Tipo de cambio y algo más

Boom de compras en Chile: por qué y cuánto conviene a los mendocinos

En el finde XXL de Semana Santa comercios de Chile fueron "asaltados" por mendocinos. Cuánto incide el tipo de cambio en las compras de indumentaria y alimentos.

Por Miguel Ángel Flores

Desde alimentos en góndolas de supermercados hasta indumentaria e incluso electrónica y equipamiento para hogar, como en los viejos tiempos del 1 a 1. Los mendocinos pasamos de ser invadidos en los últimos meses de 2023 y parte del verano a volver a invadir Chile a la hora de las compras, tal cual sucedió durante el último finde XXL de Semana Santa.

El factor dólar explica en gran parte el fenómeno del tsunami de turistas de Mendoza lanzados frenéticamente a comprar de todo allende la cordillera. Es que cada unidad de la moneda estadounidense rinde en territorio trasandino $969 chilenos, aunque existen excepciones.

"Hay que tener en cuenta que no en todo Chile es igual. Por ejemplo, en la playa, un lugar preferido para los mendocinos, te lo toman por mucho menos", cuenta Juan, uno de los miles de comprovincianos que aprovecharon el finde XXL de Semana Santa para cruzar.

Si el tipo de cambio actual es de $969 por dólar en cualquier negocio del área metropolitana de Santiago, en localidades como Reñaca ir a un mall conviene pero no tanto. Allí la relación es hasta 7% inferior.

Con todo, si de equipar una casa se trata, quienes viajen en busca de hacer rendir su dinero seguramente por éstos días hallan más de una oportunidad para ahorrar entre un 20% y 60% o más. Algo similar pasa con el precio de indumentaria y de alimentos, algunos de los productos preferidos a la hora de las compras, que atiborraron los vehículos de mendocinos de vuelta a casa desde Chile.

Lo que más conviene

Ejemplos hay varios. Aún si tenemos en cuenta que el peso chileno se revalorizó frente al argentino, que un lavarropas cotice a $649.900 chilenos (unos $735.000 nuestros) a más de un mendocino o mendocina que visite Falabella en Santiago debe resultarle una ganga.

Es el precio de un modelo LG con capacidad para 8 kilos, que en Mendoza no cuesta menos de $945.000.

Una sensación parecida que desembocará en una compra genera ver una heladera marca Samsung en unos $259000 ($292.600 en moneda argentina). Un producto cuyo precio de este lado arranca en $860.000.

La brecha se expande mucho más en otro tipo de productos. Un celular de la misma marca modelo A54, que en territorio argentino no baja de $900 mil, se puede adquirir casi por la mitad.

Por caso, para un monopatín eléctrico que en una tienda en pleno centro de la Ciudad de Mendoza ronda $1,5 millón, quizá valga la pena "hacerse una escapada" para traerlo de Chile, donde vale casi 1/3 de ese valor.

En cuanto a la indumentaria, hay de todo: jeans desde los $4500 chilenos, y hasta 15 mil si se busca una primera marca. Algo a esta altura muy difícil de equiparar en Mendoza.

En Falabella, al bolsillo de un argentino hay marcas deportivas realmente tentadoras: una remera Nike puede adquirirse por $15.000 chilenos (unos $18 mil argentinos), precio que en un mall de Mendoza se multiplica por 3.

tienda la polar, chile, compras.jpg
Una de las grandes tiendas de Chile más visitadas por los turistas mendocinos para sus compras

Una de las grandes tiendas de Chile más visitadas por los turistas mendocinos para sus compras

De todo y para todos

Según el registro de Aduanas en el control fronterizo de los viajeros, los vehículos de turistas de Mendoza trajeron de todo.

"En general, nadie superó el límite de 300 dólares vigentes como franquicia. Mayormente, zapatillas e indumentaria", indicaron fuentes del organismo a cargo de la supervisión en el paso cordillerano.

Para Martín, que, como tantos otros, aprovechó el finde extralargo con su familia en Santiago para comprar "todo está más barato, desde ropa hasta televisores. Se nota en lo chico y en lo grande, aunque la diferencia de precios sea mayor en algunas cosas que en otras".

La disparidad en la brecha de precios queda expuesta entre los súper y los productos de grandes tiendas. Claro que hay que tener en cuenta si se trata de marcas propias o blancas, primeras o segundas.

Por caso, en una sucursal de la conocida cadena Líder una marca propia de fideos cuesta unos $800, contra casi $1200 de este lado de la cordillera. En promedio, los precios de productos en conserva o enlatados llegan a ser hasta $300 inferiores a los que se comercializan en Mendoza, salvo algunos que nos resultan caros como el atún: mientras en las góndolas locales la lata de una calidad mediana no baja de $2500, en Santiago se puede adquirir por hasta un 70% menos.

"Estamos desacostumbrados. Pero ir a Chile te permite sentir que la plata en la billetera rinde mucho más", concluye Martín.

Te Puede Interesar