martes 29 nov 2022
Estado de Sitio

La crisis mundial también es actora en la Argentina

Europa convulsionada por la crisis y la guerra toma medidas impensadas, Argentina ante la posibilidad de perder una nueva oportunidad

Por Marcelo López Álvarez 8 de julio de 2022 - 09:30

Las reuniones entre los principales actores del oficialismo para saltar la crisis interna están al orden del día. Mientras se esperan las nuevas apariciones públicas, la confirmación del conclave en Olivos la tarde del miércoles entre el Presidente, Cristina Fernández y Sergio Massa sumado a los encuentros visibles de Silvina Batakis con el Presidente y el titular de diputados aceleran las especulaciones sobre medidas o cambios que se producirían entre domingo y lunes. Pero si hay algo en lo que este Ejecutivo es experto es en relanzamientos que nunca llegan

Mientras las expectativas se abren, la coyuntura nos agobia y las operaciones, a las que se han sumado ya sin tapujos medios y periodistas de todo el país (también de Mendoza) Argentina ve una oportunidad inédita en muchos años de crecer comercialmente en un mundo ultra convulsionado.

Las horas que se están viviendo, sobre todo en los países europeos, dan una magnitud de la problemática que atraviesa el orbe. Los principales países europeos están atravesando situaciones políticas y económicas inéditas que se desprenden de la pandemia en primera instancia y la guerra en la actualidad, Noticias que no tienen demasiado recorrido en los medios nacionales más conocidos que no solo fijan agenda en la sociedad, sino los que le dictan a muchos políticos y periodistas por dónde tienen que ir.

¿Qué está pasando en Europa? Básicamente a la golpeada salida económica de la pandemia se suma que Rusia está comenzando a ganar la guerra no por su avance sobre Ucrania, sino por el condicionamiento de la economía y la producción contra Europa toda.

La crisis económica desencadenada en Gran Bretaña a partir del Brexit -que se profundizó con las consecuencias económicas de la guerra- llevaron al Reino a situaciones que no se veían desde la segunda guerra mundial de aumento de la pobreza, inflación y crisis energética con valores que se disparan en medio de otra crisis de ingresos en sus trabajadores.

image.png
En medio la crisis Francia anunció la estatización total de EDF

En medio la crisis Francia anunció la estatización total de EDF

Escenario que terminó llevándose ayer al primer ministro Boris Johnson y generando una conmoción política que llevará varias jornadas encauzar.

Mientras tanto Alemania embretada, entre otras cosas en su dependencia de la energía y alimentos rusos, informaba el lunes que registró su primer déficit comercial en más de 30 años, fundamentalmente por el aumento de los costos de sus importaciones por la intervención militar rusa y por las dificultades de sus exportaciones ante la menor demanda producto de la pandemia y el conflicto bélico.

La economía germana anotó un déficit de 1000 millones de euros en una brecha negativa de su balanza que no se veía desde 1991

Puntualmente, el déficit en mayo para la mayor economía de Europa fue de 1.000 millones de euros, una brecha no vista desde 1991. Lo que, entre otras cosas, ya motivó que sus dirigentes anunciaran el estudio de algunas medidas o controles de las importaciones, mientras ponen el ojo en un inusual aumento del costo de vida y una importante volatilidad comercial.

En Francia la primera ministra, Élisabeth Borne, anunciaba la decisión del gobierno de renacionalizar el gigante de la electricidad EDF para enfrentar la preocupante situación energética y el alza de los costos de importación y producción preparándose para un invierno que será de una crudeza inusual para la economía europea ante un conflicto que no cesa y que incluso amenaza con profundizarse, ante la dureza rusa de controlar ferreamente y condicionar el comercio con Europa que depende en gran medida, como se sabe, de la energía y las proteínas del país de Putín.

Junto con ello propone el desarrollo de un nuevo plan de energía nuclear propia para saltar la dependencia de las energías importadas.

Mientras las protestas se multiplican en distintas ciudades europeas la FAO advertía que en 2021 padecían hambre entre 702 y 828 millones de personas, alrededor del 9,8% de la población mundial, situación que se profundizó a comienzos de 2022 con la continuidad de la crisis y la disparada del precio de los alimentos a nivel global.

Básicamente la situación europea es inversa a la Argentina que ve disparar el costo de algunas de sus importaciones temporales como la energía (en Europa esa importación es permanente) pero a la par crece el valor de sus exportaciones fundamentalmente proteínas pero también energía y que hace que su balance comercial sea superavitario pero increíblemente por sus situaciones macroeconómicas y de manejo de la economía -tanto pública como privada- sufre las mismas restricciones que las economías europeas.

Una situación poco comprensible y sobre la que pronto habría que tomar medidas que permitan no desaprovechar una oportunidad que puede tardar muchísimos años en repetirse.

Te Puede Interesar