Guaymallén

Crimen del policía: creen que el asesino es un taxiboy

Rodolfo Darío Barrera (46) fue asesinado de un puntazo en su casa de Guaymallén. Por su estilo de vida, creen que lo mató un amante.

Por Hernán Adrover

Los investigadores tienen algunos indicios que los pueden llevar a saber quién asesinó al policía Rodolfo Darío Barrera (46), el hombre que fue hallado apuñalado en el cuello en su casa de San José, Guaymallén, y que luego murió en el Hospital del Carmen. Esto porque la víctima no tenía una relación estable y creen que estuvo con alguien a quien le habría pagado para mantener relaciones. Si bien no descartaron el robo como móvil porque faltaban un tele, dinero y otros electrodomésticos, la principal hipótesis apunta a un crimen pasional.

Barrera era suboficial y se desempeñaba como inspector en la Comisaría 16ª de Las Heras. De buen comportamiento entre sus pares pero conocido con un perfil introvertido y reservado. Sus vecinos también lo definieron como "una excelente persona y servicial. Una vez llevó al hospital al hijo de un vecino que se estaba ahogando", ejemplificó una mujer que se encontraba sorprendida por el crimen que se descubrió pasadas las 3 en calle Las Heras 1515.

La escena: el policía fue hallado en su casa de calle Las Heras 1515 de San José. Murió en el Hospital del Carmen. 

En la casa faltaban algunos elementos: un televisor, dinero, las llaves de la casa, un home cinema, un equipo de música y el arma reglamentaria del policía, la pistola 9 milímetros. Además, en la vereda de la propiedad, quedó estacionada la moto marca Corven del efectivo. Esto hizo creer que se trató de un homicidio en ocasión de robo pero esa línea investigativa, con el paso de las horas, perdió fuerza.

Por esa razón, apuntaron a su círculo íntimo. Esto porque Barrera no tenía una relación estable y, según explicaron, era un hombre que mantenía relaciones sexuales con otros hombres a cambio de dinero. Con esta información y, con otros indicios, apuntaron rápidamente hacia un taxiboy.

Si bien aún no lo tienen identificado, esperan el resultado de algunas pericias de Policía Científica para saber si algunos rastros que levantaron de la escena dan positivo con alguna identidad. Además, en el laboratorio del Cuerpo Médico Forense se realizará un cotejo de ADN con muestras de sangre que se lavantaron en la casa, específicamente en el comedor, para confirmar si el patrón genético coincide con alguno de los cuatro sospechosos que están demorados y a disposición del fiscal especial Juan Manuel Bancalari.

Sin embargo, detallaron que ninguno de los que está demorado tiene relación directa con el hecho de sangre por lo que el autor material se encuentra en la clandestinidad. Por esa razón, esperan un par de medidas para encaminar el caso y, con estos datos que recolectaron, tratan de confirmar que fue ultimado por un amante ocasional. 

En la casa que allanaron y donde detuvieron a los sospechosos, no encontraron los elementos que le sacaron al policía asesinado. Hasta el domicilio, sobre calle Pedernera, llegaron porque los canes adiestrados de los policías siguieron un rastro y marcaron una casa. De esa manera, los apresaron en busca de pistas o datos relevantes para la causa. 

El teléfono celular, la pieza clave del caso

En la casa de Barrera los policías encontraron y confiscaron el teléfono celular de la víctima. Este elemento es fundamental en el expediente porque por estas horas será analizado. De esa manera, podrían, establecer dónde estuvo el policía momentos antes del hecho y así determinar quién era su acompañante.

Una de las versiones indica que la víctima había ido a un boliche -podría ser Queen- u otro bar similar y que de ese sitio se fue con una persona. Si bien unas versiones indican que el hombre llegó solo a su casa, otras señalan que estaba acompañado. 

"Como a la 1 escuché algunos ruidos como una pelea pero no supe que era hasta que después salí a las dos horas y vi a los policías en la casa de Rodolfo. Después me enteré que lo mataron de una puñalada", señaló una vecina a pocos metros de la escena. 

La víctima tenía 46 años y trabajaba en la Comisaría 16°.

Por otro lado, indagarán sobre las últimas personas con las que tuvo contacto para saber si alguien puede aportar información o saber quién sería el supuesto taxiboy con el que estuvo Barrera. Hasta esta tarde, no habían más personas detenidas. 

"Estuvo de novio pero hacía como cinco meses que no lo veíamos a ese hombre. Cuando iba a comprar y se refería a esta persona lo nombraba como un sobrino pero era su pareja. Pero en las últimas semanas estuvo con otro pero no se lo veía mucho, no lo conocía. Creo que también era policía", señaló una vecina. Esta última frase les hizo pensar a los pesquisas otra nueva línea investigativa, explicaron. Por lo que no descartan la posibilidad que el presunto autor haya sido otro efectivo. 

El hecho fue descubierto pasadas las 2 de este domingo cuando el propio policía llamó al 911 y aviso que había sido víctima de una supuesta entradera. Los policías que llegaron forzaron la puerta y entraron. Encontraron a su par tirado en el comedor y con un puntazo del lado izquierdo del cuello. 

Fue trasladado al Hospital del Carmen de Godoy Cruz y murió pasadas las 5. En la casa faltaban electrodomésticos, dinero y las llaves de la casa, la cual estaba cerrada. La víctima, antes de morir, explicó que había sido drogada para robarle. El caso es investigado por la Fiscalía Especial.      


 



Te Puede Interesar