comicios

Hamas quiere "cambio radical" en Egipto después de elección presidencial

El tiempo juega a favor de Hamas, que debe aprovechar los grandes cambios regionales, dijo en una entrevista a la AFP Musa Abú Marzuk, número dos del movimiento palestino.

Por Sección Internacionales

El posible sucesor de Jaled Mechaal, jefe saliente del movimiento palestino, Musa Abú Marzuk, que abandonó Damasco para instalarse en El Cairo, señaló además que Hamas también está evolucionando.

"Los cargos directivos de Hamas han sido renovados al 30% en las últimas elecciones (...) pero la nueva oficina política todavía no ha sido designada".

Musa Abú Marzuk, apunta al creciente interés del mundo por estas elecciones internas "porque tienen repercusiones sobre la situación palestina y del Medio Oriente".

Pone sus mayores esperanzas en la elección presidencial egipcia, a partir del 23 de mayo, en las que espera "un cambio radical en el trato de la causa palestina porque Egipto es el factor que le afecta negativamente o positivamente".

Negándose a expresar su preferencia por ningún candidato, el dirigente de Hamas afirma que "la causa palestina figura, tras la puesta en orden de la situación interior, entre las prioridades de todos los competidores".

"Esperamos siempre que el futuro régimen egipcio adopte la postura popular palestina más que la postura oficial de la Autoridad Palestina" del presidente Mahmud Abas, añade Musa Abú Marzuk.

Sin embargo, sigue creyendo en la formación de un gobierno palestino provisional no partisano, tal y como lo prevé el acuerdo de reconciliación con el partido de el Fatah de Abas.

"El retraso de la reconciliación provocó una gran frustración en la población palestina", lamenta el número dos de Hamas.

"Es cierto que habrá gente satisfecha y otra descontenta del fin del gobierno" de Hamas en Gaza en caso de aplicación del acuerdo, reconoce, "pero a fin de cuentas, está en el interés del pueblo, de nuestro movimiento y del Fatah el estar unidos y no tener divisiones que den pretextos a los árabes y otros para cerrar el grifo".

Concede que la gestión de Gaza por parte de Hamas desde junio de 2007 "no es irreprochable, se han cometido muchos errores y hay promesas que no se han cumplido" pero recuerda que ha sufrido "un severo bloqueo y una serie de crisis" y sobrevivido "a los planes para derrocarlo, por parte de hermanos del Fatah o del enemigo sionista, así como un boicoteo diplomático internacional".

"Hamas tiene relaciones oficiales con países europeos no miembros de la Unión Europea y contactos semioficiales con la mayoría de los Estados miembros de la Unión Europea", confirma sobre este tema.

Sobre Siria, que abandonó con la casi totalidad de la oficina del despacho político de Hamas tras la revuelta y la represión, admite que "fue uno de los países que más apoyó al Hamas". Pero aboga por una "solución política", dado que "el pueblo tiene derecho a reivindicar lo que estima se la ha denegado".

El dirigente de Hamas duda de la eventualidad de un ataque israelí contra las instalaciones nucleares de Irán y acusa a Tel Aviv de usar el asunto iraní como "diversión" de la cuestión palestina respecto a la administración estadounidense.

Te Puede Interesar