jueves 1 dic 2022
Mantener las medidas sanitarias

Aire acondicionado, ventilador, pileta y calor: qué tener en cuenta para pasar un verano covid

Por Florencia Rodriguez 24 de octubre de 2020 - 00:00

Apenas asomaba el otoño en Argentina cuando se decretó el 20 de marzo el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio en el marco de la pandemia por coronavirus. La enfermedad desembarcó en época de bajas temperaturas y encierro. A pocas semanas de la llegada del verano y el calor que habitualmente azota a Mendoza, surgen preguntas que hace 7 meses atrás eran, quizás, inimaginables: ¿Cuál será el impacto del virus en época estival? ¿a qué deberíamos estar atentos?¿se podrá utilizar el aire acondicionado o el ventilador para paliar las olas de calor?¿qué pasaría con las piletas?

Ante estos interrogantes, SITIO ANDINO, consultó a Sergio Saracco, médico mendocino, miembro del Comité Científico de la Asociación Toxicológica Argentina y de la Sociedad Iberoamericana Salud Ambiental quien brindó algunas respuestas y recomendaciones para tener en cuenta este verano, el primero que pasará Argentina en contexto de pandemia.

El profesional se apresuró a aclarar que las altas temperaturas no terminan con el virus, es decir, no lo aniquila pero sí se reducen las probabilidades de contagio siempre y cuando se sigan respetando las medidas sanitarias como: uso de tapabocas, distanciamiento social y hábitos de higiene personal que incluyan lavado de manos con agua y jabón y el uso de alcohol en gel.

"Este no es un virus estacional, es decir, no respeta invierno o verano, sigue presente, no hay que olvidarlo. No obstante, el clima de Mendoza en verano no haría muy propicio su contagio y aquí se combinan varios elementos: primero el mantener los ambientes ventilados es fundamental, algo que en invierno no se podía hacer por las bajas temperaturas", comenzó a explicar Saracco.

"Seamos claros: el coronavirus continúa presente pero en verano debería disminuir la cantidad de contagios porque es posible, como decía, mantener los ambientes bien ventilados y así bajar la concentración viral en el aire que, de esta manera, se estaría renovando todo el tiempo. Entonces, abrir puertas y ventanas sumado al clima seco y cálido de la provincia hace menos propicio el riesgo y cae la cantidad de contagios como sucedió en Europa", sumó.

Aires acondicionados y ventiladores: ¿sí o no?

Saracco aclaró que la diferencia está entre el uso privado y el público. En el segundo de los casos, lo recomendable es evitar utilizarlo y explicó los motivos:

"Cuando estoy con mis allegados, el riesgo lo asumo dentro de mi casa donde no estamos con barbijos. Algo distinto ocurre en espacios públicos donde convivo con otras personas, por ejemplo, con compañeros de trabajo. En el caso de los ventiladores, no son recomendables en sitios de trabajo porque aún manteniendo distancia, el virus puede propagarse por todo el lugar con gran facilidad y velocidad y el riesgo de contagio crece. Se genera una suerte de torbellino de aire con carga viral que se esparce por todas partes y no hay distancia que pueda evitarlo", expuso

En cuanto a los aires acondicionados, los que más se utilizan son los "splits" que no permiten la circulación externa sino que es el aire interior el que recircula en el lugar. "Lo que se puede hacer cuando las temperaturas lo demanden es encenderlo a baja velocidad y siempre apuntando lo más alto posible, y no en dirección hacia donde se encuentran las personas", dijo.

Y sumó: "No obstante, sería de enorme importancia mantener ese ambiente con una o más ventanas- dependiendo de las dimensiones del lugar- abiertas para asegurar el recambio de aire con el objetivo de bajar la carga viral. Si estamos todos encerrados y con el aire acondicionado encendido, el riesgo aumenta. La renovación del aire de manera constante es clave".

Por otra parte, existen equipos de refrigeración central. Estos permiten la circulación externa y no en modo recirculación. "De esta manera, permanentemente ingresa aire de afuera, con filtros HEPA, que filtran y contienen el 99% de los virus que puedan inmiscuirse, son los mismos que tienen los aviones y se recomienda limpiarlos con mayor frecuencia".

Piletas: siempre al aire libre

"No hay evidencia de que haya transmisión en las piletas. Por un lado, debido a que utilizando cloro al 0,1% es suficiente para liquidar al virus. Con eso y la radiación solar, el riesgo es muy bajo. El tema es el antes y el después de la pileta, cuando se visita el vestuario o loa baños que son espacios pequeños, poco ventilados y donde hay radiación directa", señaló el médico.

"Si voy a la pileta (no debe ser techada) no debo meterme al agua con el barbijo o tapabocas puesto, esto que parecería una tontería es fundamental porque al mojar la tela se puede producir la asfixia. Una vez dentro de la pileta la recomendación es tratar de mantener la distancia con las otras personas y cuando salgo, seguir a dos metros de otras personas y ahí sí, utilizando cubrebocas. Habrá que trabajar en ese tema porque no es recomendable la aglomeración de personas en campings o natatorios. Siempre el distanciamiento social es lo más importante para evitar contraer coronavirus", enfatizó Saracco.

Y concluyó: "El coronavirus es muy vulnerable, alcanza con recordar que, afortundamente, con medidas simples como el lavado de manos con agua y con jabón, la desinfección con lavandina y alcohol, el distanciamiento social y el uso de tapabocas, se puede evitar. Ni siquiera en verano debemos dejar de acatar estas medidas".

Te Puede Interesar