La enfermedad de Chávez genera fuertes dudas en un año electoral

Ante la falta de información, todos los escenarios son posibles, inclusive la ausencia de Chávez y el nombramiento de un sucesor" para los comicios del 7 de octubre en los que el mandatario se mantiene favorito en las encuestas.

Por Sección Internacionales
La prolongada ausencia en la escena pública de Hugo Chávez y el hermetismo
sobre su tratamiento contra el cáncer que no acaba de culminar abre la puerta
a múltiples escenarios, incluida la designación de un sucesor, a
cinco meses de las presidenciales en Venezuela, según expertos.

 "Ante la falta de información, todos los escenarios son
posibles, inclusive la ausencia de Chávez y el nombramiento de un
sucesor" para los comicios del 7 de octubre en los que el
mandatario se mantiene favorito en las encuestas, dice a la AFP el
presidente de la firma Datanálisis, Luis Vicente León.

La línea mantenida por el oficialismo es que no puede haber
otro candidato que Chávez, pero los nombres del canciller Nicolás
Maduro (49 años), del vicepresidente Elías Jaua (43) o del
presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello (49), suenan
como eventuales sustitutos del mandatario en las elecciones y son
incluidos en muchos sondeos.

Los dos primeros son considerados del ala moderada dentro del
chavismo, mientras Cabello, un ex militar que participó en el
fallido golpe de Estado que Chávez encabezó en 1992, tiene un
discurso más radical contra la oposición.

Jaua será el presidente del nuevo Consejo de Estado, órgano de
consulta del gobierno cuya creación, anunciada esta semana, fue
interpretada por analistas como un paso hacia una eventual transición.
Chávez, que había asegurado que culminaría la semana pasada su
radioterapia contra el cáncer, partió de nuevo el lunes a Cuba
para "la recta final" del tratamiento, sin adelantar fecha de
retorno ni ofrecer ningún detalle.

Los venezolanos se han ido acostumbrando a las idas y venidas
nocturnas del mandatario a Cuba, donde desde marzo se somete a la
radioterapia contra una recurrencia del cáncer, cuya naturaleza y
gravedad se desconoce.

Su cuenta en Twitter es prácticamente el único medio de
contacto con el país y sus contadas apariciones públicas han sido
muy breves para un jefe de Estado habitualmente omnipresente e
hiperactivo.
La incertidumbre reinante ha llevado a los venezolanos a estar
muy pendientes de cualquier eventualidad, incluido dentro del
chavismo.
"Los oficialistas saben tanto como el resto de la sociedad
sobre la salud de Chávez, es decir, nada. Pero son quienes más
tienen que perder y no hay que ser muy perspicaz para suponer que
hay nerviosismo", dice Vicente León.
Entre las filas chavistas, cada vez son mayores los ecos sobre
divisiones internas y luchas por el poder.
Pero mientras el presidente, líder absoluto de la "revolución
bolivariana" que dirige desde 1999 cuando llegó al poder, "esté
vivo, los enfrentamientos siempre serán subterráneos, porque
Chávez todavía puede destruir" a quien pretenda sacar cabeza, agrega.
Así como el poder, la popularidad del mandatario apenas se ha
resentido con su alejamiento de la escena pública.
A cinco meses de los comicios, lidera todos los sondeos y el
último de Datanálisis de marzo le otorgaba el 44% de los votos
frente al 31% para su rival, el gobernador Henrique Capriles
Radonski, con más de 20% de indecisos.
Su estado de salud, además, ha eclipsado la campaña electoral.
 "La mayoría de los venezolanos no ha percibido hasta ahora una
ausencia tan notable que pueda alterar su voto y la utilización
política de su salud está teniendo un impacto positivo", dice a la
AFP el politólogo John Magdaleno.
"La pregunta, no obstante, es hasta cuándo podrá mantenerse
esta situación. Chávez necesita otros elementos para mantener su
ventaja" frente a Capriles Radonski, entregado por su parte a una
intensa campaña por el país, agrega Magdaleno.
   Oficialmente, la campaña arrancará el 1 de julio e
"independientemente" de la suerte del candidato saliente, "las
elecciones deberán celebrarse el 7 de octubre", dice a la AFP el
abogado constitucionalista Enrique Sánchez Falcón.
La ley electoral autoriza a reemplazar en cualquier momento a
un candidato que no pueda concurrir en las elecciones, recuerda.
Por otro lado, la Constitución establece que la ausencia
"absoluta" del presidente implica la convocatoria de elecciones si
se da durante los primeros cuatro años de su mandato y la
delegación de poderes en el vicepresidente en los dos últimos.
Vicente León señala que la falta de información fiable sobre el
cáncer de Chávez también permite barajar una última hipótesis: "El
presidente puede estar anticipando un regreso triunfal y, en ese
contexto, mientras más duras sean las especulaciones sobre su
salud, menos necesitará sorprender a su vuelta".

Fuente: Noticias Argentinas

Te Puede Interesar