Peligro real

Detuvieron a un hombre armado obsesionado con la Princesa Ingrid de Noruega: quería casarse

Un individuo de EE. UU. es apresado con armas y planes de matrimonio con la princesa Ingrid de Noruega. Detalles del oscuro episodio.

En un giro de los eventos digno de un thriller, un hombre estadounidense de 40 años fue detenido en el aeropuerto de Oslo-Gardermoen portando un equipaje peculiar: 17 maletas con un peso total de 250 kilos, que incluían un rifle Remington y un revólver, junto con un cuaderno que detalla nombres y direcciones de miembros de la familia real de Noruega. Su objetivo, según sus declaraciones, era casarse con la princesa Ingrid Alexandra, nieta de los reyes Harald y Sonia de Noruega.

El arresto se basa en la violación de la estricta Ley de Armas de Noruega, ya que el hombre ingresó al país escandinavo sin el permiso requerido. "Reconoce haber violado la ley y quiere terminar el caso", expresó su abogado. La peculiaridad de sus intenciones y la conexión con la familia real generaron alarma, ya que este individuo ya había sido expulsado de Noruega en 2021, tras presentarse en el Palacio Real y la residencia de los príncipes Haakon y Mette-Marit.

image.png
Detuvieron a un hombre armado obsesionado con la Princesa Ingrid de Noruega: quería casarse | En la fila de abajo, la princesa Estela de Suecia, Ingrid de Noruega y el príncipe Carlos de Luxemburgo. En la de arriba, Amalia de los Países Bajos e Isabel de Bélgica, ambas princesas herederas, en una cena de gala en Oslo por el cumpleaños de la princesa Ingrid en 2022.

Detuvieron a un hombre armado obsesionado con la Princesa Ingrid de Noruega: quería casarse | En la fila de abajo, la princesa Estela de Suecia, Ingrid de Noruega y el príncipe Carlos de Luxemburgo. En la de arriba, Amalia de los Países Bajos e Isabel de Bélgica, ambas princesas herederas, en una cena de gala en Oslo por el cumpleaños de la princesa Ingrid en 2022.

Ingrid de Noruega es una de las herederas más discretas de Europa. También una de las más independientes. La princesa, que el próximo 21 de enero cumple 20 años, fue noticia en octubre del año pasado tras decidir abandonar el palacio donde residen sus padres, a 19 kilómetros de Oslo, para trasladarse ella sola a un apartamento en un barrio moderno del centro de la ciudad, lleno de ocio nocturno, tiendas de segunda mano, de antigüedades y locales para escuchar música en directo. En los últimos meses, además, ha empezado a trabajar como asistente escolar y trabajadora medioambiental en una escuela a la que acudió en el pasado como estudiante. Este 2024 también empezará su formación militar en el campamento Skjold, siguiendo la estela de su padre y su abuelo, quien es comandante en jefe de las Fuerzas Armadas del país escandinavo, y de otras herederas de su generación, como la princesa Isabel de Bélgica y Leonor de Borbón.

Esta situación plantea una preocupación potencial para Ingrid Alexandra, y recuerda la amenaza que aún enfrenta su par de la monarquía en Holanda, la princesa Amalia, quien está bajo vigilancia debido a ser objetivo de una organización criminal desde finales de 2022. La princesa Amalia de Holanda, también de 20 años, coincide con Ingrid en el hecho de haber sufrido amenazas externas. Acababa de mudarse a un piso en Ámsterdam para acudir a la universidad, en 2022, cuando la inteligencia neerlandesa descubrió unos mensajes encriptados sobre un supuesto ataque o secuestro a la princesa por parte del entorno de Ridouan Taghi, la principal figura del crimen organizado en los Países Bajos. Desde entonces, sale para ir a la universidad, en Ámsterdam, y regresa luego al palacio Huis ten Bosch, en La Haya, la residencia oficial de la familia real./El País.

Te Puede Interesar