Sector ganadero

En Mendoza, San Rafael lidera la producción porcina

San Rafael es uno de los departamentos de Mendoza donde mayor producción porcina hay. Aumentó el consumo de cerdo

Por Jeremías Chacón

En Mendoza y en todo el país, el alto valor de la carne vacuna, sumado a la caída del poder adquisitivo, ha impactado en el consumo de pollo o cerdo ya que la gente opta por esas opciones para reemplazar los tradicionales cortes.

Esta situación se ve reflejada en la provincia con el incremento de la producción porcina, que mayormente se centra en los tres departamentos del sur mendocino.

“San Rafael es uno de los departamentos que mayor producción porcina tiene, hay varios emprendimientos grandes pero siempre faltan, hay casos particulares de algunos establecimientos que faenan unos 1000 cerdos mensuales y solo abastecen a los mercados de San Rafael, Malargue y General Alvear; hay una gama de productores muy variada desde el autoconsumo, criadores de 20 madres y mega producciones de más de 400 madres”, comentó en Canal 6 Telesur Damián Carbó, director provincial de Ganadería de Mendoza.

El funcionario resaltó que “el alimento que consumen estos animales, el 70% no se produce en Mendoza porque son granos, como maíz y soja, y una de las formas de defenderse es el acopio de estos insumos para poder así encarar los costos”.

En el sur de Mendoza tenemos una faeana controlada con un alto control sobre la triquinosis En el sur de Mendoza tenemos una faeana controlada con un alto control sobre la triquinosis

Embed

Créditos

Otro punto que tocó el funcionario respecto a la producción porcina fue el acceso a crédito por parte de los productores locales.

“Tratamos de estimular a los productores con líneas de crédito, entre ellos con el programa Mendoza Activa para el sector ganadero, que otorga reintegros del 40% tanto para la inversión en infraestructura como para la compra de reproductores”, indicó.

En el sur provincial, entre San Rafael y General Alvear, hay unos 420 productores registrados en la producción porcina y ante un contexto económico difícil, Carbó reconoció que ha cambiado el consumo de los argentinos.

“El consumidor ha optado por otras fuentes de proteínas y encontró en el pollo y cerdo una alternancia al bovino, desde 1920 que no se daba una baja en el consumo de carne como ahora que es de 42 kilos por habitante por año”, sentenció.

En cuanto al cerdo, el funcionario provincial señaló que “ha tenido un gran crecimiento en cuanto a consumo porque antes consumíamos 7 kilos por habitante, hoy llegamos a los 20 kilos, existe una nueva cultura de consumo porque se consume más fresco y no tanto como chacinados”.

Te Puede Interesar