Tristeza total

La elefanta Pocha murió en el santuario de Brasil, donde residía desde mayo

Vivió 50 años en el exZoo de Mendoza y meses atrás llegó al predio de ese país junto a su hija Guillermina. La elefanta Pocha había mostrado signos de cansancio

Una triste noticia llegó este viernes desde el Santuario de Elefantes de Brasil (SEB), donde lamentablemente falleció la elefanta Pocha, quien se alojaba allí desde mayo pasado junto a su hija Guillermina, cuando fueron trasladadas del exzoológico de Mendoza (hoy Ecoparque).

Desde la institución situada en el estado de Mato Grosso publicaron un extenso comunicado, en el cual detallaron cómo fue la estadía de la paquidermo en el predio, y su estado de salud de los últimos días.

“Mientras Pocha estuvo en Mendoza, en ocasiones vimos pequeños signos que nos hicieron preocuparnos de que tuviera problemas de salud subyacentes, pero nunca se diagnosticó nada. Cuando ella y Guillermina llegaron aquí, había tenido un caso en el que se cansó y era un poco más lenta para comer, pero, después de una inyección de multivitaminas, mejoró. Hace unos días, notamos que era exigente con su heno, aunque todavía estaba pastando y disfrutando de todos los productos que le daban. Después de una inyección de vitaminas anoche, se veía más brillante y, aunque todavía estaba cansada, tenía más luz en los ojos. Sin embargo, cuando volvimos a verla más tarde esa noche, descubrimos que había fallecido”, revelaron las autoridades del SEB.

Asimismo, aclararon que por el momento se desconocen las causas del fallecimiento, por lo que se realizará una necropsia para intentar determinar lo sucedido, aunque los resultados no serán inmediatos.

La Secretaría de Ambiente de Mendoza también despidió a la elefanta Pocha y destacó que “tuvo la oportunidad de disfrutar enormemente una mejor calidad de vida durante todos estos meses” luego de vivir más de 50 años en el complejo ubicado en el Cerro de La Gloria.

“Naturaleza, compañía, baños de tierra y suelo natural, demostraron su felicidad junto a Guille durante todos estos meses y sobre todo el estar acompañada de profesionales que constantemente brindan amor y cuidado a estos seres vivientes”, destacaron desde la cartera que conduce Humberto Mingorance.

https://twitter.com/ambientemendoza/status/1578482954392592385

La despedida de Guillermina

Desde el santuario detallaron la reacción de Guille tras el deceso de su madre. “Gritó largamente para llamar a sus amigos, y se podía escuchar cómo respondían a ella. Una vez que abrimos las puertas para que entraran las otras chicas, Bambi, Mara y Rana estaban allí esperando para estar con Guille”, revelaron.

“Cada niña se paró cerca, unas más que otras, y observaron el cuerpo de Pocha con respeto. Los elefantes tienen una habilidad innata para comunicarse entre sí de maneras que nunca entenderemos y eso es lo que parece estar sucediendo entre este grupo de compañeros de manada. Con todos nuestros años trabajando con elefantes, nunca habíamos visto este nivel de apoyo de manada brindado a otro durante un fallecimiento”, continuó el relato.

Pocha y Guillermina
La elefanta Pocha y su hija Guillermina llegaron juntas al santuario de Brasil desde el exZoo de Mendoza

La elefanta Pocha y su hija Guillermina llegaron juntas al santuario de Brasil desde el exZoo de Mendoza

“A medida que va comprendiendo lo que le ha pasado a Pocha, Guillermina ha sido muy amable con su madre. La toca y la huele y la acaricia con su trompa, pareciendo intuir que su madre ya no es de esta tierra. Si bien Guille no se paró completamente sobre el cuerpo de su madre (lo que a veces hacen los elefantes), maniobró muy suavemente sus pies sobre las patas delanteras de Pocha y se quedó allí por un tiempo”, especificaron.

Dejá tu mensaje para la elefanta Pocha

La entidad brasileña abrió un espacio para que los usuarios dejen sus pensamientos y recuerdos de Pocha: https://globalelephants.org/in-memory-of-pocha/

“Aunque este es un momento difícil y puede ser difícil procesar tal pérdida, estamos agradecidos con Pocha por el amor y la estabilidad que pudo brindarle a Guillermina durante 24 años”, es el mensaje que acompaña.

Te Puede Interesar