Nacimiento

Cóndores andinos: cómo son los primeros meses de vida y cómo los protege Mendoza

El cóndor andino es fundamental para la biodiversidad de la provincia de Mendoza y pueden llegar a vivir 75 años.

El cóndor andino es una especie fundamental para la biodiversidad de la provincia de Mendoza, ya que es un animal carroñero y esencial para la limpieza de animales muertos y en descomposición. Esta temporada fueron avistados un nacimiento en Villavicencio y nidos en Tupungato.

Los pichones viven con los padres hasta los 2 años y a los 6 meses pueden volar. Son monógamos y tienen una vida larga pero baja tasa de reproducción.

Es considerado vulnerable, por lo que el hallazgo registrado esta primavera en la Reserva Natural Villavicencio es una excelente noticia.

“Este feliz hallazgo fue registrado en una de las salidas de control de los guardaparques de la Reserva Natural Villavicencio y luego fue incorporado al Censo Simultáneo de Cóndor Andino (Vultur gryphus), en el marco del cual ya se había avistado otro nido de pichón de cóndor en el Parque Tupungato”, afirmaron desde la reserva. Este cóndor de Villavicencio tiene hoy cuatro meses de vida, por lo que sigue viviendo en su nido y al cuidado de sus padres.

Los trabajos de avistaje y de monitoreo se suman al Censo Simultáneo de Cóndor Andino que se desarrolla en la Red de Áreas Naturales Protegidas de Mendoza –enmarcado en el Programa de Conservación de Cóndor Andino (PCCA) de Fundación Bioandina Argentina– y a los trabajos de monitoreo por parte del plantel de guardaparques del Gobierno de Mendoza.

condor andino.jpg
El cóndor andino sobrevuela Valle Grande

El cóndor andino sobrevuela Valle Grande

Los cóndores pueden llegar a vivir 75 años, son monógamos, es decir, tienen una sola pareja a lo largo de su vida. Comienzan a reproducirse a los 11 años y pueden procrear cada 2, ya que dedican todo su tiempo a cuidar entre ambos a un pichón que recién podrá independizarse pasada esa edad “adulta”.

Cómo aborda Mendoza su protección

En 2018, la muerte de 34 ejemplares de cóndores andinos en Los Molles ,Malargüe, a causa de los cebos tóxicos fue una tragedia ambiental.

En la provincia de Mendoza, las áreas naturales protegidas operan como santuarios para la conservación de esta especie amenazada. Desde hace cuatro años, se viene implementando el censo, que es fruto de un trabajo interinstitucional coordinado y sostenido. Tanto el cóndor andino como toda la fauna silvestre de Mendoza se encuentran protegidos por la Ley Nacional de Fauna 22421, la Ley Provincial de adhesión 4602, su modificatoria la Ley 7308 y el Decreto Reglamentario 1890/05.

Para colaborar en su conservación, se debe respetar su hábitat, no utilizar sustancias tóxicas que luego puedan ser consumidas por los animales y estar atentos. Desde la Provincia, se insta a la población a brindar información sobre ejemplares de fauna silvestre heridos y de caza o tenencia ilegal.

Existe un portal de denuncias en el sitio del Ministerio de Energía y Ambiente y, si se trata de una emergencia, se puede llamar al 911 para que dé aviso a los organismos pertinentes.

Te Puede Interesar