Panorama

El posible acuerdo entre CFK y el Movimiento Evita ya tenía su antecedente en Mendoza

Esta semana se reunieron el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, con la Vicepresidenta. En Mendoza, la sintonía existe desde hace rato.

Por Mariano Fiochetta

La reunión que mantuvieron el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner esta semana en el Senado movió las aguas del peronismo en la previa del armado electoral para 2023. En Mendoza, la sintonía entre estos espacios (que históricamente estuvieron en veredas opuestas) ya tenía su antecedente.

Los choques entre el principal referente de una de las organizaciones sociales más grandes del país y la ex Presidenta siempre habían estado a la orden del día. De hecho, meses atrás se repitieron cuando entró en agenda el debate sobre los programas sociales y el pedido de CFK de frenar la “tercerización” de los mismos, en clara referencia al rol que cumplen agrupaciones como el Evita.

Asimismo, desde el comienzo del gobierno de Alberto Fernández el sector que también tiene en su conducción a figuras como Leonardo Grosso o Daniel Menéndez se había posicionado como uno de los principales actores territoriales del Presidente.

image.png
El Movimiento Evita y referentes de La Cámpora y Unidad Ciudadana en Mendoza.

El Movimiento Evita y referentes de La Cámpora y Unidad Ciudadana en Mendoza.

La reconfiguración a meses de las elecciones no es novedad y, de hecho, el Evita ya había conseguido ingresar a legislaturas y el Congreso cuando fue en las boletas que encabezaba Fernández de Kirchner, pero el virtual acuerdo que aparece en el horizonte entre Pérsico y la titular del Senado sí es inédito.

Sin embargo, las fricciones entre estos dispositivos, que se veían habitualmente en Nación y particularmente en la Provincia de Buenos Aires, no tenían su reflejo en jurisdicciones más cercanas como Mendoza.

En la provincia, el vínculo del Movimiento Evita con La Cámpora y Unidad Ciudadana es fluido “desde hace varios años”, según indicaron desde el kirchnerismo a este diario.

Articulamos muy bien. Antes con el Gringo (Luis) Böhm, ahora con Lautaro Cruciani y Daniel Urquiza, que está en el INAES (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social)”, explicaron.

En Mendoza, se suele ver a dirigentes de estos espacios en diferentes actividades y, en general, con mayor armonía que la que se ha observado en el plano nacional. Habrá que esperar a los próximos meses para conocer si, finalmente, el acuerdo se cristaliza en el cierre de listas.

Te Puede Interesar