El martes asume la presidencia

A días de su asunción, Hollande mantiene su meta de déficit

El presidente electo de Francia aseguró que las cuentas están peor "de lo que decía el gobierno saliente". Sin embargo, insistió que mantendrá su compromiso de reducir el déficit al 3% en 2013.

Por Sección Internacionales

El presidente electo de Francia, François Hollande, dijo que ya contaba con un deterioro de las finanzas públicas por encima del previsto por el Gobierno saliente, lo que no impedirá que mantenga su compromiso de reducir el déficit al 3% en 2013, frente al 4,2% de la última estimación de Bruselas.

"Sabía desde hace semanas que había un empeoramiento de las cuentas mayor de lo que decía el Gobierno saliente", aseguró Hollande en Tulle (centro-sur de Francia), donde acudió para presentar su dimisión como presidente del Consejo General del departamento de Corrèze.

Sin embargo, Hollande, que el martes próximo será investido presidente y se desplazará a Berlín para entrevistarse con la canciller alemana, Angela Merkel, evitó ser tajante sobre las previsiones avanzadas por Bruselas, hasta disponer de un informe preciso acerca de la situación de las finanzas públicas.

"He solicitado una evaluación al Tribunal de Cuentas sobre la realidad presupuestaria de nuestro país", indicó el socialista Hollande, quien agregó que, a tenor de ese informe, se adoptarán "las decisiones necesarias".

El próximo presidente de Francia, proclive a introducir políticas de estímulo y crecimiento frente a las recetas de austeridad y rigor defendidas por Alemania y por su predecesor en el cargo, Nicolas Sarkozy, se ha marcado el objetivo de alcanzar el equilibrio presupuestario en 2017.

No obstante, el socialista hizo saber por medio de su consejero económico, Michel Sapin, que Francia respetará sus compromisos presupuestarios de cara al próximo año.

Las previsiones de la Comisión Europea (CE), comunicadas por el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, cifran el déficit de Francia en 2012 en el 5,2 %, idéntico al de 2011, y en el 4,2 % el próximo ejercicio, frente al 3 % anunciado por el Gobierno saliente.

"Esperamos que las autoridades francesas especifiquen las medidas proyectadas para 2013", indicó Rehn, quien matizó que la revisión del Ejecutivo comunitario se hizo "a política económica constante", pero que anticipó también un empeoramiento en materia de crecimiento, paro y deuda.

El crecimiento económico de Francia, según Bruselas, será del 0,5% en 2012, en línea con el programa económico de Hollande. Sin embargo, la actividad económica solo avanzará el 1,3 % en 2013, frente al 1,7 % que estimaban tanto el Gobierno saliente como Hollande.

A pesar de que el dato de las previsiones comunitarias empeora respecto a la estimación del pasado otoño, se mantiene por encima del crecimiento del 1 % que anticipa el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Hollande, por su parte, reconoció hoy que "las cifras no son buenas" y que se verá obligado a "cambiar lo que no ha funcionado" para cumplir su programa, que prevé un crecimiento que acelerará hasta el 2 % en 2014 y 2015, para situarse al 2,5 % anual hasta el fin de su mandato, en 2017.

"Será la recuperación de la confianza la que nos va a permitir acelerar en la búsqueda del crecimiento económico. No podemos lograrlo todo, pero tenemos que trabajar para restaurar la confianza", agregó el presidente electo tras conocer las previsiones de Bruselas.

Para ello, Hollande anunció en campaña que aumentará los impuestos, especialmente a los hogares más acaudalados y a las grandes empresas, y que contendrá la progresión de las finanzas públicas al 1 % de su volumen.

Otra de los retos que tendrá que afrontar Hollande es el paro, la mayor preocupación para el 83 % de los franceses, según los sondeos publicados la última semana.

Así, después de que Francia cerrase 2011 con una tasa armonizada de paro del 9,7 %, la Comisión estima que el desempleo seguirá creciendo en 2012 hasta el 10,2 % para estabilizarse al año siguiente a la altura del 10,3 %.

Y también aumentará la deuda, que, según Bruselas, pasará del 85,8 % del Producto Interior Bruto (PIB) en 2011 al 90,5 % este año y al 92,5 % en 2013.

Según el entorno del nuevo presidente, los datos adelantados por Bruselas validan el proyecto de Hollande, que consiste en "cambiar de política para controlar el gasto, aumentar los ingresos de manera justa y eficaz y, sobre todo, cambiar de política económica a nivel nacional y europeo para estimular el crecimiento", dijo Sapin.

Te Puede Interesar