lunes 5 dic 2022
El plan antiinflacionario del Gobierno

¿Pueden los súper poner topes de precios a proveedores?

Secretaría de Comercio pidió a supermercados no aceptar listas de precios con más del 4%. Advierten el riesgo de faltantes de mercadería. Opiniones en Mendoza.

Por Miguel Ángel Flores 3 de noviembre de 2022 - 09:00

El Gobierno, a través de la Secretaría de Comercio, ya le anticipó a las cadenas de supermercados su pretensión de que no acepten listas de precios de sus proveedores con ajustes superiores al 4%. Una suerte de antesala del "plan de estabilización de precios" que busca poner en marcha desde diciembre y por los siguientes 4 meses.

Fue el titular del área, Matías Tombolini, quien planteó esa condición en una reunión con directivos de la ASU (Asociación de Supermercados Unidos), para pedirles que rechacen aumentos por encima del 4% mensual en aquellos productos que no estén incluidos en el programa Precios Cuidados (hoy son 452) y la futura canasta de Precios Justos.

Pero el pedido quedó, por ahora, sólo en eso. Es que la mayoría de los representantes del supermercadismo coincidieron en que es difícil "plantarse" ante los grandes proveedores. Sobre todo con una variación de precios que en promedio sigue alta y casi al nivel del IPC de agosto y setiembre.

"Salvo una empresa, que se comprometió a estudiarlo, el resto asume que las listas vienen con un 7%. Y que es eso o dejar de entregar mercadería si les aplican esos topes a los precios", reconoció una fuente del sector retail que participó del encuentro junto con representantes de las cadenas Coto, Carrefour y Changomás a Sitio Andino.

Nada está cerrado definitivamente. De hecho, hay convocatorias a reuniones y contactos permanentes promovidos por Comercio, a sabiendas que el reloj corre y no queda mucho tiempo para poner en marcha el plan "estabilizador" de precios dislocados, con o sin congelamiento.

Para Gabriel Guardia, gerente general de Olivícola Laur, "es un deja vu de errores conocidos. ¿Cuántas veces pasamos por esta situación sabiendo que no funciona? Muchas. El año pasado sucedió con el aceite, que resultó muy difícil de abastecer porque una fábrica termina subsidiando a los precios cuando el supermercado no lo hace".

El ejecutivo de la industria alimenticia redobla la apuesta. "No tenemos una política de precios, vamos trasladando las subas que me aplican los proveedores. Pero si no nos van a dejar subir los precios en góndola, que se prohíba subir a todos los determinan costos internos", resumió.

Made in Buenos Aires y el riesgo de faltantes

Lo cierto es que octubre sirvió de medida, ya que mientras algunas marcas "acompañaron" la tendencia inflacionaria con subas del 6,5/7%, otras optaron por actualizar sus listas un 15% porque, explican "no se puede estar actualizando listas a un ritmo del 6% mensual, en un mercado con mucho desorden de precios".

Para Rubén David, referente del sector mayorista "pueden ponerse de acuerdo tres grandes cadenas e informarle al Gobierno si las listas superan el 4%. Como siempre, son decisiones adoptadas en Buenos Aires y para Buenos Aires. A las provincias nos dejan afuera y encima si hay subas de precios mayores quedamos como si estafáramos a los clientes".

A la espera de las primeras actualizaciones de noviembre (se esperan a partir del 4 en adelante) el empresario supermercadista apuntó a que "el problema lo deben solucionar con la industria, no con los intermediarios. Esto potencia lo que pasó el último mes, que las grandes cadenas ganaron en detrimento de negocios de cercanía".

Desde el rubro de productores y proveedores de conservas, Raúl Giordano consideró "inviable" que supermercados pongan límites a las listas de precios. Y, antes de señalarlo como una fórmula repetida ("recetas de un libro de historia económica argentina de los últimos 80 años que ya fracasaron") advirtió el riesgo de quiebres de stocks.

"Es tan inviable como exportar a dólar de $160 , e importar insumos a dólar de $300. Este tipo de medidas , que van cambiando reglas de juego de la producción y el comercio, sólo acrecentan la incertidumbre, restringir el crecimiento, anular la creación de nuevos puesto de trabajo. Sobrevuela el fantasma de la falta de productos", consideró el directivo de Cafim (Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza).

Te Puede Interesar