El día después de la salida de Latam: testimonios de mendocinos afectados

Por Miguel Ángel Flores

Oficinas cerradas. Notificaciones de conciliación obligatoria por devolución de dinero debajo de la puerta. Y mendocinos que habían sacado pasajes incluso un día antes, agolpándose en el ingreso de la sede céntrica de Latam Argentina, a menos de 24 horas de confirmarse el cese de operaciones de la aerolínea chilena para vuelos de cabotaje en el país, son las pinceladas del cuadro que dejó la compañía en el mercado mendocino tras su salida.

Juan, el portero del edificio, le cuenta a Sitio Andino que el local lleva tiempo cerrado. Afuera predomina el desconcierto y malestar. Como el de Lilia Lira, una docente que tenía que viajar a Buenos Aires el 15 de mayo y la pandemia obligó a reprogramar su vuelo desde Mendoza, uno de sus 12 destinos domésticos desde y hacia dónde Latam, sumida en el Procedimiento Preventivo de Crisis, deja de operar después de 15 años.

"Me dieron esto (muestra su nuevo código de reserva, con fecha para setiembre) en su momento. Pero con lo que ha pasado todo cambió. Ni siquiera me sirven las millas como viajero frecuente, quiero que me devuelvan los $15 mil que pagué", se descarga Lidia, quien volaba de El Plumerillo a Aeroparque al menos una vez al mes y no descarta un reclamo ante la Dirección de Defensa del Consumidor si no obtiene una respuesta satisfactoria pronto.

Mientras en el frente de la filial mendocina de Latam un cartel reza: "Planificate ahora, viajá después", con un whatsapp y un correo para comunicarse y recibir asesoramiento "en la compra de tu viaje con los mejores beneficios", aunque no dan respuestas. Como las que espera Jorge Morábito y su esposa Luisa, cuyo entusiamo por el próximo viaje a Europa por el  para visitar a sus hijos ahora es incertidumbre sobre cuándo y cómo podrá hacerlo efectivo. 

Reservarlo le costó 1.800 euros, pero lo llamativo es que Latam se lo vendió el martes 16, un día antes de comunicar la decisión de dejar de operar desde Argentina. Según Jorge "si vamos a salir desde Santiago de Chile o desde Ezeiza, lo que quiero saber al menos es si al menos nos van a reconocer un transfer hasta el aeropuerto. Obviamente la idea es evitar asumir un costo extra por algo que no es responsabilidad nuestra".

Reclamos y promesas

Mientras, como si desconociera la situación, un oficial notificador de la Municipalidad de Godoy Cruz desliza bajo la puerta de vidrio una notificación con una cita: el jueves 25 de junio a las 13. Es parte de una audiencia de conciliación con un cliente que espera recuperar su dinero vía reclamo administrativo, y a la que, a juzgar por el presente, difícilmente alguien asista por Latam. 

Al márgen, durante el "día después" seguían sumándose mendocinos en busca de una certeza que la línea 0800 de aerolínea para reclamos tampoco devolvía.

"Me harté de llamar, por eso vine" cuenta Silvia, sin saber qué pasará con su pasaje a España, con fecha inicial de despegue en abril, por el que desembolsó 1.400 euros y en principio sólo puede cambiar una vez antes de agosto para estirar su vigencia un año si costo. "Si lo hago por segunda vez me  van a cobrar un recargo del 30%, que es lo que menos quiero en este momento. Pero tampoco puedo esperar hasta el 2021 para viajar", advierte.

Por lo pronto, la promesa de la compañía es reintegrar "en los próximos 30 a 45 días" el importe de los tickets abonados con tarjeta de crédito, por el mismo canal. Si fue en efectivo o con débito, el pasajero deberá ingresar a latam.com/administratuviaje.

En cuanto a rutas internacionales, según informó la firma, "se podrá cambiar la fecha de vuelo sin costo ni diferencia de tarifa" sujeto a disponibilidad y vigencia del ticket, de 1 año desde la fecha de inicio del viaje. Otra alternativa es solicitar un "travel voucher" para usar hasta el 31 de diciembre de 2021 en cualquier ruta de Latam.

Te Puede Interesar