homicidio en un asalto
Por dos nuevas testigos, volvió a caer el primer acusado del crimen del carpintero
Miércoles, 10 de octubre de 2018
Por: Pablo Segura

Cuando parecía que la causa que investiga el crimen del carpintero Juan Carlos Moya se estancaba, la aparición de dos nuevos testigos generó la recaptura del primer imputado en el expediente, quien había sido liberado luego que la rueda de reconocimiento diera negativa.

Se trata de Pedro Omar Mercado, quien ya estaba imputado como autor material del crimen ocurrido en noviembre del 2017 durante un asalto en la casa de la víctima fatal, en Gutemberg al 3900 de Guaymallén.

A partir de ahora Mercado quedará, otra vez, detenido en el penal a la espera de una nueva audiencia de prisión preventiva.

El carpintero asesinado tenía 61 años. Fue ultimado de dos balazos. 

En esa instancia, el fiscal de homicidios Gustavo Pirrello sacará a la luz dos nuevas testimoniales para tratar de sostener la acusación que en un principio se había caído.

Es que en los últimos días aparecieron dos mujeres que aportaron datos importantes. Una de ellas declaró haber escuchado los disparos y contó que acto seguido salió a la vereda, donde vio a una mujer que gritaba "el Pedro lo mató".

Esa mujer era, de acuerdo a tareas de inteligencia policial, la novia de Mercado por esos días. Pero además, la testigo agregó que un tiempo después del crimen esa persona se acercó a su casa y le pidió "que no declarara nada ni dijera que ella conocía" a Mercado.

Esta versión se sumó a otra testigo presencial del hecho, quien aseguró haber visto a los dos autores del crimen escapar corriendo y agregó que uno de ellos "tenía una renguera importante".

Y efectivamente Mercado, de acuerdo a pericias incorporadas en el expediente, estaba rengo por esos días producto de un accidente de tránsito.

A esto se le suma la primera gran prueba que tenía la causa y que hasta antes de las dos nuevas testimoniales, era el único indicio en contra del acusado: el arma homicida.

Es que los autores del asesinato dejaron en la escena la pistola calibre 9 milímetros y al ser peritada se determinó que Mercado había usado esa arma en un tiroteo del cual él mismo confesó haber participado.

Sin embargo, tras su primera detención el sospechoso dijo que tras ese enfrentamiento vendió el arma, negando así su participación en el homicidio de Moya.

Con estos nuevos datos, Pirrello volverá a pedir la prisión preventiva y si el juez lo acepta, se enfocará en la búsqueda del segundo autor del caso, para tratar de esclarecer un caso que desde el inicio se presentó difícil de esclarecer.

El lugar donde asesinaron a Moya, en Gutemberg al 3900. 

El crimen

El carpintero, de 61 años, casado y con hijos, fue asesinado el 4 de noviembre de 2017 durante un asalto en su casa, donde funciona una carpintería.

Dos delincuentes irrumpieron en el hogar para robar unos 20 mil pesos que el hombre había recibido tras una transacción comercial.

La víctima se resistió y cuando intentaba defender a su familia, fue asesinada de dos balazos. Los dos autores, mayores de edad, escaparon corriendo, se cree, en un Ford Kinetic blanco.

La policía secuestró un coche de características similares, pero nunca se pudo determinar si ese era el coche, debido a que los cotejos de ADN con Mercado -en su primera detención- dieron negativos.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario