insólito

Demandó a su esposa por fea y ganó el juicio

Jiat Feng tuvo una hija y le salió muy fea. Entonces se lo reprochó a su esposa quien le explicó que la beba se parecía a ella antes de hacerse la cirugía estética.

El chino Jiat Feng era un hombre felizmente casado. Vivía con una hermosa mujer y muy alegremente se convirtieron en padres de una niña. Y allí se acabó el mundo de hadas. Feng notó que la bebé no solo no mostraba parecido a ninguno de los dos padres, sino que además era horripilante. Por lo tanto sospechó que la niña era producto de una infidelidad y pidió explicaciones. La respuesta lo dejó helado: su mujer le confesó que en realidad la beba se parecía mucho a ella antes de hacerse la cirugía plástica que le costó cien mil dólares.

Feng tuvo acceso a fotografías de su esposa antes de someterse a las múltiples cirugías y confirmó que la ‘fealdad’ de la bebé había sido flagrantemente heredada por el lado materno. Ante esto el desilusionado esposo demandó a su mujer, alegando que era demasiado fea y que lo había engañado al jamás confesarle que su sensual apariencia era producto de la habilidad de un médico y no de la generosa naturaleza.
Autoridades locales de una ciudad al norte de China dimitieron en favor de Feng y ahora será recompensado con ¢120,000 dólares. Y tal vez los pueda usar para operar a la niña.

Fuente: Infonews

Te Puede Interesar