La víctima era no vidente

"Devolveme la plata", la frase que desencadenó el brutal crimen en Ciudad

Por Hernán Adrover

Pablo Emmanuel Aguilera (33), conocido como el "Ciego", fue asesinado este domingo por la madrugada luego de una pelea ocurrida en una casa de Ciudad. Según la investigación, encaminada a través de testimonios e indicios, el problema comenzó cuando una mujer que estaba con la víctima, le habría robado una billetera con plata a dos individuos que luego terminaron matando a puñaladas al hombre. Los autores están detenidos y serán imputados por homicidio simple en calidad de coautores. 

La novedad surgió pasada la 1 cuando un llamado al 911 alertó sobre un hombre que había sido ultimado de varios puntazos y que una mujer estaba herida tras una pelea ocurrida en una casa de la manzana C del barrio Aeroparque, cerca del San Martín.   

Aguilera, quien tiene ese apodo entre sus allegados porque nació no vidente, estaba sin vida producto de dos puntazos que recibió en el cuello y en el pecho. "La herida tocó alguna arteria porque la casa estaba llena de sangre. Demasiado violento", afirmaron en referencia al hecho. 

El cuerpo yacía en un pasillo de la vivienda, entre la cocina y el comedor. A partir de ese momento los efectivos indagaran sobre lo ocurrido y se le dio intervención a las autoridades de la Oficina Fiscal Nº2, que tomaron las primeras medidas. Luego, el caso lo instruyó el fiscal Gustavo Pirrello, de Homicidios. 

En la casa también estaba Silvia de las Mercedes Pereyra (53), quien también presentaba golpes en la cabeza y puntazos en la zona del glúteo. El testimonio de esta mujer y de otros testigos que presenciaron el ataque, permitió que personal de la Unidad Investigativa de Ciudad y de los efectivos de la jurisdicción, encontraran a los dos autores en una casa de la manzana 7. 

En ese domicilio encontraron y detuvieron a Carlos Aurelio Tejada (72). En el inmueble confiscaron un cuchillo de 30 centímetros con mango de madera y manchas de sangre y ropa con sangre que estaban en un lavarropas para ocultarlas. 

Pero además, los rastros hemáticos estaban por todo el piso y en la bacha de la cocina también habían rastros porque se lavaron las manos para desvincularse del homicidio. En tanto, en el Hospital Lagomaggiore capturaron a Guillermo Miguel Camus (51), quien tenía sangre en su ropa. Ambos quedaron detenidos y en las próximas horas serán imputados por homicidio simple como coautores, porque ambos le quitaron la vida a la víctima.

El móvil del crimen

Según la reconstrucción y la principal hipótesis sobre cómo se inició todo, apunta a un problema de plata. Si bien no saben de qué monto se trata, lo cierto es que, aparentemente, Silvia Pereyra llegó a la casa de los dos acusados y se robó una billetera con el dinero. 

A raíz de esa situación, los ahora detenidos se dirigieron rápidamente a la casa de la mujer para reclamarle las pertenencias. Enfurecidos y con bastante alcohol en sangre, Tejada y Camus comenzaron a patear la puerta del domicilio hasta que lograron entrar a lo de Pereyra. 

Ya adentro y, al grito de "devolveme la plata", encontraron a la dueña de casa y, para recuperar el dinero, comenzaron a pegarle de manera salvaje. "Le pegaron con un elemento contundente en la cabeza y la apuñalaron. Cuando Aguilera fue a defenderla, los dos (por los autores) se le fueron encima y lo mataron", explicaron las fuentes. 

Tras el hecho, huyeron de la escena frente a varias personas que presenciaron el hecho y que permitieron su posterior captura. 

El "Ciego" fue noticia

Aguilera fue detenido por policías tras unos disturbios en la calle.  Foto: Gentileza Diario Los Andes.

En octubre del año pasado, Pablo Aguilera fue noticia porque un par de policías lo detuvieron por generar disturbios en la vía pública en calles San Martín y Lavalle, en pleno centro. 

En aquel momento, el "Ciego" estaba pidiendo limosma con un tarrito y tenía un bastón para movilizarse, expresaba el artículo de Diario Los Andes. 

En aquel momento hubo algo de bronca de las personas que presenciaron el operativo policial al entender que se estaban abusando de su autoridad. Lo cierto es que el no vidente terminó demorado en la Comisaría Tercera de calle Rioja. 

Tras el crimen de Aguilera, algunas fuentes que conocían su historia y movimientos, explicaron que "no veía pero sabía tomar, drogarse y tocar a gente en el colectivo", afirmaron. 

Te Puede Interesar