miércoles 7 dic 2022
En Caracas

El gobierno de Colombia y el ELN reanudan las negociaciones de paz

Los delegados del presidente de Colombia y del ELN dijeron en un comunicado que acordaron "reanudar con plena voluntad política y ética el proceso de diálogo".

22 de noviembre de 2022 - 09:15

El gobierno de izquierda de Colombia y la guerrilla marxista del Ejército de Liberación Nacional (ELN) reanudaron hoy en Venezuela negociaciones de paz con "plena voluntad política y ética" y bajo el lema "la paz es nuestro sueño, los cambios, nuestro camino", luego de que el proceso fuera suspendido en 2019 por el entonces presidente Iván Duque.

Delegados del actual presidente de Colombia, Gustavo Petro, y del ELN dijeron en un comunicado leído en público en Caracas que acordaron "reanudar con plena voluntad política y ética el proceso de diálogo" como "demanda la gente de los territorios rurales y urbanos que padecen la violencia y la exclusión y otros sectores de la sociedad".

El documento, titulado "La paz es nuestro sueño, los cambios, nuestro camino", marcó también que las delegaciones se han "encontrado con disposición, optimismo, certeza y esperanza" para la reanudación del diálogo.

El texto, que fue leído en un acto seguido por una conferencia de prensa en un hotel caraqueño, indicó que para "construir la paz a partir de una democracia con justicia y con cambios tangibles, urgentes y necesarios" y "dando la mayor participación posible".

Además, los delegados agradecieron la "persistencia, el compromiso y presencia" de los países garantes del proceso: Venezuela, Cuba y Noruega.

Durante la conferencia de prensa hablaron el Alto Comisionado para la Paz, Danilo Rueda, que representa al Gobierno y coordina el proceso; el jefe de la delegación del Gobierno y exmiembro de la guerrilla del M-19, Otty Patiño; y el segundo comandante del ELN y jefe de la delegación de la organización armada, Israel Ramírez Pineda, conocido por el alias de “Pablo Beltrán”.

"El momento de cambio que vive Colombia, que se ha expresado en múltiples formas (...) y que exige que haya cambios de fondo, lo entendemos y nos hacemos responsables de él. Esta mesa debe ser, y apuntamos a que sea, un instrumento de cambio de esa ola de cambios que pide la sociedad y esperamos no fallar", dijo Beltrán.

Al ser consultado por el rol de Estados Unidos en el proceso, se mostró escéptico y calificó su papel en la región como "nefasto" e indicó que espera que las constantes visitas de sus funcionarios al actual gobierno colombiano impliquen "un giro" en su política hacia el país.

Pidió "construir sobre lo construido" en referencia a los puntos acordados por la guerrilla y el expresidente Juan Manuel Santo (2010-2018) y descartó que la mesa de negociación consista en un "trueque de favores", ya que no necesitan bancas en el Congreso, sino "darle voz a los que no han tenido voz" en un país en el que "30 millones están en la penuria".

Para Beltrán, la "principal diferencia" de este momento con anteriores negociaciones es "que hay un gobierno de izquierda"y pidió "volver a tener una cultura de negociación, de acuerdo y de cumplimiento, por eso la palabra es lo que vale".

Por su parte, Rueda -quien habló en nombre de Petro y la vicepresidenta Francia Márquez- dijo: "Estamos aquí honrando la vida de tantos seres que ya no están porque la violencia las han arrebatado".

Los países garantes y los acompañantes de los diálogos de paz -entre ellos la Iglesia Católica Colombiana y Naciones Unidas- en otro comunicado leído en el mismo acto, expresaron su "satisfacción" por ser parte y manifestaron que ven "con esperanza" el proceso "para lograr la paz en Colombia".

Los diálogos con el ELN estuvieron congelados durante el gobierno conservador de Duque, y se cortaron del todo en enero de 2019 después de que la guerrilla hiciera explotar un coche bomba en una Escuela de Cadetes de Bogotá, con un saldo de 22 muertes. Ya con Petro en el gobierno, las partes anunciaron el mes pasado la reanudación de los diálogos de paz.

Las partes también acordaron dialogar en "sedes rotativas" entre los países garantes del proceso. El ELN anticipó el viernes que propondría un alto el fuego bilateral durante las negociaciones, pero hoy no dieron detalles al respecto.

El ELN, fundada en 1964, es la última guerrilla reconocida en Colombia y ha sostenido negociaciones frustradas con los últimos cinco presidentes. Después de la suspensión de los diálogos, el ELN aumentó su pie de fuerza de 1.800 a 2.500 miembros, según estimaciones oficiales, con la infraestructura energética y las transnacionales como "objetivos militares".

Fuente: Télam

Te Puede Interesar