Gatos y perros

Mascotas y salud mental: el impacto positivo de tener un animal en casa

Tener una mascota en casa no solo proporciona compañía y afecto, sino que también puede mejorar significativamente la salud mental y el bienestar general.

Los perros y/o gatos en el hogar pueden tener efectos positivos en la salud mental de las personas. Interactuar con una mascota, ya sea acariciándola, jugando o simplemente estando en su presencia, puede reducir los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y aumentar la producción de serotonina y dopamina, neurotransmisores que promueven el bienestar y la felicidad.

Las mascotas también ofrecen compañía y un confidente sin prejuicios, lo que puede ser particularmente beneficioso para personas mayores y aquellos que enfrentan trastornos como el estrés postraumático (TEPT). La interacción con mascotas ha demostrado mejorar el rendimiento académico de los niños y reducir los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Además, las mascotas pueden aliviar la ansiedad y mejorar el estado general de la salud mental.

image.png
Mascotas y salud mental: el impacto positivo de tener un animal en casa

Mascotas y salud mental: el impacto positivo de tener un animal en casa

Mascotas y salud mental

  1. Compañía y reducción de la soledad. Las mascotas ofrecen una presencia constante y compañía, lo que puede ser especialmente valioso para personas que viven solas o que experimentan sentimientos de soledad. Tener un animal cerca puede brindar consuelo y un sentido de pertenencia.
  2. Estímulo para la actividad física. Tener una mascota, especialmente un perro, fomenta la actividad física regular. Pasear al perro o jugar con él no solo beneficia la salud física, sino que también puede mejorar el estado de ánimo y reducir síntomas de depresión y ansiedad.
  3. Rutina y responsabilidad. Cuidar de una mascota establece una rutina diaria y una sensación de propósito. La responsabilidad de alimentar, cuidar y ejercitar a un animal puede proporcionar estructura y un sentido de logro, lo que es particularmente útil para personas que luchan con la depresión.
  4. Interacción social. Las mascotas pueden ser un puente para la interacción social. Por ejemplo, pasear al perro puede llevar a conversaciones con otros dueños de mascotas y participar en actividades comunitarias relacionadas con los animales. Estas interacciones pueden reducir el aislamiento social y fomentar nuevas amistades.
  5. Estimulación cognitiva y emocional. Las mascotas, en particular los gatos y los perros, son conocidas por ser intuitivas y pueden responder a las emociones humanas. La interacción con ellas puede estimular el cerebro y el corazón, promoviendo la empatía y el amor incondicional.
  6. Mejora de la autoconfianza y la autoestima. Cuidar de una mascota puede aumentar la autoconfianza y la autoestima de una persona, ya que implica ser responsable de otro ser vivo y ver cómo prospera bajo su cuidado.

Las mascotas pueden actuar como una fuente constante de amor, apoyo y consuelo, proporcionando beneficios tanto emocionales como físicos que pueden mejorar significativamente la salud mental de las personas./Zooplus.

Te Puede Interesar