martes 29 nov 2022
Cambios

Una modelo dejó la universidad para trabajar como albañil

Se trata de Francesca, una modelo británica, que dio un giro total a su vida. "Amo mi trabajo y lo haré para siempre", dijo la joven.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
19 de julio de 2022 - 11:51

Para muchas personas es realmente complicado encontrar una vocación que les permita mantenerse económicamente y al mismo tiempo disfrutar de su profesión. Una de ellas era la modelo Francesca Hawley, una joven británica que abandonó sus estudios para dedicarse a ser albañil.

La modelo no lograba sentirse a gusto con el rumbo que su vida estaba llevando así que decidió hablar con su padre y pedirle que la dejara trabajar con él en construcción. La joven de 18 años encontró en la labor del albañil su lugar en el mundo y una vocación que realmente la motivaba.

Embed
@publimetromx

Conoce a Francesca Hawley, la hermosa joven de 18 años orgullosa de ser albañil como su papá. Lee más en el link de nuestra biografía.

sonido original - Publimetro México

La modelo explica: “Cuando la gente me pregunta a qué me dedico y les digo que soy albañil, se callan. La gente no me cree y me mira como si estuviera mintiendo”. Es sabido que la albañilería es una profesión ocupada casi en su totalidad por hombres, pero eso no le importa a Francesca.

Su trabajo le permite estar cerca de su padre, incluso más que la mayoría de los jóvenes de su edad. Hawley comenta al respecto: “La mayoría de las personas de mi edad no quieren pasar mucho tiempo con su padre, pero a mí me encanta trabajar con el mío todos los días. Me enseñó un oficio y me ayudó a encontrar el trabajo de mis sueños”.

Sin embargo la joven sabe diferenciar entre trabajo y ocio. Cuando termina su jornada, vuelve a la ropa llamativa y a salir con sus amigas. Ella misma lo explica: “Desde las 8 am hasta las 6 pm, luzco como un desastre, y luego, los fines de semana, vuelve el vestido, los tacos y el maquillaje”.

Pero como cualquier persona, parte del trabajo se traslada a su vida cotidiana. Los compañeros de trabajo de Francesca se han convertido en verdaderos hermanos, según comenta: Crecí con los hombres que trabajan para mi padre, se han vuelto como hermanos para mí. Siempre me trataron muy bien y se aseguran de que esté bien. A veces, incluso salen conmigo por la noche”.

A la joven parece no importarle las críticas de los demás, que pueden acotar que el rubro que eligió no es para ella o que debería dedicarse a otra cosa. “Amo mi trabajo, y lo haré para siempre” sentencia. / TN

Te Puede Interesar