Esperan más declaraciones
Caso Bento: liberaron a dos abogados acusados de pagar coimas
Jueves, 13 de mayo de 2021

Este miércoles fueron liberados los abogados Matías Aramayo y Martín Ríos, quienes quedaron involucrados en la investigación que se lleva adelante en la causa por asociación ilícita que tiene como supuesto líder al juez federal Walter Bento. Los acusados por pagar coimas decidieron declarar y por ese motivo obtuvieron el beneficio. 

Estos dos abogados están implicados por ser parte de la asociación ilícita y también por cohecho activo, es decir, pagar sumas de dinero para que sus defendidos sean beneficiados en causas federales. Estos letrados admitieron su participación y aportaron información para la causa, explicaron.  

El tercer abogado que continúa detenido es Luciano Ortego, quien pidió la excarcelación. Sin embargo, como no tienen intenciones de declarar, va a continuar detenido. 

La confesión de Javier Santos Ortega, quien luego accedió a la prisión domiciliaria.

 Otro de los que fue excarcelado fue Javier Santos Ortega, otro de los que está comprometido en la causa y ahora continuará el proceso con prisión domiciliaria. 

Santos Ortega había había admitido pagar unos 700.000 dólares a través de su abogado para tener beneficios. Ese dinero lo habría recibido en parte Bento, sostiene la investigación. 

Ahora podría declarar Juan Carlos Molina, otro de los supuestos beneficiados por las coimas y quien hasta ahora es asistido por la abogada oficial Verónica Romano.

Mientras se espera por nuevas testimoniales, el juez Eduardo Puigdéndolas continúa reproduciendo pruebas y en las últimas horas puso la lupa en la oficina de abogados oficiales del fuero federal.

.La causa que genera revuelo en la justicia federal investiga una asociación ilícita liderada por el juez federal Walter Bento con el objetivo de recibir coimas para liberar u otorgar beneficios a presos, la mayoría de estos investigados por contrabandos millonarios.

Cómo se pedían las coimas y cuál era el monto de los sobornos.

Se cree que entre el juez y los abogados que obtenían los beneficios para sus clientes, había un nexo, que era Diego Aliaga, el ex despachante de aduana asesinado en Lavalle.

El principal sospechoso de ese crimen, Diego Barrera, fue quien destapó esta situación y aportó pruebas. De esta forma, la justicia accedió a escuchas donde los abogados detenidos pactaban coimas de hasta 800.000 dólares para beneficiar a algunos presos. 


Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario