Salud

Trastornos alimentarios en niños: a qué estar atentos y el dato que preocupa

En el Día Internacional de la Lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria, el impacto en la infancia: el dato que preocupa y a qué estar atentos.

Por Florencia Rodriguez

El pasado 30 de noviembre se conmemoró el Día Internacional de la Lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) con el objetivo de visibilizarlos y, en especial, prevenirlos. Argentina es el segundo país - detrás de Japón- que registra la mayor cantidad de casos de TCA en el mundo. Se trata de una perturbación persistente en relación a la comida que conduce a un deterioro progresivo de la salud física y psicológica y aunque siempre se habla de su impacto en adolescentes y adultos/as, lo cierto es que preocupa cada vez más la edad temprana en la que afecta a niños y niñas.

Los trastornos de la conducta alimentaria están tipificados en el manual de diagnóstico y estadístico de enfermedades mentales y son graves. “La sintomatología puede variar en intensidad y en frecuencia, pero es siempre grave y se lo llama trastorno porque realmente se trastorna la vida de la persona, la atraviesa de punta a punta, desde su aspecto social, clínico, psicológico, emocional y nutricional, por supuesto, que es el síntoma más concreto que vemos. El entorno de quien está viviendo con algún TCA también sufre, por este motivo, es importante estar atentos para prevenir o detectar a tiempo para buscar ayuda profesional”, comenzó a explicar Noelia Giorlando, licenciada en Nutrición Infanto Juvenil (Mat. 907) y coordinadora en la Fundación E.S.T.I.N.A (Espacio Terapéutico Integral para Niños, Niñas y Adolescentes).

Cuándo aparecen los trastornos de conducta alimentaria

“Los trastornos de la conducta alimentaria se forman en la niñez, son trastornos del desarrollo. Esto quiere decir que pueden evidenciarse más adelante en la adolescencia y en la adultez, pero se vienen formando durante la infancia. Hay algunos trastornos alimentarios que son más característicos en niños pequeños y otros más característicos en la adolescencia”, señaló la licenciada Giorlando.

Y profundizó: “En la niñez aparecen más los trastornos que tienen que ver con la selectividad, con la restricción, es decir, con la selección muy rígida de alimentos. Esos son indicadores de algún tipo de trastorno de la conducta alimentaria que puede estar formándose o empezando a desarrollarse durante la niñez. Aparecen luego en la adolescencia, quizás con otra forma porque pueden ir mutando y expresarse de otra manera también”.

Giorlando agregó que los TCA aparecen en la adolescencia porque son momentos de la vida de muchísimo cambio a nivel físico, emocional, sexual, hormonal. “Entonces, se dan las condiciones para que un síntoma que se venía gestando antes se exprese”.

trastornos alimentarios, niños, anorexia
Los trastornos alimentarios comienzan a gestarse durante la infancia.

Los trastornos alimentarios comienzan a gestarse durante la infancia.

¿Hay que alarmarse por el: “No me gusta esta comida”?

“En relación a la selectividad, hay que tener en cuenta que existen algunas etapas del desarrollo donde ser un poquito más selectivo en los niños entra dentro de una normalidad. Esto de que empiecen a elegir algunos alimentos o empiecen a dejar otros que antes sí les gustaban puede estar enmarcado dentro de un proceso normal del desarrollo en la etapa que va desde los 3 hasta los 6 años en conjunto con un periodo del desarrollo psíquico que tiene que ver con el no, con poner límites, con tomar un poquito más de control, el ser un poco más autónomos”, dijo la profesional de la nutrición especializada en niños/as y adolescentes.

Y sumó: “Pero todo eso se da dentro de una normalidad hasta los 6 años aproximadamente. Si esa selectividad se intensifica o pasa el periodo etario considerado normal podríamos decir que hay algo más que puede estar pasando y en esto también, como somos un todo, se evalúan otros aspectos más allá de lo alimentario. Por ejemplo: cómo está durmiendo, cómo está en relación a su estado de ánimo, cómo está funcionando la familia, si pasó algo, si vivieron alguna situación que los afectó. Quizás, un no comer lo que antes sí comía con normalidad, pero ya no. Es muy complejo el panorama, pero sí hay indicios que llevan a pensar que si se prolongan en el tiempo puede ser que esté pasando algo más”.

El dato que preocupa

Si bien no hay estadísticas provinciales ni nacionales, Giorlando hizo hincapié en un dato que, junto con sus colegas, están viendo en la consulta. “Lo que nosotros observamos en las clínicas es que después de la pandemia, los trastornos alimentarios se duplicaron. Vienen con otras patologías mentales, lo que complejiza un poco el tratamiento”, apuntó.

“Lo que también hemos observado es que la edad de inicio de los TCA porque hace unos años atrás comenzaban en la adolescencia o terminando la preadolescencia y actualmente es muy precoz. Entonces, vemos niños y niñas de 7, 8 años que ya empiezan, por ejemplo, a preocuparse por su cuerpo, a compararse, a consumir ciertos contenidos en las redes sociales que los llevan a no estar conforme con el cuerpo. Por lo que la edad de inicio ha ido bajando, que es algo bastante preocupante en realidad teniendo en cuenta de que estos síntomas antes comenzaban alrededor de los 14, 15 años”, cerró.

Te Puede Interesar