En el Sur de Mendoza

Valle de las Lágrimas: cómo visitar el lugar donde cayó el avión de "La Sociedad de la Nieve"

Tras el estreno de la película que relata la historia de supervivencia en la Cordillera de Los Andes, reavivó el interés por la zona. Todo lo que tenés que saber.

La plataforma de streaming Netflix estrenó el pasado 4 de diciembre la película “La Sociedad de la Nieve” y en tan solo 24 horas se convirtió en el film más visto del popular servicio a nivel mundial. A partir de este boom cinéfilo, se reactivó el interés por visitar la zona de la Cordillera de Los Andes donde se estrelló el avión uruguayo en 1972.

El lugar se llama Valle de las Lágrimas y se sitúa entre los volcanes Tinguiririca y Sosneado, en el departamento de Malargüe (provincia de Mendoza), próximo al distrito de El Sosneado, de San Rafael. A unos 3.500 metros sobre el nivel del mar, la aeronave cayó en una pendiente que mira al este, en la denominada falda de la sierra de San Hilario.

A lo largo del tiempo, el sitio donde ocurrió el accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, en octubre de 1972, se ha convertido en un verdadero santuario y monumento que es visitado por cientos de personas cada año. Diversas empresas permiten vivir una experiencia que marca para siempre a los visitantes.

La sociedad de la nieve | Tráiler oficial | Netflix

Cómo y cuánto sale visitar Valle de las Lágrimas

El Valle de las Lágrimas se encuentra en una propiedad privada. Pertenece al Valle de Las Leñas. Para llegar hasta el glaciar, se recomienda contratar una empresa registrada en el Ente Mendoza Turismo (Emetur).

Esto permitirá ser guiado por especialistas, contar con los servicios completos de los campamentos generales, contar con arrieros y caballos para cruces de río y apoyo directo, ante cualquier emergencia.

Los prestadores que ofrecen este servicio se pueden consultar en https://mendoza.tur.ar/turismo-aventura/.

Valle de las Lágrimas, la sociedad de la nieve.jpg
La travesía en Valle de las Lágrimas dura entre tres y siete días, según la empresa con quien se contrate

La travesía en Valle de las Lágrimas dura entre tres y siete días, según la empresa con quien se contrate

Cabe destacar que, en el campamento El Barroso, hay un control, en el que se deben abonar $35.000 (unos 35 dólares). Desde este sitio se presta una serie de servicios como telefonía satelital, equipamiento, gastronomía, sanitarios, entre otros, y se controla que las expediciones estén a cargo de empresas registradas y que cuenten con los elementos adecuados.

En cuanto a la expedición, que según el itinerario de la empresa prestadora puede realizarse entre los tres y los siete días, tiene valores diversos que varían entre los 300 y los 800 dólares.

La travesía incluye largas caminatas, cruce de ríos, ascenso, campamento en la montaña y descenso, por lo que se deberá contar con equipo apropiado, indumentaria adecuada y buen estado de salud.

La sociedad de la nieve: una historia de supervivencia

La sociedad de la nieve recrea con crudeza lo que ocurrió entre 13 de octubre y el 22 de diciembre de 1972. Fueron 72 días, en los que los supervivientes del accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, en su mayoría jugadores del Old Christians de rugby y sus familiares, pasaron en el Valle de las Lágrimas, después de que un error humano derivara en el choque del avión contra un glaciar.

Según relata Mar Gómez (@MarGomezH), doctora en Física y responsable de meteorología de @eltiempoes, “el piloto al mando, Julio César Ferradas, despegó el avión el 12 de octubre desde el aeropuerto internacional de Montevideo. Sin embargo, un sistema tormentoso sobre los Andes les obligó a pasar la noche en Mendoza, Argentina, hasta que las condiciones mejorasen”.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FMarGomezH%2Fstatus%2F1743935881700868524%3Fref_src%3Dtwsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1743935881700868524%7Ctwgr%5E0844d4780cfeab7377602a927e8704e2b10d3fd7%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.mendoza.gov.ar%2Fprensa%2Fvalle-de-las-lagrimas-de-lugar-de-culto-a-atractivo-imponente%2F&partner=&hide_thread=false

El hilo de Gómez continúa: “Al día siguiente, las condiciones aún no habían mejorado pero se preveía una mejora en el tiempo a primera hora de la tarde, así que el vuelo se retrasó y despegó en torno a las 2.18 de ese viernes 13 de octubre”.

El relato de la experta, en la red social X, sigue detalladamente los hechos: “El piloto, experimentado, ya había volado sobre los Andes. No una ni dos ni tres veces sino en 29 ocasiones. Pero, mientras volaban sobre la cordillera, la gran cobertura de nubes impedía ver las montañas que se cernían bajo sus pies”.

“Debido a la gran nubosidad que había, los pilotos debían guiarse bajo las condiciones meteorológicas que les reportaban los instrumentos, sin poder confirmar visualmente cómo estaba la situación y su posición. Es decir, volaban de manera instrumental”.

“A las 3.21 pm, poco después de cruzar el paso de Planchón (límite del tráfico aéreo entre Chile y Argentina) y cuando creyeron haber sobrepasado los picos de los Andes, los pilotos solicitaron permiso al control aéreo para ir descendiendo, pensando que ya estaban cerca del destino”.

“El controlador aéreo autorizó a la nave a descender a unos 3.500 metros, sin saber, debido a la falta de cobertura de radar, que el avión todavía estaba volando sobre los Andes. Recuerdo que estamos en los 70 y la tecnología no era lo que es hoy en día”, continúa Mar Gómez en su relato.

La sociedad de la nieve, tragedia de los Andes, avión uruguayo.jpg

La investigadora sigue detallando lo acontecido, diciendo que, “cuando las nubes se disiparon, vieron con horror cómo la montaña se cernía a sus pies. Reaccionaron y aplicaron la máxima potencia para ganar altitud y cruzar la cresta sur de los Andes, a unos 4.200 m de altitud. Sin embargo, el avión impactó contra la cresta de la montaña”.

Cabe destacar que el sitio del accidente lleva por nombre Valle de las Lágrimas, curiosamente, desde antes que ocurriera la llamada Tragedia de los Andes.

En el momento del accidente, tras el choque, se rompió la cola de la nave y el fuselaje comenzó a deslizarse a toda velocidad por la ladera de una montaña, hasta detenerse en un glaciar helado, El Valle de las Lágrimas, en el centro mismo de la cordillera de los Andes, en la frontera entre Chile y Argentina.

A tan solo 22 kilómetros en línea recta del sitio del accidente se encontraba el Hotel Termas El Sosneado, pero quienes fueron en busca de ayuda, Roberto Canessa y Nando Parrado, caminaron 38 km, en sentido opuesto.

Los sobrevivientes del Milagro de los Andes han regresado al Valle de las Lágrimas en múltiples ocasiones a lo largo de estos años. Han viajado en grupo, acompañados de amigos y familiares. Pero, además, este sitio atrae a cientos de personas de Argentina, Latinoamérica y el mundo.

Te Puede Interesar