Alvearense protagonista

Piloto mendocino se destaca en la Antártida: conocé su historia

El alvearense Juan Prados es uno de los pilotos más reconocidos del país y realizó grandes hazañas en la Antártida Argentina.

Por Martín Sebastián Colucci

El Capitán de Corbeta, Juan Prados, da que hablar en la aviación nacional, ya que no solamente comanda una escuadrilla de primera monta en la Antártida Argentina sino que además tripula el reconocido helicóptero Sikorsky Sea King, una de las máquinas que tuvo acción en la Guerra de las Malvinas. En Sitio Andino hablamos en exclusiva con el alvearense.

image.png

La vida de Prados, en esta verdadera patriada desde el territorio continental hacia el hostil suelo de la lejana Antártida Argentina, implica una serie grande de sacrificios pero que en lo personal lo llenan de orgullo. El hombre del departamento de General Alvear vuela por los cielos del Atlántico Sur y cumple con importantes funciones estratégicas para la Nación.

image.png

1- ¿Hace cuánto que sos piloto y cómo es tu historia con esta labor?

Soy oficial de la Armada Argentina desde el año 2005, luego de haber estudiado una carrera de 5 años en la Escuela Naval Militar. Una vez recibido como Guardiamarina realicé el curso de Aviador Naval para ser piloto, el cual cursé en el año 2006. Posterior a haber completado este curso y recibirme como piloto de avión, realicé el curso de helicopterista en el Ejercito Argentino.

image.png

A partir del año 2009 empecé a formar parte de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, en la que actualmente me desempeño como comandante. Esta escuadrilla posee helicópteros SEA KING, los cuales tienen más de 50 años de servicio activo.

2- ¿Hace cuánto que estás en la Antártida y cuáles son tus funciones?

Ésta es mi quinta campaña antártica de verano y la segunda como comandante de la Escuadrilla. Mis funciones son comandar al personal del Grupo Aeronaval Embarcado y además desempeñarme como piloto del helicóptero Sea King.

image.png

Nuestras tareas en la Antártida son las de transportar material y personal a las diferentes bases que posee la Argentina, esto incluye los relevos y recambios de dotación, como así también todo lo necesario para que puedan transitar todo el año (combustible, alimentos, materiales de construcción, equipos de investigación, etc.)

3- ¿Cómo es vivir en la Antártida y qué motivaciones tenés para hacer lo que hacés?

Son 4 meses muy intensos, donde recorremos todas las bases de la península Antártica, la Base Orcadas y la Base Belgrano II, generalmente en tres etapas, para poder abastecer todas las necesidades de su funcionamiento en el invierno. La Base más austral de la Argentina es la Base Belgrano II, la cual se encuentra en el continente Antártico y la que, por su meteorología adversa, nos representa un mayor desafío.

Los vuelos, en general, deben realizarse con un exhaustivo análisis meteorológico, para evitar condiciones de formación de hielo y fuertes vientos, que son circunstancias peligrosas para las aeronaves.

image.png

Nuestra vida a bordo del Rompehielos Almirante Irizar se alterna entre días de muchas horas de vuelo y otros con escasa actividad por razones de meteorología, traslado a otra base o porque no es necesario utilizar los helicópteros. El buque cuenta con muy buenas comodidades, que hacen que la vida a bordo sea agradable.

Volar en la Antártida es una experiencia única que te permite apreciar la inmensidad del paisaje banco, que se alterna entre grandes montañas e inmensos témpanos flotantes. Tanto la geografía como la vida silvestre nunca te dejan de impresionar. Uno siente un inmenso privilegio al tener la oportunidad de recorrer los confines de nuestro país.

4- ¿Cuántas personas tenés al mando y qué tareas hacen dentro y fuera del continente?

Tengo aproximadamente 100 personas a cargo entre oficiales y suboficiales. Hay oficiales que se desempeñan como pilotos y otros técnicos que son los responsables del mantenimiento de las aeronaves. Los suboficiales realizan las tareas de mantenimiento, tripulaciones de vuelo y funciones administrativas.

La escuadrilla forma parte de la Aviación Naval y realiza una gran diversidad de tareas;

image.png

_ En la faz operativa ejecuta operaciones antisubmarinas, desembarco anfibio, transporte de cargas, transporte de tropas, lanzamiento de paracaidistas, lanzamiento de misiles antisuperficie, lanzamiento de torpedos, entre otras.

_También es parte de la Guardia Nacional SAR (Search and Rescue) de Búsqueda y Rescate en toda el área marítima (Océano Atlántico) de responsabilidad de la República Argentina, con más de 40 rescates en su haber.

image.png

_ Realiza tareas de Apoyo a la Comunidad brindando socorro en una gran variedad de desastres naturales como inundaciones, nevadas, incendios, anegamientos de localidades, así como también, prestando asistencia en pandemias y en búsqueda de personas desaparecidas.

_ En el periodo estival participa desde el año 1979 de la Campaña Antártica de Verano, embarcado con dos helicópteros a bordo del Rompehielos Almirante Irizar.

5- Como mendocino, ¿Qué se siente al representar a la provincia en tamañas misiones?

Es un orgullo representar a la provincia, de chico cuando vivía en General Alvear, no me imaginé ser parte de la Armada y menos ser piloto de helicópteros, son cosas que se van dando a medida que uno se da cuenta que, con sacrificio y trabajo se pueden lograr las metas que se propone. En mi caso, no podría hacer esta actividad si no tuviera el constante apoyo de mi esposa y mis hijos que soportan mis ausencias.

image.png

6- ¿Cuáles son los objetivos que se te vienen en lo personal y también a tu grupo?

La escuadrilla tiene un ritmo de trabajo muy exigente que nos hace todo el año estar en apresto. Cuando terminemos la Campaña Antártica de Verano, regresamos a Bahía Blanca en la Base Aeronaval comandante Espora, que es nuestra base de asiento. Nos espera el adiestramiento propio, los vuelos que requiera la Armada, ir a simulador de vuelo en Alemania, seguir realizando tareas de mantenimiento y también prepararnos para la próxima campaña antártica, entre otras tantas actividades.

image.png

En lo personal, por lo pronto, espero cumplir de la mejor manera mi comando y luego continuar mi carrera, que después de esto, deja de ser operativa. Es un ciclo que está a poco de terminarse.

El Sikorsky Sea King, de lo mejor

4f6f1836-147f-458f-b079-ff191d8911a3.jpg

El Sea King se coronó de gloria durante el conflicto del Atlántico Sur. Fue uno de los dos helicópteros que participó en la Operación Rosario (como se denominó a la reconquista de Malvinas en una operación anfibia e incruenta) y se convirtió en la primera aeronave argentina que aterrizó en el aeropuerto de Puerto Argentino, el 2 de abril de 1982. Sin embargo, su acción más recordada fue la peligrosa misión de rescate a diez mecánicos de la aviación naval en la Isla Borbón (fuente: La Nación).

Te Puede Interesar