremiados por los costos, el Gobierno lanzó un operativo de compra para tonificarlos hasta 75% interanual.

Si bien no es un mecanismo nuevo, suele utilizarse en años de abundancia como sostén de los valores en un mercado que tiende a distorsionarse. Hoy son pocos casos están cerca de cerrar trato en $3.500 por quintal (o $35 el kilo) de uva criolla, el parámetro que se quiere fijar, pero la mayoría lidia con ofertas que no superan los $28 de contado, y hasta $30 financiado durante el año. 

"Difícilmente los productores lleguen a los 200 quintales por hectárea este año, y a diferencia de lo que pasa en San Juan, donde subieron hasta $6 por kilo, acá los precios no se están tonificando.  Por eso pedimos $33 de piso y hasta $37 según el caso", expuso Matías Manzanares, secretario general de la AVM (Asociación de Viñateros de Mendoza), que participó de la evaluación de la cosecha aunque con una estimación incluso superior a la confirmada por el INV.

El porcentaje de merma fue ajustándose en los últimos días. De un cauto 10% aventurado durante la última reunión del Banco de Vinos, a superar el 20% en algunos oasis, como el caso del Norte-Este (Lavalle, San Martín, Santa Rosa). Y hasta 40% en San Rafael. 

Por lo pronto, sea cual sea el contexto definitivo, para esta temporada la AVM activó un simulador que pondere costos, rentabilidad, forma de pago, inflación proyectada, para permitirle al productor sacar sus cuentas y precisar si sus números cierran.

Expectativa por el operativo: un 75% más 

El Gobierno parece haber escuchado. Por eso, a diferencia del 2021, cuando se lanzó aún sin tener pronóstico o estimación de cosecha, el propósito del operativo de compra de materia prima es el mismo: fijar un piso para evitar que se perfore. Como se dice, "marcar la cancha" a las bodegas.

El año pasado los valores estipulados fueron de $20 por kilo de la criolla, y entre $40 y $60 para la Malbec, como punta de lanza para el mercado de varietales, en todos los casos, a pagar de contado. Ahora, el propósito es instalar valores hasta 75% superiores a la campaña anterior para la uva para mosto, a la espera de que con marzo se sepa más claramente la perspectiva para varietales.

Para eso, a través de Mendoza Fiduciaria, se financiará hasta $450 por quintal para cosecha y acarreo, y $350 para elaboración, con topes de 3 mil quintales y 20 mil quintales respectivamente. El objetivo es que el quintal de uva para mosto no sea inferior a los $3.500 ($35 el kilo), que el productor cobrará, una vez ingresada la uva, vía CBU bancario en no más de una semana.

Alfredo Aciar, director del Banco de Vinos y referente en materia vitivinícola del Gobierno, admite que "hay fondos disponibles para adquirir unos 400.000 quintales", y que "se flexibilizaron algunas cuestiones burocráticas para facilitar la participación de más bodegas". Además, cumplido el objetivo de tonificar el precio, se abre una perspectiva prometedora para el recupero si, como se espera, la cotización internacional del mosto, hoy de u$s 1.500 la tonelada, termina de despegar.

¿Cabía esperar un repunte espontáneo de los precios a raíz de la merma de la cosecha, estimada del 14%, antes de intervenir? Para Aciar, "la brecha cambiaria actual no lo permitía, dado que la variación en el año ha sido del 20%, lejos de los costos" de un sector productivo que también se ilusiona con una mejora en dólares. 

  Aunque todavía falta para que los valores queden firmes ¿qué pasa con las varietales? Por lo pronto, las blancas que ya empezaron a cosecharse en febrero a valores aceptables, y de a poco empiezan a sonar cotizaciones para la Malbec.  

Por el estandarte argentino, que representa un 25% del volúmen total producido, ya se pide $60 con la "promesa" de $65 en algunas zonas del Este. Mientras tanto, en Valle de Uco el sector primario ostenta un planteo concreto: que se reconozca la inflación del último año, es decir, un ajuste superior al 50%. 

Mosto: negociaciones y el ¿"des" acuerdo? con San Juan

El miércoles fue un día intenso. Es que al mismo tiempo, productores e industriales se vieron las caras alrededor de la mesa de concertación para discutir los precios, en la que pese a reconocer las dificultades de competitividad de la industria (sobre todo la suba de fletes marítimos), el sector primario se mantuvo firme en el planteo de un piso no inferior a $30.

Como contrapartida, los mosteros intentan aplacar los ánimos. Con la vendimia en marcha, exportan a razón de u$s 1.500 la tonelada, un precio provisorio que podría llegar a 1.700/1.800 una vez que el principal competidor, España (las heladas provocó fuertes pérdidas en la producción) salga del circuito. Pero para eso tendrán que pasar algunos meses.

 "Es complejo ponerse de acuerdo. Avanzamos en mantener reuniones desde mayo para un análisis y entendimiento de las realidades de las partes, más allá de barajar algunos números del lado de los productores. Nuestra postura siempre es manejarnos en base a la oferta y demanda, asumiendo riesgos con la logística, incertidumbre y escasez de abastecimiento", señaló Rodolfo Paolucci, gerente de la Cámara de Elaboradores y Exportadores de Mosto.

Para Paolucci, "todo dependerá del ritmo de devaluación, abrir nuevos mercados y qué pasará con la cosecha del Hemisferio Norte".

Al mismo tiempo, el acuerdo regulador que desde 1994 suscriben Mendoza y San Juan para determinar cuánto de la cosecha irá a elaborar jugo de uva y "otros usos" está en veremos. Todo hace pensar que por segundo año consecutivo los funcionarios de ambas provincias no se darán la mano..

Los motivos? Uno fundamental es la falta de consenso para actualizar las multas (desde 2014 se mantienen en $50 por quintal, o $0,50 por kilo) a quienes no cumplan con la pauta de mosto. Y si no hay firma, una cláusula estipula que se aplicará automáticamente un cupo del 20% (el máximo histórico elaborado en Mendoza). 

"Sea cual sea el porcentaje, ¿quién va a cumplirlo si no ha sanciones firmes?. Mientras no se actualice la multa el acuerdo no tiene sentido" reflexionó el ministro de Economía, Enrique Vaquié.

Lo cierto es que el lunes 21 habrá una reunión considerada definitoria en San Juan. A ella las partes llegarán con datos clave: si se cumple el pronóstico del INV, los stocks vínicos estarán en 4,5 meses equivalentes de despachos al consumo, lo que Aciar considera de "stress", aunque atado a la inyección del vino nuevo al mercado y cuál sea el ritmo de venta este año.

Con ese panorama, y aún sin acuerdo que diversifique el destino de la uva, quienes están en las gestiones asumen que "el que quiera hacer vino este año, lo hará".



Te Puede Interesar