Carne a $359: estiman que el volúmen cubrirá sólo 2% del consumo de los mendocinos

Por Miguel Ángel Flores

Luego de los "cortes populares" lanzados a comienzos del 2021, el Gobierno nacional le dio otra vuelta a la tuerca de su política en busca de equilibrar el precio de la carne con una versión renovada que incluye 9 cortes a $359 por kilo. Pero en Mendoza ya hay dudas sobre su efecto: abasteros y comerciantes estiman que, como en la versión anterior, el volumen no alcanzará a cubrir la demanda de los consumidores.

A pesar de que a nivel nacional el consumo ronda 42 kilos per cápita anuales (llegó a su nivel más bajo del último siglo), en la provincia es relevante y de algún modo sostiene una suba de precios del 25% en el primer cuatrimestre. Según datos del sector, los mendocinos consumen más de 200 mil kilos por semana, frente a lo cual el abastecimiento esperado dentro del programa oficial resulta ínfimo.

"Para una provincia en donde se consume ese volumen, que lleguen entre 3 mil y 4 mil kilos semanales es un chiste. Dicho de otro modo, un anuncio para la tribuna, porque además no va a generar más oferta en el resto de la cadena", señaló Edgardo Fretes, secretario de la Cámara de Empresas de la Carne de Mendoza, en base a los resultados de la experiencia anterior y luego del nuevo anuncio del ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, que aseguró 8 millones de kilos para todo el país durante mayo .

Aunque la oferta del programa (irá hasta el 31 de diciembre, con actualizaciones trimestrales) aún no llega a los puntos de venta, la calidad de los cortes distribuidos es otro aspecto que ha generado críticas. Sobre todo porque muchos de los que se exponen en bandejas sobre las heladeras de supermercados contienen un mayor porcentaje de grasa que de carne. 

Del otro lado del mostrador, quienes atienden a los clientes les repiten lo mismo como una letanía, al estilo de Rubén: "La carne a esos precios acá no los va a encontrar, sí en algunos de los supermercados, que se llevan la mayor parte. No es para las carnicerías".  

¿Oferta o de demanda?

Desde el Gobierno defienden el propósito de facilitar el acceso a "los cortes que más consumen los argentinos", según Kulfas como parte de "un acuerdo integral", el cual promete 9 distintos: los ocho que ya formaban parte del plan, más la paleta "de modo de poder reforzar el consumo de cortes para cocción a la olla".

Mientras tanto, los precios no dejan de subir, más allá de la relación especial de los argentinos con la carne, obligaron en cierta forma a un "reformateo" del modo de comprar que ya no es necesariamente por kilo. Por su parte, quienes están en la actividad atribuyen el contexto inflacionario a un déficit que arrastra la producción ganadera desde hace tiempo.

"Aún no se recupera el stock ganadero previo al conflicto del campo, viene a un ritmo del 2% anual, poco para lo extenso del ciclo ganadero, que no es plantar y cosechar. Llegar a la parición del ternero, su engorde, lleva al menos 3 años. Por eso, aunque también se puede comprar carne a precios razonables y hay que buscar, es una cuestión de oferta, a raíz de algunos baches de stock, más que de demanda", diagnosticó Fretes.

Sin techo

En cuanto a los precios, desde la Cámara advierten que "no se ve todavía" un tope a las subas que ya equilibraron los valores en las pizarras. Actualmente, en las carnicerías de barrio y otros puntos de venta difícilmente se pueda encontrar algún tipo por debajo de los $600 en promedio, incluso los que históricamente han sido más económicos.

De acuerdo a un relevamiento de precios de la Dirección de Fiscalización y Control de la provincia, en un año, solamente en cadenas de supermercados la variación fue del 87% en Mendoza, en base a un corte testigo. 

Respecto a la implementación del nuevo programa, el responsable de la Dirección, José Cortez, aseguró que aún espera precisiones de la Nación sobre cómo se implementará en Mendoza. En cuanto a la evolución constante desde el 2020, el funcionario consignó que "incluso se dió dentro de Precios Cuidados, en el orden del 83%", lo que representa más del doble de lo que aumentaron otros productos básicos del listado de casi 100.

Sin dudas la carne es uno de los productos de la canasta que más se han encarecido el último tiempo, al punto de nivelarse en las pizarras independientemente del tipo de corte elegido; actualmente, la brecha se polarizó entre los tradicionalmente "caros" (lomo, por ejemplo, que ronda los $850, o entraña) y un nutrido lote de "baratos" que en realidad para el asalariado no lo son tanto.

En ese grupo aparece el  matambre ($720 promedio),  blanda de primera como la nalga, ($699) al mismo nivel de precios que la punta de espalda o cuadrada, mientras que el piso lo sostienen unos pocos: bollo de paleta, tapa de nalga o paleta, en torno a los $550, sin contar el siempre popular osobuco para el puchero (alrededor de $400).

Te Puede Interesar