rechazo

Un pueblo catalán declaró al Rey "persona non grata"

En medio de la polémica por su criticado viaje a Botsuana, por el que acabó pidiendo perdón, el rey Juan Carlos, de 74 años, fue repudiado en la localidad de Berga. Denunciaron que la familia real es "una herencia dictada por Franco".

Por Sección Internacionales

La localidad de Berga, situada en la provincia de Barcelona y con algo más de 17.000 habitantes, aprobó el jueves por la tarde una moción al respecto presentada por un partido independentista local, el CUP, según informaron hoy medios españoles.

La declaración del monarca como "persona non grata" alude a que el comportamiento del rey "se ha visto marcado por todo tipo de escándalos y delitos", en referencia su viaje a Botsuana para cazar elefantes.

Fue posible gracias a la abstención de los nacionalistas catalanes de CiU, que gobiernan en el ayuntamiento, y de los socialistas. El único concejal del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy votó en contra.

Juan Carlos I no es rey "como resultado de un proceso democrático, sino justo al contrario, como consecuencia de la herencia dictada por su antecesor, Francisco Franco", señala la moción, que retira además al dictador el título de hijo adoptivo que le fue concedido en los años 60.

El reinado de Juan Carlos "entronca directamente con el de su antepasado Felipe V de Borbón, responsable de la pérdida de libertades nacionales que todavía a estas alturas los 'Pasos Catalans' no han recuperado", añade.

El viaje privado del monarca a Botsuana en abril para cazar elefantes en uno de los peores momentos para la economía de España desencadenó la crisis institucional más grave en sus 36 años de reinado.

Su lujosa estadía en el país africano saltó a la opinión pública porque el rey sufrió una caída que le obligó a regresar para ser operado de la cadera. Al salir del hospital y en un hecho sin precedentes, pidió públicamente disculpas a los españoles, después de una tormenta de críticas.

Te Puede Interesar