Violencia policial

Dolor e indignación: amigos de Franco Díaz pidieron justicia en Casa de Gobierno

Unos 70 allegados al joven asesinado protestaron contra lo que consideran "gatillo fácil" y dieron su versión sobre lo que pasó. La dueña de la casa del suceso denunció amenazas. Mirá los videos.

Por Leandro Abraham

Familiares y amigos de Franco Díaz, el chico asesinado el sábado en Godoy Cruz en un confuso hecho donde un oficial de la Policía es el principal sospechoso, realizaron una manifestación en Casa de Gobierno en pedido de justicia.

Los aproximadamente 70 chicos que llegaron hasta el lugar en su mayoría habían participado de la trágica fiesta y aseguraron sin reparos que el asesinato de Franco fue un caso de “gatillo fácil” y que al joven le dispararon “a quemarropa”.

Según relatan los jóvenes, la fiesta se desarrollaba “con normalidad” y se estaban divirtiendo “sanamente sin molestar a nadie”, cuando la policía llegó y de muy mala manera los obligó a bajar la música y salir del domicilio.

“Llegaron con mala onda total, patearon la puerta y a los gritos y amenazándonos con armas de fuego nos dijeron que saliéramos todos afuera, pero a los que iban saliendo los molían a palos”, señaló a SITIO ANDINO Nicolás Gómez, amigo de la víctima.

Ante esto, el padre y la madre del chico que había organizado la fiesta salieron a hablar con los uniformados, quienes les dijeron que tenían que apagar la música y desalojar el lugar o “se pudría todo”.

“Mi marido les dijo que se vallan porque ya habíamos apagado la música pero los chicos se iban a quedar porque son todos invitados de la casa, ante esto el policía dijo que ya no había nada más que hablar y que iban a esperar en la esquina todo el tiempo que sea necesario para llevarse preso a cada joven que salga”, relató Ema Grigor, dueña de casa.

Según dijo Ema Grigor, en este momento el jefe del operativo (que se negó a identificarse) le dijo que ella y su marido “iban a aprender” a tratar con los uniformados y le aseguró que recibirían una visita posterior.

Acto seguido, los dueños de casa ingresaron rápidamente a la casa y junto con los chicos que estaban en la fiesta intentaron resistir los golpes a la puerta de la Policía que intentaba ingresar a la casa sin orden de allanamiento. Cuando la puerta se abrió, según comentaron, automáticamente un uniformado apuntó y disparó directamente al Franco Díaz.

Un jóven mostró las marcas de la agresión policial.

Siempre bajo la versión de los que estuvieron en la fiesta, el disparo que mató Díaz no fue el único que se efectuó, sino que se estucharon “más de 15 tiros” e informaron hay otra chica que tiene una herida de bala de 9 milímetros en la cara que está siendo operada en estos momentos.

Una vez que los jóvenes notaron que Franco Díaz estaba herido, uno de ellos se animó a salir de la casa y le dijo a los policías que no tiraran más porque había un chico herido gravemente, ante lo cual los uniformados ingresaron a la casa “por la fuerza”, sacaron al chico a la calle y lo trasladaron en la parte de atrás de una camioneta de la Policía "como a un perro".

Para desmentir rumores, la dueña de casa destacó que si bien normalmente se realizan este tipo de fiestas en su domicilio, “los chicos no estaban en el techo ni le tiraron piedras a nadie, fue la propia policía la que tiró piedras y balas adentro de la casa”.

Según comentó Grigor, hace menos de un mes se desarrolló otra fiesta similar en su casa por el cumpleaños de su hija donde la policía también acudió al lugar pero sólo pidió que bajen la música amablemente y se retiró sin mayores inconvenientes.

Luego de hablar con la prensa y pedir justicia a gritos 5 chicos que estuvieron en la reunión del pasado sábado por la noche mantuvieron una entrevista con la secretaria de Derechos Humanos, María José Ubaldini, quien les proporcionó una serie de promesas que no los conformaron.

Mirá los videos del relato de los amigos de Franco Díaz y los cánticos que entonaban en la protesta

 

 

Te Puede Interesar