Poder Judicial
La Corte dispuso el traslado de personal entre fueros y despertó críticas del gremio
Martes, 18 de febrero de 2020
Por: Redacción de SITIO ANDINO

A través de la Acordada Nº 29.480, la Suprema Corte de Justicia de Mendoza dispuso una readecuación del personal de los tribunales del fuero civil para abastecer al fuero de familia, a raíz del incremento de causas en este último. Esta decisión generó un fuerte rechazo del gremio de Judiciales que calificó la medida como "inconsulta, antidemocrática" y señaló que afecta los derechos laborales de los trabajadores del Poder Judicial.

La Acordada se publicó este lunes y lleva la firma de los jueces supremos Jorge Nanclares, Julio Gómez y Omar Palermo. Manifiestan que "la presente acordada tiene como principal objetivo la reorganización de tareas y mejoramiento de las oficinas judiciales, para su óptimo aprovechamiento y la organización de las tareas, funciones y roles de cada uno de los integrantes de los tribunales".

Aclara que los modelos de oficinas judicial del fuero civil y del fuero de familia "requieren adecuar sus estructuras por su carga de trabajo, la relación de recursos humanos (funcionarios y auxiliares), necesidades e implementación de la oralidad y la tramitación de oficio que exigen algunos procesos en el fuero de familia".

Concretamente, el tribunal dispuso el traslado de personal del fuero civil al fuero de familia, basándose en una serie de informes que exponen que en los últimos años ha habido una disminución de causas en el primero y un incremento en el segundo.

Los datos surgen de los estudios realizados por la Oficina de Estadísticas, la Secretaría de Gestión y Control y la Dirección de Recursos Humanos del Poder Judicial.

Estos relevamientos indican que en la Primera Circunscripción, el fuero civil desde el año 2006 disminuyó el ingreso de causa en un 56%, pasando de un ingreso de 19.628 a 9.303 causas en el año 2018, cerrando el tercer trimestre de 2019 con un total de 8.636 causas.

Aclaran que en esta circunscripción el fuero civil cuenta con 30 jueces, por lo cual la carga laboral es de aproximadamente 288 procesos por cada magistrado del fuero.

Por el contrario, en el fuero de familia se incrementó el ingreso de causas en los últimos años en un 60,3%. Explican que en el año 2006, ingresaron 21.256 causas; en el año 2018 ingresaron 28.565 causas; cerrando el tercer trimestre del 2019 con un total de 28.980 causas.

En tanto, señalan que este fuero cuenta con 13 jueces en la Primera Circunscripción, por lo cual la carga laboral es de 2.229 procesos por cada magistrado del fuero.

Entre los fundamentos de su decisión de reorganizar el personal, los ministros expresan que la Corte tiene la atribución de adecuar los recursos humanos y materiales, en el marco de la ley, conforme a las nuevas necesidad y posibilidades tecnológicas, a las reformas en los modelos de gestión de oficinas judiciales, y equilibrando las caras de trabajo entre los distintos fueros.

Asimismo, resaltan que "las restricciones presupuestarias requieren adoptar acciones para maximizar los recursos humanos existentes".

De esta manera, la cúpula del Poder Judicial resolvió aplicar el modelo de gestión asociada en todo el fuero judicial, familiar, de paz y concursal y, al mismo tiempo, dispuso un refuerzo de personal para los tribunales de familia.

Apunta a reducir el número de secretarios del fuero civil e incrementar a los prosecretarios en el fuero de familia. Asimismo, cada tribunal estará a cargo de un Secretario de Gestión que distribuirá el trabajo entre las distintas áreas en forma equitativa y conforme al flujo de trabajo.

Por otro lado solicita al Poder Legislativo y al Poder Ejecutivo la creación de 10 cargos de jueces de familia, para Las Heras, Godoy Cruz, Luján de Cuyo, Maipú, Lavalle, San Rafael, San Martín, Tunuyán, y dos para el tribunal de Mitre y Montevideo.

El malestar del gremio

Tras conocerse los detalles de la acordada, la Asociación Gremial de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial difundió un comunicado en el que rechazaba la medida por impulsar una reforma judicial de forma "inconsulta, antidemocrática y violatoria de los más elementales derechos laborales".

El gremio de Judiciales se declaró en estado de alerta y movilización cuestionando que una reforma de esta magnitud debería ser "el resultado de un amplio, profundo, calificado y democrático debate de toda la sociedad mendocina".

"La Suprema Corte, al contrario de lo que afirma la acordada en cuestión, no tiene las atribuciones para emprender sola esta tarea. Salvo que lo que se quiera es reproducir los errores cuando no el fracaso liso y llano en la implementación de las reformas ya realizadas, a espaldas de la ciudadanía y las instituciones democráticas", expresa duramente el comunicado sindical.

Remarca que la Suprema Corte no tiene las atribuciones para modificar las condiciones de empleo y trabajo de los agentes del poder judicial sin antes plantear eso en una comisión paritaria.

Esta es la Acordada Nº 29.480:

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario