Historia

Imposible resistirse: estos aviones de papel causan sensación en chicos y grandes

Los fines de semana son un viaje a la imaginación de chicos y grandes en el Parque Central, gracias a este hombre de 69 años que vende aviones de papel.

Por Cecilia Zabala

Esta historia seguramente transportará a muchos a momentos felices de su infancia, donde jugar con un pedazo de papel doblado era mágico. Y claro, apelando a la aerodinamia y las instrucciones transmitidas de más grandes a más chicos, convertían esa hoja en un hermoso avión, generando risas en infancias que encontraban un modo de divertirse muy distinto al actual.

Sin caer en la nostalgia, ni creer que todo tiempo pasado fue mejor, esos juegos obligaban a los chicos a usar la imaginación, algo que las pantallas no brindan y que muchos añoran. Prueba de ello es lo que sucede en el Parque Central de la Ciudad de Mendoza, cuando está Mario, un hombre que vende aviones de papel: los grandes no dudan en volver a jugar y los chicos se tientan de tan solo ver a los adultos así de divertidos.

Sin duda la postal de grandes y niños jugando con aviones llama la atención. Y es lo que genera Mario con su emprendimiento de venta de aviones de papel que él hace y lleva los fines de semana y algunos feriados al Parque.

A decir verdad, son un poco más sofisticados que los avioncitos que solíamos hacer solamente doblando una hoja: estos tienen un palito de helado y están abrochados: ¡vuelo garantizado!

La idea surgió hace un tiempo y ayuda a Mario, de 69 años, a costear la medicación para tratar la Enfermedad de Parkinson que lo aqueja.

b75dd1f6-8cfa-419f-8693-d41931284502.jpg

Es jubilado, pero lo que gana no le alcanza para solventar el costo de vida. Por eso decidió emprender. Producción en casa, caja en mano, una banqueta y lo mejor: él mismo es el modelo de sus productos. Su estrategia de marketing funciona a la perfección porque cuando hace volar sus aviones, la gente se acerca, lo observa, sonríe, lo admira, le compra y empieza el viaje imaginario hacia momentos de felicidad.

Padres y abuelos no dudan en emprender ese viaje junto a sus hijos y nietos. Junto a la tarde compartida se llevan, de yapa, la ilusión de haber disfrutado como niños, al menos un ratito.

Mario está sábado, domingo y algunos feriados, por la tarde en el Parque Central (cerca del lago).

Embed - Diario Digital Sitio Andino on Instagram: " Esta historia seguramente transportará a muchos a momentos felices de su infancia, donde jugar con un pedazo de papel doblado era mágico. Sin caer en la nostalgia, ni creer que todo tiempo pasado fue mejor, esos juegos obligaban a los chicos a usar la imaginación, algo que las pantallas no brindan y que muchos añoran. Prueba de ello es lo que sucede en el Parque Central de la Ciudad de Mendoza, cuando está Mario, un hombre que vende aviones de papel: los grandes no dudan en volver a jugar y los chicos se tientan de tan solo ver a los adultos así de divertidos. Leé la nota en sitioandino.com Por @ceciliazabala_mza"

Te Puede Interesar