Aseguran que "ya encontraron el equilibrio"
Clases virtuales: la DGE reconoció el exceso de material para tareas
Jueves, 26 de marzo de 2020
Por: Mauricio Vasca

Desde que la Dirección General de Escuelas (DGE), en concordancia con las medidas dictadas por el Gobierno provincial para prevenir contagios por coronavirus, se tomó la decisión de suspender las clases presenciales, y por eso las instituciones educativas de Mendoza debieron adaptarse a estas disposiciones y hace más de una semana están dictando las asignaturas de manera digital.

Esta nueva forma de enviar el material educativo recibió varias quejas por parte de los padres de los alumnos, quienes sostuvieron que se envió en demasía, saturando así a los niños y a los adultos que tenían que corregir lo del aula virtual sumado a las respectivas obligaciones de esta situación particular que se está viviendo como sociedad y a nivel mundial. 

Graciela Orelogio, subsecretaria de Educación, argumentó que esta situación se debió a que "en la primera semana a todos nos agarró la desesperación de que los chicos no tuvieran material para trabajar. Creo que todos pecamos de exceso".

"Sobre todo pasó mucho en los alumnos de los años más chicos, de primer, segundo y tercer grado, que habían comenzado un proceso que cuando lo cortás es difícil volver a retomarlo. Entonces a los docentes les agarró la desesperación de no dejarlos a los chicos con ese proceso cortado. Y en la secundaria pasó sobre todo en el primer y segundo año, en donde estos primeros meses son básicos para la adaptación de los alumnos. Entonces ahí también hubo mucha tarea", completó Orelogio en diálogo con Sitio Andino.

Además, la subsecretaria consideró que con el correr de los días se ha encontrado un equilibrio en el envío de actividades: "Creo que esta semana, hasta nosotros mismos en la DGE, nos hemos tranquilizado un poco y hemos regulado las tareas. Esta semana que va a ser corta nos servirá para encontrar el equilibrio, sobre todo pensando en que esto no dure solo hasta el 31. Todas las escuelas han estado encontrando ese balance. Pedimos las disculpas pertinentes de algo que estamos aprendiendo todos".

Graciela Orelogio, subsecretaria de Educación de Mendoza.

En cuanto al contenido que se les envía a los alumnos, Orelogio comentó: "Nosotros la semana pasada desde la DGE enviamos una tarea obligatoria con el fin de que todo el sistema educativo se informe acerca del coronavirus, desde los niveles iniciales hasta la secundaria. El objetivo era que se interioricen y tomen conciencia de esta nueva enfermedad, no llenarlos de tarea. Y la verdad que tuvo un buen resultado porque tuvimos muchísima recepción de tareas por parte del alumnado".

"A partir de esta semana la tarea que envía la DGE tiene que ver con desafíos científicos, matemáticos, tecnológicos y de lectura. En los próximos días los chicos tienen la tarea que estrictamente le envía la escuela y tienen el apoyo de la DGE a través de algo más lúdico con la idea de que se despejen", añadió.

La funcionaria de Educación también destacó la buena respuesta por parte de alumnos y docentes: "La verdad que para no haberlo practicado nunca el balance de esta primera semana ha sido excelente. El 95% de las escuelas respondió rápidamente y el día miércoles de la semana pasada los chicos ya estaban con actividades en sus casas. Por ahí las escuelas secundarias están un poco más acostumbradas a trabajar de manera no presencial, pero la primaria y el nivel inicial es básicamente presencial. Entonces el trabajo que lograron en tres o cuatro días fue emocionante".

Por último, Orelogio expresó cómo se están preparando las escuelas en caso de que la cuarentena obligatoria se extienda: "Hemos tenido muy buena respuesta de todas las directoras, quienes ya están preparándose para tener al menos unos días más de aislamiento. Por supuesto que después del primero de abril cada escuela tendrá que ir ajustando el tema de la evaluación. Esta primera época nos ha servido para acomodarnos, pero ya a partir de la próxima semana habrá que pensar en que los chicos avancen en los programas y podamos empezar con las evaluaciones".

Un docente da su punto de vista sobre las clases digitales

Alejandro Ruiz, profesor de Lengua y Literatura en el nivel secundario, contó su experiencia sobre el dictado de clases online: "La respuesta por parte de los alumnos es diferente porque tiene que ver el contexto de cada escuela. Yo trabajo en dos escuelas (Victoria Ocampo en el barrio Brasil en Godoy Cruz y Profesores Mendocinos en el barrio Los Alerces II en Carrodilla) en donde la comunidad tiene dificultad para acceder la tecnología, entonces nos manejamos principalmente por WhatsApp".

"Al no tener la posibilidad de contar con una computadora para hacerlo de manera digital y enviar un correo, lo que hacen es escribirlo a mano y enviarnos fotos a los profesores. La escuela Profesores Mendocinos es un establecimiento que da merienda a los alumnos. Entonces cuando los padres van una vez por semana a buscar la ración de alimento, la escuela puede imprimirles el material y entregárselo. Pese a estos inconvenientes, la respuesta ha sido positiva y los docentes ponemos mucho de nuestro lado para poder facilitar eso", completó el docente.

La Escuela Victoria Ocampo de Godoy Cruz.

En referencia al envío de material, Ruiz manifestó: "Considero que el material que se ha enviado ha sido lo que corresponde. El tema es que a los chicos se les ha juntado mucho porque todas las materias han enviado en la misma cantidad de días todos los trabajos pertinentes. El envío de material debe ser acorde a lo que uno trabaja en el curso. Por ejemplo, yo los lunes y jueves les doy Literatura a los chicos de cuarto, entonces la actividad tiene que ser acorde a lo que se trabajaría en el aula. Por lo general les damos entre cinco y siete días para que hagan la tarea".

"Las tareas que se le envían a los alumnos tienen que ver con el temario del ciclo lectivo actual. Desde el área de Lengua estamos fomentando trabajos prácticos, guías de lectura, siempre dependiendo del año. Lo que también queremos fomentar es que los chicos nos compartan videos leyendo algún libro que les guste, obviamente también está sujeto a la disponibilidad tecnológica de cada comunidad educativa. En mi caso particular me he hecho una cuenta de Instagram con la única finalidad de que mis alumnos me hagan consultas y de esta forma se descomprime un poco el WhatsApp. Si bien es algo informal y para los más catedráticos no debe ser lo más correcto, estamos en una situación que lo amerita y creo que es una buena manera de llegar al estudiante", cerró el profesor, quien también da clases en la escuela José Vicente Zapata de Ciudad.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario